-El poder está en la creación de cada momento, y si bien de esto se ha hablado muchas veces, y en muchos círculos, es sólo ahora que tienen la oportunidad de poner la «presencia en acción».

-La necesidad del espíritu por la unidad es carente en los corazones comprometidos en otros puntos del planeta. A Dios se lo debe vivir con el corazón y fuera de las necesidades personales. Cada vez que uno hace algo para Dios, impulsado por una necesidad personal, no está en el corazón de Dios. Para vivir en el corazón de Dios, se deben hacer las cosas que hacemos por amor, solo por amor y en amor. Solo el amor nos hará libres.

-Los servidores se curan en la propia acción de la cura. La propia cura interior que se genera en la adaptación de los individuos al movimiento y fluido de las leyes. La base y principio de la cura se marcan en la base y función de las leyes universales. Es absolutamente imprescindible conocer las leyes universales, cómo se mueven, cómo trabajan, qué las inspira, de dónde nacen, cómo fluyen y cómo se desencadenan. Para realizar la cura en los aspectos internos y externos, es decir para podernos curar, se debe trabajar a favor de las leyes y no transgredirlas todo el tiempo por desconocimiento.

-Para abrirse a la expansión, es necesario destruir las estructuras que han sido construidas. Las claves del conocimiento son la voluntad, el amor y la unidad con el plan evolutivo.

-Eres conciencia, tu espíritu es conciencia. Realmente no eres energía en lo absoluto. Traes energía para servir. La energía que traes ayuda a crear tu cuerpo físico, tu ambiente físico, pero no eres energía, eres conciencia. Al hacer este trabajo evolutivo de conciencia dentro de ti mismo, aprendes a trabajar con algo de la nueva energía que está disponible. Realmente no necesitas hacer algo para nadie más.

-Lo único que verdaderamente les sirve, es enfocarse en los poderes creativos, que ahora están siendo abundantemente estimulados sobre éste mundo. Siempre busquen la voluntad del Padre en todo lo que hacen, piensen y sientan durante todo el día.

-Las palabras convencen, los ejemplos arrastran. Los hombres fuertes vencen todos los obstáculos, los hombres colmados de espíritu los atraviesan como si no existiesen.

-Una persona puede decir: me gustaría hacer mucho más pero no puedo porque tengo familia, trabajo, esto, aquello, etc. Pero no necesitamos estar preocupados por hacer mucho más, sino que tenemos que tener claro cuál es nuestra tarea.

-No debemos distraernos con lo externo, lo material solamente, porque desvitaliza el motivo que hace servir a las almas y los seres internos para que se manifiesten y se desarrollen y esto se vea reflejando en una situación externa. Si tuviéramos esa claridad, no solo tendríamos más energía para servir y trabajar sino que también más oportunidades.

-Lo que ayuda al otro viene de adentro. El otro ni siquiera puede habernos encontrado, puede que nunca hayamos intercambiado palabra alguna y lo estemos ayudando o estimulando de alguna forma internamente. La verdadera ayuda viene de adentro, de nuestro internoy si viene de ahí estaremos en el lugar correcto delante de la persona que corresponda en la situación que corresponda para hacer algo correcto, para ayudar.

-En el servicio impersonal incondicional el paisaje en el cual la tarea se desarrolla es lo menos importante.

-Es hora que todos tomemos conciencia real de lo que sucede y que podamos más conscientes poder trabajar correctamente, ocupar nuestro lugar, asumir nuestra tarea para poder cumplirla y así poder llevar adelante este proceso de transición, intentando de alguna manera con lo que los hermanos mayores nos han enseñado, poder sobrellevar este proceso que vamos a vivir con armonía y con paz.

-Los errores no se niegan, se asumen; la tristeza no se llora, se supera y el amor no se grita, se demuestra. Sé fuerte para q nadie te derrote; sé noble para q nadie te humille; sé humilde para q nadie te ofenda; y sigue siendo tú, para q nadie te olvide. (AndrésGurrea)






Slider by webdesign