Todo Está Consumado Y Pronto Para Este Mecanismo Final

La hora de retornar a la Eternidad ha llegado, permitiéndoles salir de lo efímero, de ese cuerpo que habitan, de esta vida, de hacerles redescubrir su herencia, su Verdad y la Belleza de la Luz que ustedes son, más allá de los juegos de Sombra y de Luz de este mundo.

Los preparativos finalizan. Llevaron, cada uno de ustedes, dónde sea que estén sobre esta Tierra, la preparación más adecuada para vivir este reto y esta liberación. Ya que es por la Luz que recuperarán la Luz. Ya que es por la Luz que encontrarán la Paz. Ya que es por la Luz que se establecerán en el Amor.

Un gran número de sus hermanos ni siquiera pueden imaginar o creer lo que está llegando a esta Tierra, con todas las innumerables y múltiples señales manifestadas por todas partes. El canto de la Tierra comenzó a resonar. El canto del Cielo va a aparecer. La Fusión de los Éteres se generaliza preparando la llegada de la Luz blanca y la vuelta del Cristo.

Serán, hasta cierto punto, los protagonistas por la tarea que deben continuar en este mundo, permitiendo una liberación. Cualquiera que sea la importancia de los desórdenes de los humanos como de la Tierra, ustedes son los amortiguadores por su papel de ancladores de Luz, e irradiadores de Luz.

Los Ángeles del Señor se manifiestan en número cada vez más importante. Las señales van a ser cada vez más evidentes, cada vez más destacadas, cada vez más inevitables. Sólo los que querrán ignorarlos los ignorarán, para su mayor descrédito. Pero como ya lo saben, no hay persona a juzgar, ya que cada cosa, en la revelación de la Luz, está en su lugar, ya que cada cosa debe vivir lo que tiene que vivir.

Eligieron estar aquí para vivir esto, no lo duden. El retorno a la Libertad, el retorno a la Eternidad es un momento de gran alegría. Es también un momento de gran desgarramiento para los que no han podido o no quisieron recibir la llamada de la Luz. En definitiva, y más allá de la alegría o el desgarramiento de ese momento, guarden siempre presente al espíritu que es el conjunto de la humanidad que retorna a su Eternidad. Y que pasado el momento de la Ascensión en sí mismo, todo, en definitiva, retorna a la Luz.

Algunos de sus hermanos no tienen la lucidez ni la conciencia de lo que llega. Ustedes tuvieron la oportunidad por su vibración, de estar informados y quizá de empezar el camino de retorno a la Conciencia Unitaria. Por supuesto, los que tuvieron por función oscurecerlos, evitándoles reencontrarse con su Eternidad, resistirán hasta los últimos momentos a la afluencia de la Luz y a su despliegue. Agradézcanles ya que también, a su manera, desempeñaron su papel. Es tiempo de penetrar las esferas de la Eternidad donde no existe ningún juzgamiento, donde no existe ningún enemigo, donde todo se conecta y es interdependiente en la Libertad más total.

Poco a poco, se alejarán por ustedes mismos y por la vibración, de todo lo que no es auténtico, de todo lo que no es Verdadero, de todo lo que no es la Luz; sin juzgar, sin condenar, simplemente porque eso está en el orden de las cosas y es la única manera de alcanzar el Corazón, el Amor y la Eternidad.

Eso no es una separación, es, simplemente, el respeto de la Libertad de cada uno. Cualquiera que sea su elección, recuerden que es tan respetable como la de otros. La Conciencia es completamente libre de experimentar lo que quiera por el despliegue de la Luz y la vuelta del Cristo.

Recuerden que el cuerpo que habitan ha sido siempre transitorio y efímero, inscritos en una duración extremadamente breve con relación a la Eternidad de lo que son. Cuanto más acepten la Luz que se despliega, menos se manifestarán los compromisos y cualquier sufrimiento. Lo que viene ahora está más allá de toda comprensión, más allá de toda referencia o clasificación. Ahora van a poder comprobar su calidad de Abandono a la Luz, su capacidad para efectuar la última Reversión haciéndolos pasar de lo Efímero a lo Eterno.

El retorno a la Luz se hace de distintas maneras. Algunos tendrán más facilidades a sumergirse en su propia Luz con el fin de revelar, de desalojar los últimos elementos de la dualidad, los últimos elementos de lo que es falso. Sin juicio, sin culpabilidad, simplemente dejando la Luz actuar de la manera más neutra posible.

Muchos recibirán los últimos impulsos con el fin de poner en orden su propia vida, con el fin de regular los últimos detalles para vivir, de manera pacífica y armoniosa, lo que tienen que vivir. Los momentos de sus vidas van a ser momentos que van a depender de ustedes. Estarán plenos de gracia si aceptan la Gracia. Estarán plenos de miedo si aceptan el miedo. Son ustedes los que despliegan su propia Luz.

Recuerden que no habrá ningún espacio donde ocultarse, tanto para los seres más luminosos, como para los se desviaron de la Luz. En estos momentos todo lo que debe realizarse se realizará. De lo que a ustedes llegará no busquen explicación, juicio, condena, ni exaltación, sólo acepten lo que van a vivir, ya que el conjunto de lo que vivirán está, innegablemente, en resonancia con la Luz y su acción al interior de ustedes mismos.

Pongan atención en mantener, lo más a menudo posible, su Unidad, su Radiación. Piensen en la Luz en cada respiración de su vida. Eso será su salvoconducto, el que les evitará ser atrapados por las resistencias de la humanidad.






Slider by webdesign