-La diferencia entre autoridad y poder es que el poder es la capacidad para realizar una tarea mientras que la autoridad es el hecho de demandar que se realice dicha tarea.

Una tarea debe basarse en tres características: el poder, la sabiduría y el amor. Pero por sobre todas ellas, debe realizarse con amor. Porque es el amor de Dios el que venimos a manifestar, para iluminar cada rincón de esta tierra.

Nos fue confiada la tarea de cuidar del resto de los reinos (mineral, vegetal, animal) y sin embargo, a través de los años muchos hombres solo se dedicaron a explotar y abusar de ellos provocando múltiples desequilibrios. Debemos tomar consciencia de nuestras acciones ya que los seres a nuestro alrededor están aprendiendo de cada uno de nuestros pasos.

Aquietemos nuestra mente y actuemos de acuerdo a lo que viene de nuestro interior, poniendo todo nuestro amor en cada obra.

A lo largo de los años que tiene la humanidad, el hombre se ha encargado de abusar y devastar los recursos que la madre tierra le dispuso.

Los seres humanos se han apropiado de todo cuanto se encontraba a su paso, la vegetación, la caza, la contaminación, todo se vio perjudicado por el mal uso de la energía del hombre.

Muchos fueron los que pusieron en primer lugar lo material a cambio de acabar con la pureza de su lugar. Las prioridades en las mentes de las personas han cambiado.

Cada persona sobre el planeta tiene responsabilidad sobre esto, nadie está exento. Ser responsable consiste en ser capaz de responder por una acción llevada a cabo.

El poder es la posibilidad que tiene el hombre de llevar a cabo algo; la autoridad es el hecho de ordenar a otros llevar a cabo una tarea. Absolutamente todas las cualidades que posee un ser humano deben estar guiadas por amor.

Es importante tener la mente serena, para no ser influenciados por el exterior y de esta manera manifestar nuestra esencia hacia todos y todo.

Para avanzar en todos los aspectos de la vida es necesario vaciarse, para volver a recibir, para volver a llenarse. Pero este trabajo requiere del desapego, de la voluntad de cambiar y renovarse para ser cada día mejor.

Durante mucho tiempo uno pasa llevando a cabo conductas mecánicas que tienen origen en la mente y que nada tienen que ver con la espontaneidad del cristo interior, a la cual debería estar subordinada para el cumplimiento del plan divino.

La misión del hombre como especie era la de mediar entre las jerarquías superiores y los reinos de la naturaleza pero solo ha abusado de los recursos naturales y ha matado a los animales dejando de lado ese contacto que antes tenia con lo supremo.

El hombre que no respalda sus palabras con acciones es como una bella flor que no da perfume.

-Valorar y usar con amor y prudencia todo aquello que ha sido enseñado porque para algo se recibió determinada información; junto a otros hermanos actuando desde el amor se ayudará a este planeta. Pero para ayudar al mundo primero tenemos que ayudarnos a nosotros mismos. Un ciego no puede guiar a otro ciego.

Muchos maestros acompañan este aprendizaje en este planeta, ellos solo esperan que los llamemos para asistirnos. La comunicación con el cristo es fundamental para avanzar y poder comunicarnos con ellos.

Cada situación de vida que vivimos hoy es un aprendizaje que ha quedado pendiente en algún otro momento. Todas deben ser tomadas para absorber ese aprendizaje y aplicarlo en la vida diaria, siempre en función del bienestar de todos.

El libre albedrio determina el tiempo de los resultados, nosotros ponemos el trabajo y Dios el resultado. Él quiere lo mejor para nosotros, pero a veces ese «lo mejor» tarda en llegar porque intercede nuestro libre albedrio y no nos dejamos guiar por la voluntad divina.

-Al que más se le da, más se le exige. Muchas veces el tener una gran cantidad de información, y no saber usarla, es peor que no tener nada. Paso hace 2000 años con los fariseos y sacerdotes que condenaron a Jesús, a pesar de que estudiaban las escrituras y sabían de la llegada de un mesías, ellos cegados por la soberbia no reconocieron al maestro. Pero él, que vino a este mundo a enseñar el amor y el perdón, estando en la cruz no hizo más que pedir por ellos, por aquellos que en su oscuridad lo habían entregado.

El saber determinadas cosas nos hace responsables de otras, la información que uno recibe es para ayudar a quienes aun no han despertado.

Dios no en una iglesia, Dios es y yo soy.

Un maestro entra a la oscuridad para ayudar a un hermano avanzar, desde cuando ese hermano lo permite.

La mejor manera de evolucionar es dar al otro lo que le falta, que la espalda de uno estará cubierta por Dios. Dar al otro lo que sobra, no es servir, servir es entregarse a la voluntad divina y ayudar a quienes lo necesitan. Estar en el camino de la luz es hacer cosas buenas por el otro.

Es fácil ser luz en la luz, estar bien cuando tú alrededor está bien, pero debemos ser luz en la oscuridad, paz donde haya discordia, fe donde haya miedo.

El amor de Jesús era el amor del Padre, era un solo amor para todos ya que todos somos iguales ante los ojos del Padre y recibimos el mismo amor. Lo que yo sé, lo que tengo gracias a Dios, debo compartirlo con quienes más lo necesitan ya que nada nos pertenece, todo es del Padre

-Siento el cansancio del camino recorrido. Agradezco todos los aprendizajes recibidos. Abro mi corazón a la humanidad para servirles como Dios me lo permita. Siento tu amor, tu compañía y protección, amado Padre, aunque me sienta morir a cada día.

La vida eterna esta en todo lo creado, y como soy tu creación sé que existiré por siempre. No importa el lugar, ni el tiempo pero siempre serviré a tu voluntad. Te amo por sobre todas las cosas aunque sé que debo aprender a hacerlo correctamente.

Nada soy sin ti y a ningún lugar llegare sin tu consentimiento. Dame la fuerza para permanecer siempre a tu lado, en tu fe, en tu amor. No me dejes que lastime ni de la manera más mínima a ninguno de mis hermanos y ten misericordia por mis errores pasados, presentes y futuros.

Dame el amor para entregárselo a mis hermanos y el tiempo suficiente para cumplir con todos aquellos hermanos a los que prometí servir y ayudar antes de pisar esta hermosa tierra.

Yo soy aquí y ahora manifestando tu voluntad donde quiera que vaya. Yo soy perdonando a todo aquel que necesite mi perdón y yo soy disculpándome con toda forma de vida que haya ofendido. Yo soy amando y sirviendo a todos y a todo, como puedo, como se. Me renuevo cada día con cada aprendizaje trabajando para servir mejor a cada día.






Slider by webdesign