-La fe se manifiesta en las obras y no en las palabras. Lo que haces habla tan fuerte que no le deja escuchar a los demás lo que les decís

-Debemos siempre saber lo que queremos, porque los desasosiegos, las distracciones, los pensamientos negativos, las interferencias, vienen para desviarnos de este trabajo espiritual que todos estamos realizando para evolucionar sirviendo al planeta.

Necesitamos estar muy atentos a todo para no dispersarnos, y aunque uno se distraiga, es necesario retomar la intención y no dejarse arrastrar. Si vemos que una parte de nosotros esta distraída, debemos advertir esto y seguir alineados y concentrados.

Todo lo que sucede en la vida es una escena, una significación, una dramatización, pero en el fondo tenemos la intención. Estamos acompañando este proceso evolutivo del planeta y la humanidad. No nos debe importar distraernos demasiado, y si nos desviamos enseguida retomemos y nuevamente prestemos atención al proceso, afirmémonos en el.

-La empatía es un sentimiento necesario para alcanzar la unión, la fraternidad y la verdadera hermandad dentro de un grupo. Este se basa en conocer verdaderamente al que tenemos al lado y saber qué es lo que necesita para encontrarse bien. Aunque no vemos la energía que emitimos con nuestros pensamientos, ella esta presente y se puede llegar a influenciar a un tercero, tanto de buena como de mala manera. También hay que tener en cuenta de que si una persona se encuentra mal, influencia a los demás y si alguno de ellos se encuentra mal se potencian mutuamente, sin poder ninguno de los dos ayudar al otro.

-Cada persona ve en los demás lo que no se atreve a reconocer en uno mismo, es decir que los demás, son un reflejo de nosotros mismos. Al reconocerse uno en el otro puede ser empático y comprender lo que el otro piensa, lo que siente, lo que dice, o como actúa; entender su sufrimiento o pesar, y ayudarlo a trasmutar las situaciones. No debemos ser jueces del mundo, sino servidores. Cada cual habrá de hacer su trabajo para dar un buen ejemplo, ya que no se puede dar lo que uno mismo no posee.

-Los obstáculos que hoy encontramos para servir más, se van removiendo, disolviendo y van cambiando. Es necesario tener esta claridad y no solo la intención de servir de cualquier modo, porque realmente así no vamos a resolver el problema del otro. Para que el problema sea removido es necesario que estemos en condiciones de hacer un trabajo externo, material, humano y concreto pero sabiendo que esto de por si nada resuelve si no tiene la otra parte.

Entonces aquí no es importante a quien le sirve, si hay organización o si se carece de ella. Todo eso es secundario. Lo importante es estar en sintonía con el espíritu y a partir de ahí, las cosas van sucediendo dentro de la necesidad y de las posibilidades en que estamos viviendo, porque las cosas van sucediendo cuando tenemos la posibilidad de vivirlas. Si colocamos la fe, la oración, el trabajo y la razón al servicio y al desenvolvimiento interno de los seres, hasta podremos tener recursos materiales para dar a los seres, pero acontecerá porque nos focalizamos mejor en la tarea.

Si estamos encarnados es porque también tenemos un trabajo externo, entonces, se trata de una armonía, una conjunción del trabajo interno con el externo. El interno puede dar como resultado muchas cosas, puede materializar muchas cosas, pero para eso se necesita una acción externa como elemento de materialización. Ahora solo el trabajo externo sin lo interno es algo incompleto, es algo muy efímero como ya sabemos. Se trata de una combinación de las dos cosas.

De una graduación, fusión de ambas. Trabajo interno sin trabajo externo se hace en el plano de las almas o de las mónadas pero acá en el plano físico, sin trabajo externo no manifestamos lo interno. Estas son ilusiones de las personas un poco perezosas que necesitan una buena explicación para no hacer las cosas que no les gustan. Pero si dicen que están encarnados y todo el trabajo es interno, es en principio una contradicción. Entonces para qué estamos encarnados? Por qué no estamos trabajando allá arriba? Estas son ilusiones.

La mente produce una ilusión tras otra y como la mente es universal para donde usted mire tiene ilusión.

-Es importante saber equilibrar el amor con la sabiduría y ambas con la voluntad del Padre. Muchas veces en el nombre del amor se interfiere en el aprendizaje de otras personas. Uno puede ayudar al otro hermano, aconsejarlo y asistirlo pero si después de haberlo hecho la otra persona no cambia de actitud, ni tampoco muestra interés por hacerlo y avanzar por más que se lo ayude de distintas maneras el resultado será el mismo porque todo depende de uno mismo.

Entonces se habrá gastado energía y tal vez se ha hecho un karma aquel que tuvo la intención de ayudar sin entender que no todas las personas maduran al mismo tiempo.

Solo el trabajo en equipo permitirá a los individuos conocerse a si mismos y al trabajo que pueden realizar, en unión con los demás se alcanza la evolución. Pero para que exista unión tiene que haber comunicación sincera con nosotros mismos y con los demás, dejando de lado el ego que siempre busca excusas para tener razón o para no reconocer aquello que se debe transformar para avanzar y aquello que se debe aceptar como parte de un aprendizaje.

En el trabajo en conjunto, en unión, es cuando uno encuentra la verdadera hermandad. Al hacer cada integrante de un grupo su trabajo, encuentra el complemento para con sus demás hermanos. Todos somos uno y parte de una misión de amor y unidad.

A lo largo del camino hay situaciones para aprender y reflexionar, para entender y para actuar. Pongamos siempre en primer lugar a los demás, que es la mejor manera de que los demás nos pongan en primer lugar a nosotros.

Si no se escucha al corazón no se puede supervisar al ego. Que el trabajo interior supere todos los obstáculos de la vida material.

Todo debe surgir espontáneamente, si una persona calcula cada acción espera resultados, y el que espera no ama.

Rescatar a alguien es ayudarlo a encontrar su centro, orientarlo hacia su propia divinidad, la misma que yace en uno, en cada ser humano.

Si alguien mantiene por mucho tiempo una actitud errónea, su cambio lo ayudara a superar los conflictos y eso conllevara a la aceptación de cómo se suceden las cosas, para que el universo le devuelva y de lo que también dio alguna vez.






Slider by webdesign