Usted esta en la categoria Luz

-Apóstoles y guerreros de la misericordia – por Jesús

«los apóstoles de mi misericordia…

… son los ausentes de sí y los que en la devoción crean puentes de unión con el universo,

… son los que reconocen sus faltas y se proponen trascenderlas en el perdón,

… son los que aspiran a lo nuevo y abandonan lo viejo,

… son los que oran y se renuevan en este voto,

… son los que sirven sin prejuicios y sin distinciones, pero que se consideran los últimos para entrar por la gran puerta celeste,

… son los que viven en mí y se rinden dejando las amarras materiales, olvidando la necesidad personal por la necesidad planetaria,

… como pastores sin profesar verbo, porque en el silencio actúan unidos a mi rayo misericorDioso

… rendidos en la luz se vuelven instrumentos dispuestos a vencerse

… no pierden nada, porque ganan en el servicio la fuerza interior

… no tienen deseos ni aspiraciones, solo la meta de velar por el plan

… son los guardianes de los descalzos de la piedad y los sedientos de mi amor

… son los que se rinden en la verdad de los otros, protegiendo en el silencio la salvación de esos otros

… son los que respetan la ley y la aman por sobre toda su existencia

… solo buscan transmitir la verdad de su maestro cósmico

… son los que responden a todos los llamados y asumen el llamado de otros hijos

… son los sin armas, porque su único instrumento de batalla es la oración universal

… son los mensajeros de la verdad de cristo

… son los profetas sin palabras para que en la acción de la humildad manifiesten a Dios universal

… son los que oran por la paz y por el rescate planetario

… son los canales de la fuente

… son los valientes en el servicio y los que donan su tiempo para la necesidad de las almas

… son los guardianes de la fe

… son los que transcienden a los otros para trascenderse como los últimos

… son el refugio espiritual de mi corazón para los necesitados de mi luz universal

… son los sin tiempo.

Un guerrero de mi misericordia…

… es el que se siente con espadas de luz sin poseerlas en las intenciones terrenas

… es el que representa la cohesión con la ley y la armonía

… camina por las sierras llevando luz y desciende por los acantilados recogiendo soldados heridos y los cura a través del amor

… nunca olvida permanecer en lo alto y si desciende hacia abajo por la fuerza de los vehículos los reúne como una sola conciencia para ascenderlos nuevamente

… decidido responde al llamado interno de su maestro

… siempre se mantiene en la quietud

… protege a sus hermanos de los sobre abismos que la conciencia puede llegar a generar

… como un servidor sin espada sostiene las bases del plan

… refuerza la unidad con el cosmos

… es guiado por la llama interior porque cuando ora se vuelve como un águila flameante

… es el precursor de su propio rescate para generar el rescate de sus hermanos

… nada externo lo puede distraer

… cree en Dios más que en su propia existencia

… vela porque la llama del espíritu este encendida

… ama todo lo que recibe y protege lo sagrado

… no responde a la acción de su ego

… reúne en la oración a la conciencia de Dios, porque ese es el momento en que su ser esta frente al Padre.

Un apóstol y un guerrero de mi misericordia, esta en mí y yo en el por toda la eternidad.»

-un ser iluminado es un ser consagrado a la ley divina, regido por el poder y la voluntad del Padre. Dios es quien deposita en su ser los potenciales del plano espiritual para transmitirlos hacia los demás planos. Tiene su núcleo divino en contacto con Dios y su monada esta permanentemente en la luz. Se convierte en un instrumento de Dios.

Agregar comentario

-¿De dónde proviene la misericordia?

Nace de la fuente, desde el punto de luz del corazón de Dios, en la novena dimensión ascendente (del universo mental) y allí es guiada por los arcángeles y huestes de la luz.

La misericordia se inicio cuando Dios creó a los universos y a las dimensiones celestes, que son los lugares donde habitan las huestes de luz del Padre.

La primera experiencia del descenso de esta energía en la humanidad, fue con Jesús. El abrió las puertas a la misericordia divina. Jesús deposito como una experiencia concreta esa energía hace 2000 años.

La misericordia se volvió en la tierra como el reflejo de Dios sobre las conciencias. A partir de nosotros como seres conscientes, cumpliendo con las leyes universales, permitimos que la energía de la misericordia, que se encuentra disponible entre todos los espacios y dimensiones, pueda manifestarse en nosotros. Por eso debemos cumplir con las leyes, porque a veces no alcanza con ser buenas personas.

La esencia de la misericordia se comprende como un aspecto evolutivo de Sananda. La misericordia es parte de Sananda. La energía de la misericordia nos hace trascender la materia. A través de la misericordia encontramos uno de los caminos para alcanzar a Cristo, y a su vez uniéndonos a Cristo, podemos vivir la misericordia divina.

Cuando el ser contacta la misericordia recibe no solo un impulso de luz sino también se vuelve un ser transformado por una energía inmaterial, que se convierte palpable y sencilla de identificar con el corazón. La misericordia es una energía redentora, transforma nuestras faltas y errores en nuevas oportunidades de evolución. Con la redención que produce la misericordia, los universos internos se amplían en el contacto con el alma, y así, el alma se comienza a fortalecer y a conducir nuestra vida.

«vosotros haréis obras más grandes que la mía». Es un decreto para este tiempo y significa que en conjunto como humanidad, unidos, alcancemos la cristificación, esa vibración de amor y perdón. Y a través de nuestra unión con su corazón ardiente, hagamos una gran conciencia crística que pueda repolarizar y transformar a la humanidad.

A través del servicio abnegado es que Sananda va a depositar en nosotros su conciencia y la verdadera energía de la misericordia. La misericordia divina posee, en su rayo, el potencial de reformar y transmutar una condición involutiva. Cada vez que unimos nuestro corazón al corazón de Sananda, tenemos la posibilidad de restablecer esa condición de divinidad que traíamos en el origen; y que a través de las encarnaciones y los errores fuimos perdiendo.

-consideraciones acerca de la energía de la piedad

La energía de la piedad auxilia a la energía de la misericordia. Para vivenciar la piedad, debemos permitir que nuestra alma se contacte a través de un servicio abnegado. Es así como la energía de la piedad comienza a permearnos.

La piedad se sintoniza en el cuerpo álmico y crea una escala positiva para la evolución. Es el estado inmaterial y energético que nace desde la fuente de la misericordia divina, y se activa como un principio secundario y una raíz de la fuente mayor.

La piedad manifiesta la ley de la armonía. La piedad que puede fluir dentro de la misericordia, desenvuelve una acción inmediata para la restauración en una encarnación llena de sufrimiento. La piedad está disponible para todos.

La esencia de Sananda se vuelve piedad infinita como un principio de auxilio, asistencia y servicio para sus hijos menores de todos los mundos. El contacto con la piedad nos permitirá disminuir los riesgos evolutivos que se presentan frente a los procesos de transformación; ya que es ahí, cuando estamos más vulnerables porque a la menor distracción podemos perder el camino.

La piedad es el primer paso para recibir la justicia divina.

-¿Qué significa justicia divina y la justicia misericorDiosa?

Cuando sinceramente oramos y estamos unidos al corazón de Sananda, la energía de la misericordia llega y la energía de la piedad comienza a emerger. Por eso, es que podemos comprender que es lo que tenemos que trascender y que es lo que debemos hacer para evolucionar. A través de esa energía se activa el contacto verdadero con Dios y en ese contacto, Dios y nosotros, somos uno.

La justicia de la misericordia es concientizar a los vehículos menores para que se vuelvan hacia ese principio de la misericordia y así revelar los próximos pasos hacia la luz. Permite construir el templo interior, conectándolo a las leyes universales.

Las leyes fueron creadas para mantener un orden interno y externo. Pero la humanidad le teme a la ley, teme conocerla y experimentarla por eso vive lejos del amor de Dios. Es por esto que se genera en el universo mayor lo que se llama «injusticia».

La injusticia, es el evento interior que sucede cuando un ser desconoce la ley universal y se mantiene lejos de Dios y del amor universal. La acción de la injusticia repercute en el cuerpo álmico, como la duda repercute en nuestro cuerpo mental.

La ley posee un género y ese género se manifiesta en el contacto que la ley tiene unida a los rayos. Los rayos son una relación directa con la esencia de la fuente que está ligada al corazón interno de Dios. La misericordia crística es el camino, la verdad y la nueva vida sobre la faz de la tierra. La misericordia manifiesta la actuación de la justicia misericorDiosa y nos conduce a la correcta interpretación de las leyes universales y sus movimientos que son regeneradores.

Tenemos que trabajar con las leyes desde el corazón para poder vivirlas. Contactar a la justicia misericorDiosa abre los caminos para la aceptación del karma material y espiritual, colocándolo en el corazón y permitiendo su transmutación.

Para ser receptor de la misericordia divina, además del servicio abnegado, la humildad es un requisito imprescindible para el servidor que se consagra al amor de cristo Sananda. La humildad es una postura interior y evolutiva, se alcanza por el olvido de sí y el recuerdo permanente de la necesidad del prójimo.

Cada vez que nuestro corazón pueda vivir esa humildad, Sananda intercepta nuestro corazón puro y lo pone dentro de su conciencia.

La misericordia es el estado de iluminación de un alma terrestre a través de la piedad, el perdón y la redención de todas las causas generadas y hechos cometidos a través de su historia evolutiva.

La misericordia conduce el despertar del amor absoluto en las conciencias dispuestas a recibir esta energía.

-La misericordia es el estado de iluminación de un alma terrestre a través de la piedad, el perdón y la redención de todas las causas generadas y hechos cometidos a través de su historia evolutiva. La misericordia conduce el despertar del amor absoluto en las conciencias dispuestas a recibir esta energía.

-Para ser receptor de la misericordia divina, además del servicio abnegado, la humildad es un requisito imprescindible para el servidor que se consagra al amor de cristo Sananda. La humildad es una postura interior y evolutiva, se alcanza por el olvido de sí y el recuerdo permanente de la necesidad del prójimo. Con amor en la conciencia.

-La esperanza cósmica de renacer

Nadie puede perder la esperanza cósmica de renacer y de reencontrarse para estos momentos, con la verdadera faz que el ser posee. Se debe recordar que el ser posee algunos aspectos nuestros que no conocemos, aspectos superiores, que comenzarán a estar más disponibles para nosotros, este será el momento en el cual sabremos quién realmente somos y de dónde venimos.

Ha llegado la hora de tomar consciencia, de lo que se ha generado en la esfera que habitamos y en la cual reencarnamos desde hace milenios, merla necesita de todos los misioneros despiertos y dormidos.

La hermandad blanca y la hermandad extra planetaria ya han ingresado en el ciclo de su propia evaluación interior, para visualizar en paz los aciertos y los errores operacionales y cósmicos acontecidos, todos estamos inmersos en la misma ley, la cual nos guía y nos conduce, todos fuimos creados por el mismo Dios, solo le bastará al mundo de superficie, reconocer que somos uno y que no estamos solos, los hermanos mayores aguardan el despertar de la fraternidad en los hombres.

Agregar comentario

El trabajo de la oración, en nuestro camino evolutivo, es mucho más amplio y más sutil de lo que podemos imaginar. No tenemos completa conciencia de lo que puede suceder en la oración. Este trabajo es muy amplio, muy personal e individual de cada alma.

Es un verdadero sustento. Si tuviéramos la oportunidad de estar orando siempre, sin cesar, la oración podría estar ocurriendo mientras están sucediendo otras cosas. Nada impide que se esté orando. Todo depende de nuestra actitud, nuestra intención, nuestra ligación, en ese momento. Si estuviésemos coligados siempre en este sentido, abiertos y disponibles para lo alto, sea lo que fuese que estuviésemos haciendo, nos sentiríamos literalmente sustentados, en vez de débiles y carentes de cosas.

Esto se consigue a través de la práctica. Si nos sentimos cómodos en esta actitud vamos a poder ver que aparentemente siempre nos reencontramos con las mismas cosas, porque la vida no es muy complicada. Los hechos son siempre los mismos. A medida que vamos transitando las etapas de la oración, nos parece que siempre estamos repitiendo las mismas cosas.

Sin embargo, no es así. Es una repetición, pero en otra vuelta de espiral. Como si la oración nos llevase en espiral. Siempre va teniendo un valor más alto, y vamos viendo la vida de este modo. Cuanto más comprendemos esta espiral por la que transitamos orando, mejor aprendemos a ver la vida de otra manera. Cuando la oración se hace con criterio, con el corazón, entendiendo verdaderamente cómo es el trabajo de la oración, nos lleva a una renovación aunque siempre estemos trabajando con nuestros elementos.

Cada vez que oramos con el cuerpo emocional, éste se refina. Cuando lo hacemos con el mental, crece. Esto depende de cómo estemos haciendo la oración. Aunque sea una práctica diaria y formal, siempre es diferente, y nos va llevando hacia arriba en esa espiral. Cuando nos esforzamos y vemos que no sucede nada, esa frustración es una ilusión, porque siempre están sucediendo cosas.

A veces queremos tener conciencia de nuestra vida interior, pero lo que pasa es que al principio nos entregamos con ciertas reservas porque todavía tenemos muchos intereses humanos, y materiales que nos parecen ser más importantes aunque no lo sean. Por lo tanto, estas cosas ocupan el lugar de la oración y nos distraemos produciendo como resultado un trabajo superficial y a medias, ya que no nos podemos entregar del todo pensando en los quehaceres mundanos aparentemente importantes.

Por lo tanto no se genera el clima adecuado. Todo es secundario en comparación con «llegar adentro». Llegar ahí dentro es lo único que importa, pero uno se encuentra presionado por los sentidos y en ese mismo momento ya se está apartando de la propuesta de estar quietos, vacíos y concentrados. Si continuamos en esta etapa sin lograr nada, sin poder vivir en oración y sin interferencias, entonces necesitamos pedir ayuda para poder salir de esta situación para entrar en una nueva etapa. Necesitamos pedir asistencia para que las cosas superfluas se aparten, para que esto acabe. Esto se relaciona con todo aquello que tenemos en nuestra vida, que no es esencial. Una cosa depende de la otra.

No logramos entrar en verdadera oración porque convivimos con muchas cosas superficiales. Todas estas cosas son cargas para la oración. Por lo tanto, las tenemos que apartar de nuestra vida.

Cuando comencemos a renunciar a las cuestiones superfluas, veremos que comenzamos a orar con más facilidad. Debemos se persistentes. Es la única manera de progresar, cambiar y de reconocer los verdaderos peligros u obstáculos para nuestra evolución. Lo superfluo comienza a alejarse. Entonces no perdemos tiempo con tantas cosas. La manera de que esto funcione es siempre persistir para hacernos cada vez más inmunes a lo superfluo. Aunque parezca que no sucede nada. En este nivel primario de oración las señales aparecen externamente. Por ejemplo, por medio de alguna persona o de algún libro.

Cuando se está en una oración más avanzada, las señales internas vienen de una manera muy clara, no material, y muy consiente. Si persistimos y seguimos insistiendo en la oración, de repente alguien nos dice algo que nuestro yo interno nos diría, pero que aun no nos lo puede decir porque no estamos preparados. Pero de todas formas lo recibimos aunque nos parezca que sean cosas de la vida normal externa. Son producto de la oración que no puede venir de adentro hacia fuera como en la oración avanzada.

Realmente tendríamos que considerar la vida una oración, porque todo esta relacionado, fusionado y unido. Cuando nos damos cuenta de esto, ya no existe la posibilidad de sentirnos carentes de algo, abandonados o necesitados de alguna cosa. Oración-vida, vida-oración van juntas. Es una actividad única. La persona que tiene una mente rápida, activa y hábil para captar las cosas, para comprender todo lo que sucede, es porque en una encarnación pasada ya tuvo vida de oración efectiva y madura.

Existen reflejos/consecuencias de esta actividad y que ni imaginamos que pueden venir de la oración. La conciencia queda más activa, estamos más despiertos, más activos, no estamos adormecidos, confusos, y esto es producto de la oración aunque no lo hayamos pedido. Eventualmente estábamos esperando grandes milagros, experiencias místicas, cura interior, cosas importantísimas y estamos recibiendo todo esto desde que comenzamos.

Pero debemos estar realmente abiertos, tener esto bien presente para que el trabajo de oración no sea solo un esfuerzo sino que sea un esfuerzo con el cual convivimos con una serie de cosas que suceden porque iniciamos este proceso. Empezamos a recibir muchas cosas sin consentimiento y sin conciencia. Ni imaginamos que estemos ligados con la oración. Pero aunque no podamos percibir estos cambios, sabemos en nuestro interior que éste es el camino. Que la oración es el camino.

Cuando nos disponemos a orar, debemos esforzarnos para permanecer quietos, sentados y tranquilos porque hay muchas cosas de afuera que nos llaman. Para lograrlo debemos dominarnos con mucha tranquilidad, con la mayor las naturalidades. Cuando nos disponemos a orar creemos que no pasa nada, en realidad comienza a introducirse algo en los cuerpos, comenzamos a trabajar con distintas energías internas y fuerzas que no son visibles, de las que no somos consientes, comenzamos a transformarnos y a ver que aquí la oración todavía no se realizó en este proceso de preparación. Comienza un refinamiento de los cuerpos que no es material/físico, sino que existe en un nivel sutil, muy interno, y provoca que ciertas fuerzas contrarias a este trabajo, concentren su atención en nosotros.

El momento en el que empezamos el proceso de armonización y sutilización (imperceptible para nuestros ojos), las fuerzas contrarias se despiertan y advierten que deben actuar. Tienen que adentrarse en nosotros para impedir este proceso porque de lo contrario nuestros cuerpos no podrían ser mas habitados por ellas.

Cuando estos ataques comienzan, empezamos a decir: «esto no sirve», «lo voy a dejar», «debe existir otra forma de hacer este trabajo», «no me está resultando». Esto ya significa la presencia de estas fuerzas.

Cuando esto pasa significa que estamos bien encaminados porque ellas están queriendo que salgamos de esto. Para mantenernos en una actitud correcta aunque estas fuerzas nos molesten y nuestra mente se ponga de su lado, debemos recurrir a la fe y a nuestra inteligencia para no comprometernos con ellas y dejarlas hablar e interferir, pero sin comprometernos.

Si ellas desean pasar un determinado límite o algo que no podemos soportar, entonces comenzamos a ser ayudados internamente, por energías, fuerzas y seres que nuestro trabajo de oración atrajo. Son energías que están disponibles para auxiliarnos cuando lo necesitamos. Esta ayuda comienza a impregnar nuestra vida humana para poder seguir con este trabajo sagrado que veníamos haciendo.

Transforma tanto que comenzamos a plasmar la realización de buenas obras, cosas evolutivas, y de repente cambia toda nuestra vida. Gracias a esta ayuda empezamos a hacer algo que siempre quisimos: donarnos por entero. Gracias a esta ayuda comienzan a aflorar muchas características que no afloran humanamente.

Muchos pueden preguntarse, cómo pueden ser ayudados si nunca hicieron este trabajo. Algunos pueden haber entrado en esta línea evolutiva en la vida anterior o pueden tener alguna energía o algún ser intercediendo por ustedes. Esto quiere decir, un nivel, alguien, que tiene una ligación kármica interna con nosotros, está haciendo este trabajo e intercediendo por nosotros sin que oremos porque ya lo habríamos realizado, o lo hacemos inconscientemente, o porque hay alguna intercepción a la cual tenemos derecho. No confundamos interferencia con intercepción.

La interferencia es algo que no nos corresponde. Llega para que nos suceda algo para lo cual aun no estábamos preparados. La intercepción es una acción mediante la cual nos llega algo que nos corresponde aunque no hayamos hecho nada para recibirlo. Es nuestro, está en nuestro origen y sucede antes de que lo merezcamos, pero es necesario estar en esta sintonía. En este proceso de despertar.

Agregar comentario

-Una cosa es observar algo y compartirlo con alguien, como un colaborador. Esto puede ser necesario tanto para el colaborador como para nosotros. Otra cosa es esta tendencia que la personalidad puede adquirir o puede desarrollar en este trayecto de estar conduciendo a los demás, enseñando a los otros. Esta es una tendencia que emerge cuando estamos más o menos seguros de lo que está sucediendo. Queremos guiar a los demás, pero no podemos conducir a otro porque tal vez aquella persona no va al mismo lugar. Podemos conducir a otros por un camino que conocemos pero no sabemos si los detalles del camino del otro son iguales a los que vivimos nosotros.

Conducir a otro es la última cosa que debemos hacer, a menos que tengamos muchas señales o manifestaciones y no haya ninguna duda.

Si recibimos una señal para conducir a otro durante un trayecto, nos daremos cuenta inmediatamente, porque si es correspondido, el otro se sentirá totalmente cómodo dejándose guiar. Si de parte del otro no hay una disposición incondicional para ser conducido lo verán. Si en un trabajo como este nos tocara conducir a otro, tendrá que haber de parte de él una correspondencia total, apertura total.

No podemos engañarnos y aunque el otro ser este abierto para ser conducido, hay que pedir luz para verificar una vez más si no es una tendencia nuestra de conducir a los otros o si realmente es una tarea que le corresponde cumplir en aquel momento. Estamos ante cosas muy sutiles, muy simples, pero que en general las vamos olvidando y dejando de lado.

-No existe debilidad infinita que no pueda transformarse en fuerza. Por más débiles que seamos, por más inadecuados que podamos parecer para ciertos emprendimientos u osadías, aunque parezca que no podemos servir, esto puede transformarse en una gran fuerza. Es preferible ser humildes, a que considerar que ya estamos listos.

-Debemos siempre saber lo que queremos, porque los desasosiegos, las distracciones, los pensamientos negativos, las interferencias, vienen para desviarnos de este trabajo espiritual que todos estamos realizando para evolucionar sirviendo al planeta.

Necesitamos estar muy atentos a todo para no dispersarnos, y aunque uno se distraiga, es necesario retomar la intención y no dejarse arrastrar. Si vemos que una parte de nosotros esta distraída, debemos advertir esto y seguir alineados y concentrados.

Todo lo que sucede en la vida es una escena, una significación, una dramatización, pero en el fondo tenemos la intención. Estamos acompañando este proceso evolutivo del planeta y la humanidad. No nos debe importar distraernos demasiado, y si nos desviamos enseguida retomemos y nuevamente prestemos atención al proceso, afirmémonos en el.

-En este camino de ejercicios espirituales, tendríamos que saber que todo sucede para bien, aunque se preparen para muchas cosas y después no suceda nada. Si aquello que debió suceder no sucedió, deben estar preparados para no desalentarse.

-Sería bueno también que en este camino las personas no se comparen con los demás porque en este trayecto encontraran otros seres haciendo el mismo trabajo y generalmente estos seres que llegan a un determinado grado se encuentran con otros que hacen lo mismo y se reconocen.

Por lo tanto, cuando vayan a realizar un determinado trabajo interior en un determinado plano van a conocer a sus colaboradores, a los grupos que hacen un trabajo semejante, y deberían estar preparados para no hacer comparaciones.

Quien sea que encontremos haciendo el mismo trabajo será diferente al nuestro, será un ser diferente a nosotros y tendrá una forma de trabajar distinta. No debemos compararnos con nadie y debemos aceptar la forma de trabajar de cada uno, porque es su manera de hacerlo. También debemos percibir que todo lo que sucede es para bien, cualquier cosa que suceda, aunque sea algo que no estaba previsto.

-«Cada día trae un nuevo comienzo, y un nuevo mensaje. No perdamos tiempo, nos espera el encuentro mayor»

Agregar comentario

EL MATERIAL PRESENTE NO TIENE FINES DE LUCRO NI COMERCIALES. NO ACEPTAMOS NINGUNA CLASE DE COMERCIALIZACION NI TOTAL NI PARCIAL DE ESTE MATERIAL POR PARTE DE TERCERAS PERSONAS. EL MATERIAL ES SOLO DIDACTICO PARA COMPARTIR GRATUITA Y AMOROSAMENTE.

Agregar comentario

Para seguir leyendo anteriores reflexiones, haga click en la palabra «Anterior» ubicada al final de la pantalla del lado izquierdo.

Agregar comentario

-El compromiso se establece con la práctica consiente de una tarea. Cuando uno logra comprenderla se establece la responsabilidad de cumplirla.

Es importante el aporte de soluciones cuando se presentan obstáculos en el momento de realizarlas. Muchas veces se deben resignar cosas para llevar a cabo la tarea de servir y ser siempre fiel a las palabras que vienen desde el interior.

Existen dos formas para recorrer el camino, el bien y el mal.

Para los dos se utiliza la misma energía. La misión se realiza en conjunto en un grupo, cada uno cumpliendo su papel, que no es igual al de ningún otro integrante.

Si no existe la comunicación no puede llevarse a cabo. De una forma u otra todos volveremos a la misma fuente, nuestro libre albedrio se encuentra en optar por la felicidad o el sufrimiento que nos llevara a la elección del camino.

Hacer o no hacer algo solo depende de nuestra voluntad, la fe, el amor y la guía interna.

La división en el corto plazo trae separación de aquellos que en algún momento pueden llegar a darnos amor verdadero, solo la unión hace la fuerza y nadie llega solo a ningún lugar.

Las cosas terrenales implican obligaciones mientras que en las espirituales todo surge espontáneamente y en orden divino sin necesidad de forzar ninguna situación.

-A pesar de todos los obstáculos que la vida nos presente, lo que nos saca a flote y nos mantiene en pie es Dios. El Padre no nos dá nada que no podamos soportar. Tomemos cada experiencia, cada error, cada «caída», como una oportunidad para seguir avanzando, aprendiendo y practicando todo lo que el Padre nos enseñó, todo lo que Él deposito en nosotros y nos invita a recordar todos los días en cada acción.

Las pruebas solo nos fortalecen y nos demuestran la fe con la que caminamos por la vida. El miedo modifica las conductas y abruma a quien lo siente.

Todo obstáculo que se presenta frente a una persona, solo puede ser saltado por la fe inquebrantable que yace en él.

El miedo es una creación de aquellos hombres que quieren controlar la vida de los demás y vivir de la energía que se obtiene a través del temor. Los miedos solo nos limitan y nos hacen vivir escapando y escondiéndonos de la realidad, pues no hay nada que temer PORQUE DIOS ESTÁ, ESTUVO Y ESTARÁ CON NOSOTROS SIEMPRE.

Muchos de los seres que están en el planeta absorbiendo la energía de las personas y hasta en muchos casos ocupando sus vehículos físicos con la idea de permanecer en este plano cueste lo que cueste, tienen los días contados. Así como ellos están trabajando para la oscuridad, también hay muchos seres de luz que están derramando sus enseñanzas para este final de los tiempos como lo han hecho miles de años atrás.

Solo la humildad permite tomar decisiones sabias en base al TODO.

-Los primeros hombres que habitaron la Tierra fueron seres puros, mansos y humildes de corazón que vivían en armonía con la naturaleza, hasta que conocieron la Polaridad Negativa del Bien y empezaron a practicarla generándose así, lo que llamaron karma. Haciendo uso y abuso del libre albedrío, la humanidad empezó a generar un campo de energía densa a su alrededor que lo fue alejando de la fraternidad que alguna vez lo caracterizó. Pero se Padre jamás los olvidó y a lo largo del tiempo envió profetas y hombres justos como ejemplo y esperanza para su Creación. A través de estos hombres les mostró cómo retornar a él y vivir su Ley.

El ser humano utiliza el libre albedrío en ciertas oportunidades para errar, pero en otras ocasiones, para trascender y evolucionar. Cuando el hombre llega a tener conocimiento del bien y el mal, toma responsabilidad de sus obras (Ley Causa y Efecto).

Así como a lo largo de las eras el hombre fue evolucionando, sus egos tambien fueron incrementando. Por lo tanto sus pecados fueron cada vez más grandes y en aumento; por eso la humanidad cuenta en la actualidad con pensamientos egoístas e individualistas.

Por medio del libre albedrío se erra, pero éste también se utiliza para trascender y evolucionar. El Amor Divino guía nuestro camino, es perfecto, armonioso, espontáneo e infinito. No es necesario pasar pruebas tan dolorosas para aprender si uno sigue la guía de su Voz Interior. El mejor culto (práctica) es el servicio desinteresado, a todos y al todo.

Agregar comentario

-Los Maestros ayudan a evolucionar e impulsan a grupos de servicios. En todos los grupos, cada uno de los integrantes del mismo, se ocupan de transformar diferentes energías para el bien común.

Por esto, uno debe apoyarse en la cualidad del otro, ya que los integrantes del grupo se complementan. Los seres de luz trabajan con cada uno de nosotros revirtiendo las energías que generamos y armonizando nuestros días en cada experiencia de vida.

A medida que los servidores van adquiriendo mayor conciencia y expanden su campo áurico, mas seres pueden acercarse a asistirlo, transmitiéndole mensajes y hasta incluso pueden utilizar el vehículo físico para canalizar mensajes superiores. Pero esto no quiere decir que esa persona sea una encarnación de ese ser que ocupó su vehículo

A los seres humanos en camino a la evolución les llegan impulsos que reciben en un estado de alineación.

Hay que escuchar nuestro Cristo y no perder el foco, estar siempre alerta, alerta. Un descuido podemos perder la maestría y hay que dejarse guiar por nuestro guía y nuestro Cristo para así llegar a cumplir con nuestra misión.

Lo principal para lograr esta conexión es controlar el vehículo emocional, ya que una vez controlado se puede transmutar el vehículo mental inferior, dándole lugar al Cristo o yo interno. El vehículo etérico es quien ayuda a transmutar toda energía mal calificada y su vitalidad depende de la sintonía con el yo interior.

El manejo de las emociones muchas veces nos ayudan a cambiar antiguos modelos de pensamiento.

Tenemos que aprender de los errores de nuestros hermanos para no cometerlos y comunicarnos más.

-Aunque el hombre no pueda escuchar físicamente, ni en muchas ocasiones percibir lo que Dios nos dice, de alguna manera nos hará llegar lo que él necesita decirnos, para que de a poco, el hombre recuerde su esencia.

Dios nos da todo lo que necesitamos para evolucionar.

A medida que cada uno va despertando en conciencia, va adquiriendo dones que solo serán utilizados para el bien del otro, de lo contrario, si uno utiliza esos dones para un beneficio propio, la deuda karmica deberá ser pagada; esa cuenta pendiente del mal uso de la energía deberá ser saldada en algún momento.

Las personas sufren porque no quieren asumir su papel, ni lo que son. Todo lo que sucede es para aprender. La mente muchas veces nos engaña y juega malas pasadas; confunde y no deja ver con claridad. Nuestra función no es comprender los motivos o el porqué de las cosas, sino servir en todo momento y en cualquier lugar.

Dios siempre envió profetas en el momento que mas necesitaba la humanidad.

Muchos profetas habían anunciado la llegada del mesías, del salvador, preparando al pueblo para su llegada. Pero en el momento en que jesús vino a esta tierra, solo fue reconocido por los humildes, los sencillos y no por aquellos que poseían las profecías y los conocimientos, que se basaban en lo material y en esperar al rey de reyes que elevaría su trono en esta tierra.

Una vez llegado el mesías, muchos escucharon sus palabras pero fueron pocos realmente quienes lo comprendieron. El Cristo no vino a aprender a la tierra, sino a enseñarnos la verdad de Dios que no era conocida por ningún sabio, profeta o predicador en esa época.

Lo que es tuyo por derecho de conciencia no te será quitado. Por ley de correspondencia.

Compartir lo que sabemos es una toma de compromiso para manifestar eso que compartimos con los demás, en nuestros actos cotidianos y pasar, de esa manera, del conocimiento a la sabiduría.

-El hombre no puede elegir sus victorias. Solo puede elegir de qué lado estará cuando venga el llamado del destino, esperan de tener el suficiente valor y la suficiente fe para responder ese llamado.

Agregar comentario

-Diferentes factores actúan en el camino del hombre. Todo lo que ocurre alrededor del hombre lo influencia en su vida y evolución.

Mientras cumplimos con nuestra misión, evolucionamos. La evolución es el efecto, de la misión.

Influencia es diferente a la afección. Todos nos influye en diferentes grados de profundidad, en cambio, todo nos afecta de diferente modo, cualidad o manera. Es decir, la afección es la respuesta que tomamos frente a una determinada situación, la cual es interpretada por nuestros sentidos.

Es importante conocerse a uno mismo para poder discernir cuando son factores externos que nos influyen, y cuando es nuestro. Así de esta manera nos resulta más fácil revertir ciertas situaciones. Lo importante es no modificar la conducta y mantener la paz interior, aunque por fuera todo sea aparentemente un caos.

Todo aquel que siembre el bien en cualquiera de sus formas es un enviado de Dios, reconocerlos por sus frutos. Los verdaderos servidores de Dios prefieren morir en el camino que apartarse de este, son ejemplo e inspiración para sus semejantes.

Aquella persona que siembra el bien en la humanidad, trabaja para la luz.

Aun siendo claro ejemplo de la voluntad de Dios, muchos pasan por nuestro caminos como mensajeros, para ayudarnos, guiarnos, volvernos al sendero correcto, pero el hombre en su ignorancia, soberbia, desgano o por temor toma el camino del apego, de lo fácil, de lo mundano.

Todo será juzgado y purificado en el momento previo a la venida del nuevo mundo. «se están preparando los campos para la llegada de los sembradores»

«Dios ayuda a los que se ayudan», quien realmente siente y desea estar en el camino de Dios, en el correcto, para hacer su voluntad, tendrá asistencia de Dios a través de distintos seres sin lugar a dudas. De lo contrario nadie pasara sobre nuestro libre albedrio, salvo que Dios así lo desee.

Cada persona en un grupo, sociedad etc. Es un eslabón necesaria para el buen funcionamiento de la misma. Todos somos necesarios por más pequeño que sea el aporte (en apariencia).

Hay muchas formas de aportar y de ayudar, ya sea con alguna solución en el momento, dinero, tiempo, presencia y otros con callar en el momento indicado.

Todo lo que hacemos genera algo grande o pequeño a nuestro alrededor y en nuestra vida de lo cual tarde o temprano tendremos que dar cuentas para que se establezca la comunión entre los seres, debe existir un punto de unión entre ellos.

En la tierra, a diferencia de otros planetas, existe la integración de diferentes energías la cual debe recepcionarse, asimilarse, transmutarse y redireccionarse.

Cuando uno pone primero a Dios, el universo conspira a favor nuestro.

Cuando nuestra mente este serena podemos percibir y escuchar con más claridad a los seres que se encuentran a nuestro alrededor (asistiéndonos, guiándonos) y a nuestro Cristo interior, callando principalmente al ego.

-Nos manifestamos en 7 planos diferentes. Si bien todos evolucionan a la par, cada uno debe aprender cosas diferentes. Ya que no lo que le falta a uno aprender a uno en un plano de existencia, en otro plano uno ya lo aprendió. Entre esos planos hay intercambio de energía. En cada plano hay diferentes energías, juntos se complementan para la evolución del plan.

Cuando uno se equivoca, o pasa por cierto aprendizaje, luego puede comprender a otros que pasan por lo mismo, y no lo pasamos, aprendamos del error ajeno.

El valor es el punto de referencia que guía nuestras vidas.

Cada acto que una persona realiza tiene consecuencias no solo en esta dimensión física en la que vive.

El sufrimiento es una forma de aprendizaje. A veces para ganar, hay que perder, por eso es importante valorar lo que uno tiene, sentirse agradecido y bendecido por el hecho de no tener que pasar por experiencias traumáticas, o dolorosas, que le toca vivir a otros hermanos.

Recordar quienes fuimos, quienes somos. Hay un momento en nuestras vidas en el que nos sentimos «nosotros», felices de quienes somos. A lo largo de la vida este sentimiento va disminuyendo por influencia del entorno o por errores cometidos, y creemos que ya no volveremos mas a vivir ese estado o lo creemos lejano. Pero estamos equivocados, si podemos, porque Dios es perfección y esta dentro de nosotros esperando que eliminemos esas capas de cristalizaciones y así volver a ser eso que éramos, la perfección en manifestación. Quizás parezca difícil para nuestra mente humana, pero se puede, porque eso es lo que realmente somos.

Erradamente creemos que somos quienes hacen favores a los Maestros o a Dios, y eso no es así, ellos cumplirán su función y su misión con o sin nosotros.

Cuando uno hace todo en función de los demás, de sus necesidades, compartiendo todo lo que uno es y tiene, aprende y evoluciona a cada instante.

Es importantísimo cambiar nuestra visión de las cosas, dejar de ver de manera lineal por la universal, dejar de oír con los oídos por hacerlo con el corazón, dominar la mente, medir las palabras. Recordar que lo que hacemos a cada paso es para y en nombre de Dios y no para o por nosotros mismos.

Curar heridas del pasado, resolver situaciones inconclusas, eliminar sentimientos negativos. Buscar la paz interior, aquí y ahora, para sentir cada dia queso alguien parte de este plano, nada quedara pendiente.

«SI ESTOY DISPUESTO, EL UNIVERSO CONSPIRA PARA QUE YO ESTE DISPONIBLE»-

-Debemos cambiar la manera de responder frente a las situaciones. El reconocimiento de un cambio es lo que constituye la motivación para ir a ese cambio.

Mientras el hombre se entretiene con el exterior, con lo que el otro tiene por ejemplo, las energías involutivas les roban la energía divina. Debemos ser observadores y no involucrarnos con lo que sucede. Debemos estar receptivos y preparados para ver la voluntad de Dios.

El desapego no es una conquista humana, es una condición natural del Ser Humano.

Agregar comentario

-Virtud: rotación con el contacto de uno mismo ejemplo: la esencia divina.

Asumir una virtud aunque no la tenga. Un karma es una perdida de energía, cuando tenemos un problemas hay que cambiar el foco de la mente.

Todos los enviados de Dios llevaron los mensajes al hombre, en algunos líderes canalizaron con la energía divina y los otros con sus egos.

Humildad siembra el bien en su forma y los mensajeros mío practicas mis enseñanzas.

El individuo encuentra la motivación de cambiar las maneras de responder, cuando asume sus faltas. La inspiración para el cambio comienza en uno mismo. Muchas veces uno se apropia de situaciones ajenas, viviéndolas como propias, por es eso es fundamental la serenidad y el autocontrol para estar perceptivo y conectado con la Fuente.

La empatía y la compasión se adquieren cuando uno ya las ha tenido hacia uno mismo. Las virtudes que cada uno posee no se adquieren con esfuerzo, ya que sino no perduran en el tiempo; surgen cuando la energía divina se encuentra en el ser.

Es preferible equivocarse y trascender, que permanecer siempre en un misma posición, sin dar lugar al progreso.

-El desarrollo espiritual individual conduce espontáneamente a la universalización. El servicio impersonal a toda forma de vida se presenta como requisito fundamental para que el egoísmo se vaya disolviendo poco a poco definitivamente. El individuo pasa a ser un eslabón de la cadena, pero tiene tanta importancia que sin su existencia y actuación esta se partiría.

-La integración de un ser al todo comienza con el abandono del ego y el apego de cada cosa que lo rodea. Al verse, sentirse y percibirse como parte del todo y no como el todo o como el centro de todo lo que lo rodea -ilusión de nuestro ego- comienza su inclusión en la tarea como cocreador del Padre en comunión con otros seres, energías que al igual que el llevan adelante el plan perfecto de dios que es amor y perfección infinita.

-Todo en la vida depende de nuestro compromiso con nuestros deberes y responsabilidades. Vinimos en este tiempo y a esta bendita tierra a aprender a amar y servir. Antes de amar y servir debemos practicar la humildad para comprender, asumir y revertir nuestros errores. Sanar nuestros errores y estar disponibles el 100% de nuestro tiempo son requisitos que junto al amor y la gratitud complementan la tarea del servidor de estos tiempos. El planeta necesita servidores y no sabelotodos.

-No hay cadena si no existen los eslabones. Así, el desarrollo individual regido por yo es lo que lo convierte a uno en un eslabón y lo lleva a integrarse al conjunto. La unión hace la fuerza cuando el otro nos complementa y junto al otro logramos viajar hacia el todo. Todos somos hijos de un mismo Padre independientemente de el nombre que elijamos otorgarle.

-Solo al alcanzar los niveles supra físicos de existencia se puede trascender la diversidad. Los problemas parecen grandes mientras no se ve que lo realmente importante no se moldea con las condiciones materiales. Amando y sirviendo y compartiendo.

-El individuo que se abre a lo desconocido no percibe en un principio, la existencia de todo el universo infinito y la realidad. Solo capta lo relativo e ilusorio. Pero en una primera expansión de conciencia disolverá parte de la ilusión si trabaja en superar su ego y se desapega de lo terrenal. La ilusión se disipara paulatinamente a medida que avance en el camino espiritual y el alma prevalezca sobre la personalidad.

-El desapego no es una conquista humana, sino que surge del contacto renovado con nuestro mundo interno. Las virtudes no se adquieren a través de un esfuerzo, son una donación de dios cuando uno eleva la conciencia por sobre las cosas de la vida cotidiana, con los pies en la tierra y la mente y el corazón en contacto con la verdad que se manifiesta en nuestro corazón.

Agregar comentario

-Dos vibraciones diferentes no pueden coexistir en un mismo espacio.

Cuando realizamos algo por los demás, compartiendo y aprendiendo de eso que hacemos, evolucionamos.

Cambiar la visión lineal por la universal, ver más allá de nuestros ojos físicos, sentir con el corazón, oír con la mente y no con los oídos.

Decir con los actos más que con la palabra. El amor sin sabiduría puede ser destructivo. La mejor manera de superar el dolor propio, es curando las heridas de los demás.

Todos somos necesarios e importantes para Dios, nadie es más que el otro y Dios es único, llamándolo como sea. Cristo vive en los corazones de todos, hasta de los que están dormidos.

Los seres de que tienen un estado de conciencia elevado nos asisten en todo momento para ampliar en nuestro servicio. Pero escuchar y seguir estos seres requiere de obediencia y fe, ya que el primer paso del camino espiritual se da desde la oscuridad.

Los niveles supra físicos de la existencia solo se alcanza desapegándose de lo físico y la verdadera iniciación no solo tiene que ver con la elevación del grado evolutivo del individuo, sino con el comienzo de un nuevo camino.

Debemos dejarnos penetrar por nuestro legado espiritual, es decir, dejarse guiar por nuestro Cristo Interior. Teniendo fe en que Dios nos protege y guía podemos dar pasos en la evolución.

El primer paso se da en la oscuridad guiada por las instrucciones de los Maestros y Dios, que son quienes conocen nuestros temores.

Debemos trabajar en el desapego a lo material y lo importante no está en lo que nos sucede con lo material sino como nos afecta eso que nos sucede.

Aprender a utilizar la energía que nos da el padre y tener conciencia que siempre nos está asistiendo.

Ordenarse, organizarse, entregar lo mejor y más necesario para los demás. Trabajando para el grupo.

No guiarnos por los sentidos, alinearnos con la voluntad divina y así el universo conspira para que esa voluntad se manifieste.

Debemos ayudar a los demás a trascender y no caer en su vibración.

Ordenando los asuntos terrenales, saldando deudas, ya que la mejor manera de saldar nuestros dolores ayudando las heridas de otros.

Estar dispuestos para estar disponibles, atrayendo la energía necesaria para elevarnos por encima de nuestras limitaciones.

Amarse a uno mismo y manifestar la esencia. Cuando hacemos para los demás, compartiendo y aprendiendo de eso que hacemos, evolucionamos. Cambiar la visión lineal por la universal, ver mas allá de nuestros ojos físicos, sentir con el corazón, oír con la mente y no con los oídos, decir con los actos mas que con la palabra.

El amor si sabiduría puede ser destructivo. La mejor manera de superar el dolor es curando las heridas de otros. La diferencia de una vida sin reglas y una vida consagrada el compromiso que llega desde la humildad.

Aquel que salta hacia lo desconocido es la persona que posee la fe de que nada le sucederá.

Los problemas que cada uno tiene vienen de los apegos materiales, situaciones que no pueden ser resueltas. Todo lo que sucede prepara al individuo para las cosas que están por suceder.

Aquel que enciende la luz es el primero en iluminarse.

El aplicar lo aprendido perseverantemente y a través de la practica lograr objetivos, esto fortalece la auto confianza para encarar mayores retos.

Solo a través del conocimiento de la esencia divina interior propia, el individuo puede comprender la igualdad divina entre todos los seres, desapegarse de la apariencia de la separatividad.

Transcurrir Trascender Actuar y servir junto a los demás. Quien enciende la luz su luz interior, puede iluminar a otros. Vida sin regla vida sin compromiso.

Vida consagrada, vida con compromiso – Entrega – Responsabilidad – Disposición – Humildad – Desapego = Dios.

Amar a quienes conviven con nosotros, aprender a perdonar y olvidar.

Agregar comentario

-El poder está en la creación de cada momento, y si bien de esto se ha hablado muchas veces, y en muchos círculos, es sólo ahora que tienen la oportunidad de poner la «presencia en acción».

-La necesidad del espíritu por la unidad es carente en los corazones comprometidos en otros puntos del planeta. A Dios se lo debe vivir con el corazón y fuera de las necesidades personales. Cada vez que uno hace algo para Dios, impulsado por una necesidad personal, no está en el corazón de Dios. Para vivir en el corazón de Dios, se deben hacer las cosas que hacemos por amor, solo por amor y en amor. Solo el amor nos hara libres.

-Los servidores se curan en la propia acción de la cura. La propia cura interior que se genera en la adaptación de los individuos al movimiento y fluido de las leyes. La base y principio de la cura se marcan en la base y función de las leyes universales.

-Es absolutamente imprescindible conocer las leyes universales, cómo se mueven, cómo trabajan, qué las inspira, de dónde nacen, cómo fluyen y cómo se desencadenan. Para realizar la cura en los aspectos internos y externos, es decir para podernos curar, se debe trabajar a favor de las leyes y no transgredirlas todo el tiempo por desconocimiento.

-Para abrirse a la expansión, es necesario destruir las estructuras que han sido construidas. Las claves del conocimiento son la voluntad, el amor y la unidad con el plan evolutivo.

-El cambio debe comenzar en cada uno desde adentro para lograr contagiar al resto. El cambio tiene que ser total y comprometido, dejando atrás todo lo que se era anteriormente, para lograr ser en el futuro, la semilla de la nueva era.

-Eres conciencia, tu espíritu es conciencia. Realmente no eres energía en lo absoluto. Traes energía para servir. La energía que traes ayuda a crear tu cuerpo físico, tu ambiente físico, pero no eres energía, eres conciencia. Al hacer este trabajo evolutivo de conciencia dentro de ti mismo, aprendes a trabajar con algo de la nueva energía que está disponible. Realmente no necesitas hacer algo para nadie más.

-Lo único que verdaderamente les sirve, es enfocarse en los poderes creativos, que ahora están siendo abundantemente estimulados sobre éste mundo. Siempre busquen la voluntad del padre en todo lo que hacen, piensen y sientan durante todo el día.

-Los errores no se niegan, se asumen; la tristeza no se llora, se supera y el amor no se grita, se demuestra. Sé fuerte para q nadie te derrote; sé noble para q nadie te humille; sé humilde para q nadie te ofenda; y sigue siendo tú, para q nadie te olvide. (Andrés Guerra)

-Las palabras convencen, los ejemplos arrastran. Los hombres fuertes vencen todos los obstáculos, los hombres colmados de espíritu los atraviesan como si no existiesen.

-Una persona puede decir: me gustaría hacer mucho más pero no puedo porque tengo familia, trabajo, esto, aquello, etc. Pero no necesitamos estar preocupados por hacer mucho más, sino que tenemos que tener claro cuál es nuestra tarea

-No debemos distraernos con lo externo, lo material solamente, porque desvitaliza el motivo que hace servir a las almas y los seres internos para que se manifiesten y se desarrollen y esto se vea reflejando en una situación externa. Si tuviéramos esa claridad, no solo tendríamos más energía para servir y trabajar sino que también más oportunidades.

Agregar comentario

-El poder está en la creación de cada momento, y si bien de esto se ha hablado muchas veces, y en muchos círculos, es sólo ahora que tienen la oportunidad de poner la «presencia en acción».

-La necesidad del espíritu por la unidad es carente en los corazones comprometidos en otros puntos del planeta. A Dios se lo debe vivir con el corazón y fuera de las necesidades personales. Cada vez que uno hace algo para Dios, impulsado por una necesidad personal, no está en el corazón de Dios. Para vivir en el corazón de Dios, se deben hacer las cosas que hacemos por amor, solo por amor y en amor. Solo el amor nos hara libres.

-Los servidores se curan en la propia acción de la cura. La propia cura interior que se genera en la adaptación de los individuos al movimiento y fluido de las leyes. La base y principio de la cura se marcan en la base y función de las leyes universales.

-Es absolutamente imprescindible conocer las leyes universales, cómo se mueven, cómo trabajan, qué las inspira, de dónde nacen, cómo fluyen y cómo se desencadenan. Para realizar la cura en los aspectos internos y externos, es decir para podernos curar, se debe trabajar a favor de las leyes y no transgredirlas todo el tiempo por desconocimiento.

-Para abrirse a la expansión, es necesario destruir las estructuras que han sido construidas. Las claves del conocimiento son la voluntad, el amor y la unidad con el plan evolutivo.

-El cambio debe comenzar en cada uno desde adentro para lograr contagiar al resto. El cambio tiene que ser total y comprometido, dejando atrás todo lo que se era anteriormente, para lograr ser en el futuro, la semilla de la nueva era.

-Eres conciencia, tu espíritu es conciencia. Realmente no eres energía en lo absoluto. Traes energía para servir. La energía que traes ayuda a crear tu cuerpo físico, tu ambiente físico, pero no eres energía, eres conciencia. Al hacer este trabajo evolutivo de conciencia dentro de ti mismo, aprendes a trabajar con algo de la nueva energía que está disponible. Realmente no necesitas hacer algo para nadie más.

-Lo único que verdaderamente les sirve, es enfocarse en los poderes creativos, que ahora están siendo abundantemente estimulados sobre éste mundo. Siempre busquen la voluntad del padre en todo lo que hacen, piensen y sientan durante todo el día.

-Los errores no se niegan, se asumen; la tristeza no se llora, se supera y el amor no se grita, se demuestra. Sé fuerte para q nadie te derrote; sé noble para q nadie te humille; sé humilde para q nadie te ofenda; y sigue siendo tú, para q nadie te olvide. (Andrés Guerra)

-Las palabras convencen, los ejemplos arrastran. Los hombres fuertes vencen todos los obstáculos, los hombres colmados de espíritu los atraviesan como si no existiesen.

-Una persona puede decir: me gustaría hacer mucho más pero no puedo porque tengo familia, trabajo, esto, aquello, etc. Pero no necesitamos estar preocupados por hacer mucho más, sino que tenemos que tener claro cuál es nuestra tarea

-No debemos distraernos con lo externo, lo material solamente, porque desvitaliza el motivo que hace servir a las almas y los seres internos para que se manifiesten y se desarrollen y esto se vea reflejando en una situación externa. Si tuviéramos esa claridad, no solo tendríamos más energía para servir y trabajar sino que también más oportunidades.

Agregar comentario

-Lo que ayuda al otro viene de adentro. El otro ni siquiera puede habernos encontrado, puede que nunca hayamos intercambiado palabra alguna y lo estemos ayudando o estimulando de alguna forma internamente. La verdadera ayuda viene de adentro, de nuestro interno y si viene de ahí estaremos en el lugar correcto delante de la persona que corresponda en la situación que corresponda para hacer algo correcto, para ayudar.

-En el servicio impersonal incondicional el paisaje en el cual la tarea se desarrolla es lo menos importante.

Es hora que todos tomemos conciencia real de lo que sucede y que podamos más conscientes poder trabajar correctamente, ocupar nuestro lugar, asumir nuestra tarea para poder cumplirla y así poder llevar adelante este proceso de transición, intentando de alguna manera con lo que los hermanos mayores nos han enseñado, poder sobrellevar este proceso que vamos a vivir con armonía y con paz.

-Un ser iluminado es un ser consagrado a la ley divina, regido por el poder y la voluntad del padre. Dios es quien deposita en su ser los potenciales del plano espiritual para transmitirlos hacia los demás planos. Tiene su núcleo divino en contacto con Dios y su monada esta permanentemente en la luz. Se convierte en un instrumento de Dios.

-La empatía es un sentimiento necesario para alcanzar la unión, la fraternidad y la verdadera hermandad dentro de un grupo. Este se basa en conocer verdaderamente al que tenemos al lado y saber qué es lo que necesita para encontrarse bien. Aunque no vemos la energía que emitimos con nuestros pensamientos, ella esta presente y se puede llegar a influenciar a un tercero, tanto de buena como de mala manera. También hay que tener en cuenta de que si una persona se encuentra mal, influencia a los demás y si alguno de ellos se encuentra mal se potencian mutuamente, sin poder ninguno de los dos ayudar al otro.

-Cada persona ve en los demás lo que no se atreve a reconocer en uno mismo, es decir que los demás, son un reflejo de nosotros mismos. Al reconocerse uno en el otro puede ser empático y comprender lo que el otro piensa, lo que siente, lo que dice, o como actúa; entender su sufrimiento o pesar, y ayudarlo a trasmutar las situaciones. No debemos ser jueces del mundo, sino servidores. Cada cual habrá de hacer su trabajo para dar un buen ejemplo, ya que no se puede dar lo que uno mismo no posee.

-Amen a todas las criaturas visibles e invisibles. La demostración más pura, está en amar lo que no se ve.

No busquen disciplinar solo la carne (cuerpo físico) para liberar el resto, pues es primero purificando los demás vehículos (cuerpo emocional, mente inferior, y etérico) como ésta preciosa vestimenta (cuerpo físico) se desprenderá en mil colores, los cuales formarán otros cuerpos. Ajustar las palabras y ser dignos representantes de la expresión del verbo.

El hecho de alzar la mano para tomar un fruto, es producto del mismo esfuerzo que llevó a merecer tener un brazo.

Algo tiene que cambiar en nosotros como contribución a la elevación global. La vida interior nos da elementos para ver dentro nuestro lo que está fuera y fuera nuestro lo que está adentro.

El contribuir para que el fuego de la espiritualidad se propague debe ser un acto sin pretensiones, ya que ni siquiera somos nosotros quienes encendemos nuestra propia llama.

Agregar comentario

-Muchos prefieren ser conducidos por las ambiciones y pasiones personales, pero debemos seguir la guía interior del Cristo para ser las manos de Dios en la Tierra.

-Nuestro interior nos da lo que necesitamos a nuestro exterior. Los demás son reflejo de nuestro estado interior. No debemos juzgar a los otros y si abrir el corazón. Es necesario contribuir para que el fuego de la espiritualidad se propague. Debe ser un acto sin pretensiones ya que ni siquiera somos nosotros quienes encendemos nuestra propia llama. Los sueños nos llevan a otro plano, existente en nuestra mente o no.

-La vida interior nos da elementos para reconocernos en los demás (empatía). Lo que se manifiesta afuera es reflejo de lo interno y lo interno es un reflejo de lo de afuera. Para que todo a nuestro alrededor cambie primero debemos cambiar nosotros mismos. Algo tiene que cambiar en nosotros para contribuir a la elevación. No debemos ser jueces, sino manifestar el amor y el servicio hacia los demás. La duda es contagiosa, pero es responsabilidad de cada uno si esa duda se aloja en nuestra mente.

-Somos servidores, y como tales debemos obedecer y dejarnos guiar por nuestros Maestros y por los seres de luz que nos asisten permanentemente, porque somos las manos de Dios en el planeta. Las demás personas son el reflejo de nuestro interior y debemos aprender a reconocer tanto nuestros defectos como nuestras virtudes. Nuestros pensamientos, así como nuestras palabras, tienen un gran poder y es por esto que debemos ser prudentes y conscientes de ellos. Ser conscientes que todo el tiempo intercambiamos energía con el resto de la creación, influenciando o siendo influenciados por dicha energía. Esta es la razón por la que debemos estar alineados todo el tiempo.

-La vida espiritual nos prepara para poder ver dentro nuestro aquello que está fuera, es decir, reconocernos en los demás. La empatía, el ponerse en el lugar del otro, da a lugar a la fraternidad, a la hermandad y a vivir en la común unión. Pero para experimentar la verdadera hermandad, es necesario dejar de lado toda energía de competencia, de comparación, los celos y la envidia; y comenzar a pensar más crísticamente poniendo las necesidades de nuestros hermanos ante todo.

– La fortaleza necesaria para cumplir con la voluntad divina la encontramos en Dios, pensado en el como un padre, que lo único que desea para nosotros es nuestro bienestar. La gratitud es una postura necesaria para llegar a la humildad, que se necesita para ser obedientes y no colocar primero al ego, también hay que tomar todo lo que se nos presenta como una bendición, tanto lo bueno como lo malo, ya que todo tiene un aprendizaje.

-Cada día es una oportunidad, una oportunidad de crecimiento y para el servicio hacia el Todo. En todo momento cada uno debe tratar de orientar su mirada hacia el hermano que necesita ayuda, que necesita apoyo, con una palabra, un gesto, una caricia, o una acción. El desarrollo espiritual se lleva a cabo únicamente con el trabajo interior que realiza cada ser.

-Pensar en los demás antes que en uno mismo, es el puente que cada uno hace con Dios.

-Quien abrirá el real tiempo del espacio? Jesús. Para cerrar un ciclo y abrir otro. Viene a reunir a todos en la tierra y ayudar a evolucionar. Los seres iguales se atraen, los opuestos se rechazan. Las cosas pasan en determinado lugar porque tienen karma que quemar.

– Dejarse guiar, estar atentos y despiertos. Jesús es quien viene a abrir el portal para ascender al real tiempo del espacio. El viene a separar el trigo de la cizaña. Viene a unirnos, para que el planeta y la humanidad puedan dar los pasos en la evolución. Debemos Valorar el lugar en el que estamos, valorar el tiempo que nos dedican y la enseñanza que recibimos. Dedicarnos y entregarnos sinceramente, con amor y humildad.

-Un pensamiento genera un sentimiento y un sentimiento genera una acción. Lo que somos internamente es lo que manifestamos en nuestras acciones. Debemos estar alineados con nuestros vehículos, para poder escuchar las advertencias que nuestro Cristo Interior nos da. Por eso es importante estar atentos y cerrar el aura para que ninguna energía mal calificada pueda filtrarse en nuestra aura.

-En el camino espiritual, la guía interna tiene que ser la que nos conduzca en nuestro andar. Si no nos dejamos guiar por los Maestros o por nuestro Ser, es muy probable que con el tiempo perdamos el camino ya que la verdad es una sola. Dios nos ha dado a cada uno lo que merecemos por derecho de conciencia. Tenemos que valorar todo eso, porque es una forma de manifestación del amor que el Padre tiene por nosotros; y al despreciarlo, estamos despreciándolo a Él. Confiemos en que todo lo que se nos dio y todo lo que está sucediendo en nuestras vidas, es la mejor opción que tenemos, y solo Dios sabe el por qué de los hechos.

-La misericordia es el estado de iluminación de un alma terrestre a través de la piedad, el perdón y la redención de todas las causas generadas y hechos cometidos a través de su historia evolutiva. La misericordia conduce el despertar del amor absoluto en las conciencias dispuestas a recibir esta energía.

-Para ser receptor de la misericordia divina, además del servicio abnegado, la humildad es un requisito imprescindible para el servidor que se consagra al amor de Cristo Sananda. La humildad es una postura interior y evolutiva, se alcanza por el olvido de sí y el recuerdo permanente de la necesidad del prójimo.

?«Piedra: El distraído tropezó con ella. El violento la usó para herir. El emprendedor, la usó para construir. El campesino cansado, la usó para sentarse. El niño la usó como juguete, David la usó para matar a Goliat y Miguel Ángel sacó de ella una bella escultura. En todos los casos, la diferencia no estuvo en la piedra sino en el hombre. No existe piedra en tu camino que no puedas aprovechar para tu propio crecimiento.»

-No existe debilidad infinita que no pueda transformarse en fuerza. Por más débiles que seamos, por más inadecuados que podamos parecer para ciertos emprendimientos u osadías, aunque parezca que no podemos servir, esto puede transformarse en una gran fuerza. Es preferible ser humildes, a que considerar que ya estamos listos.

-En este camino de ejercicios espirituales, tendríamos que saber que todo sucede para bien, aunque se preparen para muchas cosas y después no suceda nada. Si aquello que debió suceder no sucedió, deben estar preparados para no desalentarse.

-«Cada día trae un nuevo comienzo, y un nuevo mensaje. No perdamos tiempo, nos espera el encuentro mayor»

-La evolución no se mide por el grado de desarrollo que tengan las personas. Puedo ser una persona muy desarrollada, tener mis capacidades abiertas, ser clarividente, clariaudiente, ser buen canal, curador y sin embargo no tener la evolución de una persona que no maneja todas estas situaciones. La evolución se mide en los grados de amor del ser y no en los grados de desarrollo extrasensorial.

Agregar comentario

-El karma no puede disolverse, solo puede balancearse. Debemos eliminar los preconceptos para encaminarnos en la vida monástica. No es importante lo que nos pasa en nuestra vida sino como interpretamos lo que nos pasa.

– El planeta se encuentra interconectado por redes de energía que convergen en centros energéticos. El planeta Tierra fue concebido en el espacio como centro de intercambio galáctico (túneles interdimensionales) Los hermanos aborígenes, debido a su amplio contacto con la naturaleza, tienen conciencia de las redes energéticas del planeta.

– La sencillez y dar servicio es la forma más práctica para evolucionar. En el planeta hay muchos centros planetarios que ayudan a mantener el equilibrio y atraer seres a este planeta, que nos ayudan. Somos parte del todo, pero las partes no pueden formar el todo porque siempre le va a faltar la parte inmanifiesta.

– Todos formamos parte del todo, no somos todos, somos el complemento. Dios es todo, lo manifiesto y lo inmanifiesto. La vida monástica es estar al servicio de Dios, no necesariamente estar encerrado. Todo tiene un por qué mas allá de la ley de causa y efecto.

– Nuestro planeta es un centro de intercambio planetario disputado por muchos seres del universo. En cada punto del planeta, existen centros con alta carga magnética, llamados vórtices o portales dimensionales. Como por ejemplo, el Triangulo de las Bermudas, La Zona del Silencio, La Puerta de las Dioses y otros que en conjunto forman una red de energía a través del planeta. La vida monástica no es del todo comprendida por los Seres Humanos; se entiende a la vida de monasterio como una vida de reclusión cuando realmente no es así la vida de Monasterio es una Vida Crística.

– El servicio de un monje no consiste en estar recluido. Una persona puede traer una conciencia monástica, basada en la esencia, llevando una vida en sociedad donde actúen el servicio y la verdad. El verdadero monje observa todas las situaciones de su vida y comprende que todo es el resultado de designios superiores, y utiliza esas experiencias como resultado de aprendizaje que aplicará para consagrar su vida hacia los demás.

– La conciencia es la sustancia de la mente. La parte, si bien no es el todo, tiene la esencia del todo y la unión de las partes encuentra al todo. La conciencia es nuestra esencia. La monastía alcanza la mente única, la espiritualidad es un estado y no una acción.

– La vida monástica se basa en vivir de acuerdo a nuestra esencia. Un monje tiene la conciencia que está sirviendo a un propósito superior.

– El karma no se puede disolver solo puede equilibrarse.

– La esencia divina en nosotros nos hace PARTE, que no es el TODO pero tiene su esencia. Cada una de las partes, al complementarse, se identifica con el todo pero no lo forma completamente. Esto es así porque Dios tiene una parte manifiesta y otra inmanifiesta; Dios es todo lo que es y lo que no es.

– Los monjes ven en cada situación positiva o negativa, un aprendizaje.

– La vida monástica se basa en una vida guiada por la esencia divina. Viviendo en la verdad y manifestando la voluntad del Padre.

Agregar comentario

-Para que el Ser Superior de un individuo pueda ejercer la guía en los niveles inferiores de existencias, estos deben dar paso a la guía superior por libre albedrio.

Se deben establecer prioridades y una coherencia entre el conocimiento de la ley y las acciones que llevamos adelante en la vida.

El hombre debe tomar conciencia de que todo lo que siente y piensa, afecta a su entorno.

– Nuestras actitudes muestran nuestra lista de prioridades, si entregamos nuestra vida a Dios o a nuestras cosas. La obediencia es el primer paso para poder avanzar con las enseñanzas superiores. Ser simple en nuestros pensamientos, sentimientos y acciones y de esta manera podremos fluir con nuestra esencia divina.

– Tenemos que dejarnos guiar por nuestro Ser. Para ello tenemos que callar el ego (la duda, los celos, la mentalidad dual). También requiere una sumisión por nuestra parte y es necesario tener humildad para dejarnos fluir por la simplicidad de la esencia divina. Tenemos que establecer prioridades para que se establezca un orden. Los obstáculos aparecen, cuando la duda y la falta de fe comienzan a surgir. Para ello debemos parar de un ritmo que domina la mente, pero parar implica reflexionar, y reflexionar te obliga a mirarte a vos mismo.

– La conciencia permite que el ser maneje el resto de nuestros vehículos. Regular la energia, tener humildad y estar sereno para no tener ira y no tener enojo. La diferencia de la ira es cegarse y perder el control, y el enojo es apariencia.

– En la experiencia espiritual debemos aprender a cumplir con los objetivos, hacerse responsable de lo que le corresponde, en unión con los compañeros e integrantes de un grupo, o hermanos para que todo funcione de manera armoniosa y pareja.

Lo que uno no hace perjudica al resto, ya que cargamos nuestras responsabilidades a que otros que si están atentos y dispuestos a cumplir con la tarea. Priorizar las cosas de Dios, no las de la Tierra.

– Dejarnos guiar por nuestro Cristo Interior para poder fluir con la energía del universo. La importancia del desapego para poder ver en todo acontecimiento una enseñanza. El amigarnos con nuestro ego para que sea quien nos ayude a organizar nuestra energía.

Agregar comentario

– Todo ser de luz aspira a que la ley de correspondencia se cumpla. Como es arriba es abajo.

Parar, frenar la rutina obliga a pensar y reflexionar en como llevamos nuestras vidas. ¿Dónde está mi centro de atención? ¿Cuáles son nuestras prioridades? Dejarnos guiar por nuestra presencia requiere sumisión. No son muchos los que aceptan restringir la comodidad humana en algo que no conoce.

– Nuestro destino es dejarnos guiar por nuestro Cristo Interior. El por qué es del ego. Debemos ver las cosas como observadores.

– Cada uno en este planeta vino con una misión y una tarea que es única e irrepetible. Esto es así para que todos podamos complementarnos los unos a los otros, orientándonos al servicio y a la voluntad de Dios.

– Debemos dejarnos conducir por nuestro Ser Superior. Esto nos permitirá tener autocritica, reflexionar sobre nuestros actos para poder rectificarlos y así lograr evolucionar. El individuo avanza cada vez que se desapega de los procesos planetarios y se dejar fluir. Esto también requiere sumisión por parte de nuestro ego y así obedecer. El ser humano muchas veces tiende a buscar en lo externo pero no se da cuenta que dentro suyo esta todo, solo debe aprender a escuchar a su Cristo Interior.

– Cada persona, en su libre albedrío, tiene la opción de dejarse guiar por su ego o su Ser Superior. La monada, conduce a todos los vehículos, y utiliza al vehículo físico como herramienta de manifestación en la 3º dimensión, para entregarse al servicio; guía a la persona a que desate esos lazos materiales que lo unen a este mundo material, dejando fluir la simplicidad que yace dentro de sí mismo. Es fundamental seguir la guía Superior para superar el comodismo y la inercia, así dar paso a la acción sin cuestionamientos, y aceptando las cosas de Dios tal cual son.

– Si nos dejamos guiar en humildad y voluntariamente por amor llegaremos a la comunión con el ser y el ego dejara de comandar nuestras vidas. Para ello tenemos que lograr la paz mental y colocarnos como observadores de todo lo que nos sucede sin abrir juicio sino aceptándolo y así fluir con el universo el cual nos colocara en el lugar que vinimos a ocupar.

– Nuestra esencia (mónada o maestro interior) debe conducir nuestros otros vehículos inferiores.

Debemos ser impersonales y aprender a ver Como observadores para encontrar el núcleo de los conflictos que nos aquejan a nosotros y a nuestros cercanos y así poder resolverlo con claridad, si tomarnos a pecho las situaciones de los demás o diferenciar la persona del error que se comete.

No son muchos los que aceptan restringir la comodidad humana en nombre de algo que no conocen.

-Encontremos nuestra esencia de amor y compartamos todo lo bueno que tenemos para con los demás. Traigamos la paz y el amor a todo lugar que Dios nos dé la oportunidad de estar y de ser. Juntos podemos lograrlo. Todo por amor a Dios.

-Un acercamiento a la esencia de las personas nos transforma para siempre como seres divinos al servicio del creador. Amando en humildad y gratitud y por la unión entre todos los reinos de vida y especialmente por la paz entre los seres humanos.

-Para ingresar efectivamente en el camino de la liberación kármica es importante no prometer cosas a los demás. Las promesas crean débitos kármicos, más o menos pesados, difíciles de resolver, de acuerdo con la comprensión de quien las recibe.

-Quien deja algo pendiente con otros desconoce la ley del karma, por ende no comprende que puede revertirlo. En un grupo unido, inteligente, que conozca estas leyes, no hay promesas mutuas. Las interacciones son conducidas y organizadas a partir de los planos internos de la vida, a fin de cumplir un servicio al planeta y a la humanidad.

-A medida que se aspira a la unión con la fuente única de vida y a no permanecer en el círculo kármico, es posible reorganizar el karma material. Es imprescindible para lograr el cambio, que uno tenga el compromiso y la intención de llevarlo a cabo.

-En la conexión con la fuente única, los propios actos ayudarán a transformar o recomponer el karma del mundo, el karma de la humanidad, el karma de grupos y hasta el de los individuos. Sirviendo a la luz.

Agregar comentario

-La unión con la fuente única de vida, sin planes ni expectativas, dejarse tocar por su impulso y su equilibrio, es un verdadero servicio.

-La base para esto es la neutralidad, la no reacción. Para el fortalecimiento en este propósito, pueden presentarse muchas pruebas que llevan al individuo a posicionarse en un punto neutro, aquel que lo ayudaran a estar más próximo a la fuente única.

-La humanidad debe comenzar el proceso de cura cósmica, pero no esperen que las cosas cambien en la tierra si cada uno de nosotros no cambia. Debemos tener siempre presente la humildad y nunca sentirnos suficientemente humildes porque nunca lo somos, esta raza humana no es humilde pero tiene que tener esto presente porque es la cura que necesitamos.

-La transformación del ser no se da de repente, dentro de las cosas negativas hay algo que puede ser salvado. Las imperfecciones pueden contener semillas de bien que pueden ser rescatadas y transformarse en bienes futuros.

-Muchas veces en las otras personas vemos el reflejo de nuestras semillas. Ya que el otro recibe algo nuestro que ayuda a su transformación. Debemos aprender a distinguir los puntos validos del conjunto de fuerzas que tenemos que transcender.

-A medida que crece nuestro desapego del mundo nuestra disponibilidad a servir también crece ya que solo podemos servir al mundo cuando nos desapegamos de él. Ese desapego no significa dejar todo en el camino del servicio, sino que significa que es hora que sirvamos como debemos servir.

-Un momento de oscuridad es un gran momento de aprendizaje. Todos tienen derecho a rehabilitase, porque todos tienen derecho a equivocarse y aprender. El sufrimiento queda grabado y da lugar a nunca más volver a cometer las mismas equivocaciones. Ser impecables con las palabras, pensamientos y sentimientos. Recordar que lo que sale por la boca, la mente y el corazón, es lo que uno es en esencia

-Si no existe el respeto, es porque no hay amor, y si no hay amor no se puede amar a otros. La autenticidad y veracidad muestra a los demás como realmente somos. Solo se ve bien con el corazón. Solo se identifica correctamente con la intuición. Solo se entiende bien con el respeto a las razones.

-Solo se juzga bien con la comprensión de los motivos. Solo se dialoga adecuadamente con la tolerancia a las diversas opiniones. Pero, por encima de todo, solo se enseña bien con el ejemplo.

-Aquellos que se enorgullecen de no equivocarse, y son crueles con las personas que lo hacen, en realidad están estancados en el proceso evolutivo y no se animan a aprender. Esto no significa ir por la vida cometiendo errores deliberadamente, solo significa tener cuidado cuando uno se hace juez implacable de los demás, porque esa misma energía será sentida cuando retorne con los errores propios.

-Debemos mantenernos lo más silenciosos posible, para conectarnos con nosotros mismos y para crear ese flujo necesario para la cura planetaria. La austeridad en el cuerpo físico, es salud. Debemos comer y dormir lo necesario, sin abusar, ni omitir.

-La austeridad en las emociones se convierte en paz y equilibrio. La austeridad en la mente, nos trae claridad y serenidad. La austeridad de la personalidad y del temperamento, permite la manifestación de la jerarquía

-Seamos simples en nuestra conducta delante de todo. Las personalidades exuberantes que siempre están haciéndose notar, se separan de Dios y de los maestros. Por eso, neutralicemos los excesos, el gusto por los reconocimientos y las gratificaciones diversas. El deseo de la aceptación y del protagonismo, promueve la escasez del contacto interior.

Agregar comentario

-Seamos también austeros en los bienes que el padre nos da para el cumplimiento de la tarea. Según la ley, si nosotros tenemos más de lo que necesitamos, estamos generando la falta en otro hermano, en algún otro punto del universo.

-La abundancia, no es tenerlo todo ni tener de sobra; es el flujo continuo y permanente que desciende del universo y está en armonía con la voluntad divina. Amando a Dios por sobre todas las cosas

-Es un proceso de nuestra conciencia tridimensional lo que nos hace creer y sentir que hay algunas cosas que están separadas. Debemos unirnos en el consenso y olvidar lo que nos separa.

-Tenemos que permanecer abiertos y no podemos caer en el error de creer que lo que nosotros hacemos es lo único cierto. El padre tiene muchos caminos para sus hijos y debemos abrir nuestra mente y nuestro corazón para discernir que hay muchos servidores

-Nosotros tenemos 7 vehículos, 3 superiores que son: el vehículo electrónico, causal y metal superior y 4 inferiores llamados: etérico, emocional, mental inferior y físico. El cuidado de nuestro vehículo físico depende del cuidado de nuestra mente. Cuando nuestro vehículo etérico se llena de energía mal calificada, comienza a reflejarse en el vehículo físico a través de enfermedades. Este vehículo físico es el más influenciado por el mental inferior.

Cuando uno limpia se limpia de los pensamientos mal calificados y de las emociones (pasión, envidia, celos, gula, egoísmo, etc) se activa la mente cristica, que ocasiona la intervención del vehículo mental superior. Necesitamos seguir la claridad de la luz para eliminar pensamientos mal calificados. Buscar lo esencial para ver el todo y ahorrar energía.

Tenemos 8 chakras que se encuentran entra la 4ta y 3ra dimensión, son vórtices energéticos por donde fluye la energía del vehículo etérico hacia el físico para energetizarlo. Estos chakras regulan ciertas glándulas de nuestro organismo.

Nosotros al ser seres multidimensionales actuamos en varios planos donde en cada vehículo realiza una misión en particular. Están previstas todas las posibles acciones a realizar en cada universo, pero el padre nos coloca por amor en la situación actual porque es el mejor lugar del universo donde podríamos estar. Reconocer esta realidad con gratitud es fluir con el resto del universo y colocarse en actitud humilde bajo su propia voluntad.

Agregar comentario