-Solo podrás elevar a los demás, cuando enciendas la luz y el amor en ti mismo y te fundas en ellos. Y como encenderás la luz en ti? Cuando te olvides de ti mismo y tu vida sea puro servicio desinteresado por los que sufren principalmente, y por todos y todo lo que te rodea; cuando no veas error en los demás, sino un espíritu en aprendizaje y evolución que espera ser liberado.

Si tu acción no tiene el objetivo de alcanzar riquezas mundanas, ganaras agilidad. Si tu voluntad no se dirige a la satisfacción personal, ganaras levedad. Si tu pensamiento no se desvía de lo que debes alcanzar, ganaras altura, si encuentras tu esencia divina interna, tu verdad interior, tu amor interno, podrás compartirlo con otros que recibirán el ejemplo de lo mas puro que existe en ti y recordaran simultáneamente su pureza interna. Porque lo bueno, también se contagia.

La visión de planos elevados hará que los limites de u mundo queden claros y, con esa claridad, podrás descubrir tus propias alas. Habiendo cultivado la vida, penetraras el espíritu y elevaras tu conciencia hacia la eternidad.

Cada portal que traspongas, hará que se desvanezcan las ilusiones y lo que era real se revelara como inexistente. Cada vez que te sumerjas, te apartaras más de la superficie. En el silencio de las profundidades, tu consciencia se desvinculara de lo que ya vivió. Cuando hayas roto tus cadenas, marcaras con tu rastro los caminos de la libertad para que los perdidos encuentren su rumbo, los que estén en oscuridad vean las luces que los guían y los que se tienen como huérfanos y abandonados sean recibidos en hermandad.

-Buscando la forma de sentirme feliz descubrí que sirviendo a los demás me sentía mejor que con cualquier otra actividad placentera. Descubrí que aliviando el sufrimiento de otros me siento agradecido y pleno por lo que Dios me da. Descubrí que al servir Dios me da una oportunidad de mejorar mi comprensión

Y haciendo fui practicando. Y practicando me fui descubriendo

Y descubriéndome aprendí a ser feliz, a mirar el medio vaso lleno y no el medio vacío. Gracias Padre por permitirme existir.

-Serena tu mente, no pienses, sentí, viví cada día con alegría, mira siempre lo que tenés y no lo que te falta. Porque donde esta tu mente estas vos. Ser feliz es tener la sensación de estar en el camino correcto. No busques la sensación correcta. Viví cada día y se lo que sos. Un ser perfecto de luz que esta aprendiendo, como yo, como todos. Estamos todos para aprender a amar y a servir. Nadie es más que nadie. Por eso en esencia somos todos hermanos. Agradécele a Dios porque sin el no somos nada. A mi no me agradezcas nada por que nada hice . Simplemente estoy para servirte. Ponete bien serenate y disfruta tu estancia en esta hermosa vida

-Si querés descubrir tu camino dedicate a ayudar a los que están peor que vos hacelo con amor sin esperar nada a cambio y va a ir naciendo en vos otro estado de conciencia que te va a permitir discernir que puerta debes abrís y cual debes olvidar y cerrar para siempre.

No hay formulas mágicas ni soluciones instantáneas para alcanzar el camino de la verdad. Solo el trabajo interior en humildad y amor puede darte la dirección de tu próximo paso.

Para el que sabe amar, aunque este en la puerta errada sus pasos terminarán por alcanzar la línea de llegada. Pero para el que no sabe amar, aunque este en la puerta exacta, sus pasos jamásconseguirán por traspasar la línea que sin lugar a dudas lo llevaran a la felicidad.

-Nadie en el universo puede decirte como vivir. Simplemente porque todos somos creaciones únicas y cada uno tiene una misión, una tarea distinta que hacer aquí y si estamos junto a otros es porque el otro nos complementa y nos ayuda a aprender como ser humanos.

-Amado viajero: que hiciste con la luz y el amor que recibiste a lo largo de tu existencia en esta tierra?

Si no la usaba para avanzar en el camino, dejaba de verla.

No te olvides de lo que aprendiste: no puedes desperdiciar lo que te es dado. La mirada de Dios a nadie excluye. Todos somos cuidados por el, y el universo entero esta impregnado de su grandeza. Pero para elevarnos, necesitamos alcanzar la transformación. Quien realmente se entrega a Dios, recibe la ayuda que necesita, no importa donde este su morada. Solo podrás elevar a los demás cuando enciendas la luz en ti mismo y te fundas en ella.

-Las dificultades son las señales que nos apuntan el camino hacia Dios

-Esperado viajero: que traes en la alforja? Traigo la luz que recibí para iluminar los senderos que debía recorrer.

Y porque demoras tanto? Pensé en ayudar a quienes parecían aspirar a una vida mejor, y recién después, vi que no querían transformarse; pensé en servir a los que lloraban, y paso un largo tiempo hasta que percibí que en realidad gozaban con su propio sufrimiento, se enorgullecían de su penosa cruz.

Y que aprendiste? Aprendí que la verdadera ayuda se presta cuando elevamos a un hermano hacia la luz; que el verdadero servicio se realiza cuando actúa el sentimiento más puro que existe en el interior de cada ser humano. Que la verdadera cura solo se manifiesta cuando la fe y la entrega a la voluntad de Dios están presentes

-Amar es una condición natural del hombre y el único propósito por el que fue creado. Evolución es calidad de servicio, amar es darlo todo sin esperar nada a cambio, no en las palabras sino en los hechos. Los hechos construyen nuestra fe o la destruyen de acuerdo hacia que dirección enfocamos nuestra mente, nuestros pensamientos sentimientos y acciones. Nuestras palabras nos comprometen y serán nuestros jueces a la hora de cotejar con lo que hicimos, en el final de nuestro camino. Padre guía nuestros pasos en el amor, la paz y la unidad con todo lo que nos rodea para llegar a tu lado cuando sea el momento.

-Tú mereces lo mejor. Mereces la paz, el amor y la luz como todos nuestros hermanos humanos, como todo este hermoso planeta, como todo en el universo. Pero empieza contigo de a poco, y ve dando pasos nuevamente como cuando eras niño.

Ahí esta la clave. Se manso y humilde de corazón. Deja que los niños vengan a ti y principalmente tu niño interior y todo saldrá a la perfección.

-El tiempo de Dios es perfecto y las cosas son cuando Dios quiere, como Dios quiere y de la manera que Dios quiere porque lo que él quiere es lo mejor para cualquiera de sus hijos y de su creación. Que algunos nos resistamos y no lo veamos así no es por imperfección de Dios sino por la nuestra que estamos aprendiendo.

-Borra tu pasado y empieza de nuevo. Renovado. Dios esta en vos y con vos. Él es tu fuerza, tu guía, tu inspiración. Con el nada es imposible.

-Un ser que ama busca siempre el bienestar del otro no el propio, justamente porque sabe que Dios se encargara de su sustento espiritual y existencia.






Slider by webdesign