-Diferentes factores actúan en el camino del hombre. Todo lo que ocurre alrededor del hombre lo influencia en su vida y evolución.

Mientras cumplimos con nuestra misión, evolucionamos. La evolución es el efecto, de la misión.

Influencia es diferente a la afección. Todos nos influye en diferentes grados de profundidad, en cambio, todo nos afecta de diferente modo, cualidad o manera. Es decir, la afección es la respuesta que tomamos frente a una determinada situación, la cual es interpretada por nuestros sentidos.

Es importante conocerse a uno mismo para poder discernir cuando son factores externos que nos influyen, y cuando es nuestro. Así de esta manera nos resulta más fácil revertir ciertas situaciones. Lo importante es no modificar la conducta y mantener la paz interior, aunque por fuera todo sea aparentemente un caos.

Todo aquel que siembre el bien en cualquiera de sus formas es un enviado de Dios, reconocerlos por sus frutos. Los verdaderos servidores de Dios prefieren morir en el camino que apartarse de este, son ejemplo e inspiración para sus semejantes.

Aquella persona que siembra el bien en la humanidad, trabaja para la luz.

Aun siendo claro ejemplo de la voluntad de Dios, muchos pasan por nuestro caminos como mensajeros, para ayudarnos, guiarnos, volvernos al sendero correcto, pero el hombre en su ignorancia, soberbia, desgano o por temor toma el camino del apego, de lo fácil, de lo mundano.

Todo será juzgado y purificado en el momento previo a la venida del nuevo mundo. «se están preparando los campos para la llegada de los sembradores»

«Dios ayuda a los que se ayudan», quien realmente siente y desea estar en el camino de Dios, en el correcto, para hacer su voluntad, tendrá asistencia de Dios a través de distintos seres sin lugar a dudas. De lo contrario nadie pasara sobre nuestro libre albedrio, salvo que Dios así lo desee.

Cada persona en un grupo, sociedad etc. Es un eslabón necesaria para el buen funcionamiento de la misma. Todos somos necesarios por más pequeño que sea el aporte (en apariencia).

Hay muchas formas de aportar y de ayudar, ya sea con alguna solución en el momento, dinero, tiempo, presencia y otros con callar en el momento indicado.

Todo lo que hacemos genera algo grande o pequeño a nuestro alrededor y en nuestra vida de lo cual tarde o temprano tendremos que dar cuentas para que se establezca la comunión entre los seres, debe existir un punto de unión entre ellos.

En la tierra, a diferencia de otros planetas, existe la integración de diferentes energías la cual debe recepcionarse, asimilarse, transmutarse y redireccionarse.

Cuando uno pone primero a Dios, el universo conspira a favor nuestro.

Cuando nuestra mente este serena podemos percibir y escuchar con más claridad a los seres que se encuentran a nuestro alrededor (asistiéndonos, guiándonos) y a nuestro Cristo interior, callando principalmente al ego.

-Nos manifestamos en 7 planos diferentes. Si bien todos evolucionan a la par, cada uno debe aprender cosas diferentes. Ya que no lo que le falta a uno aprender a uno en un plano de existencia, en otro plano uno ya lo aprendió. Entre esos planos hay intercambio de energía. En cada plano hay diferentes energías, juntos se complementan para la evolución del plan.

Cuando uno se equivoca, o pasa por cierto aprendizaje, luego puede comprender a otros que pasan por lo mismo, y no lo pasamos, aprendamos del error ajeno.

El valor es el punto de referencia que guía nuestras vidas.

Cada acto que una persona realiza tiene consecuencias no solo en esta dimensión física en la que vive.

El sufrimiento es una forma de aprendizaje. A veces para ganar, hay que perder, por eso es importante valorar lo que uno tiene, sentirse agradecido y bendecido por el hecho de no tener que pasar por experiencias traumáticas, o dolorosas, que le toca vivir a otros hermanos.

Recordar quienes fuimos, quienes somos. Hay un momento en nuestras vidas en el que nos sentimos «nosotros», felices de quienes somos. A lo largo de la vida este sentimiento va disminuyendo por influencia del entorno o por errores cometidos, y creemos que ya no volveremos mas a vivir ese estado o lo creemos lejano. Pero estamos equivocados, si podemos, porque Dios es perfección y esta dentro de nosotros esperando que eliminemos esas capas de cristalizaciones y así volver a ser eso que éramos, la perfección en manifestación. Quizás parezca difícil para nuestra mente humana, pero se puede, porque eso es lo que realmente somos.

Erradamente creemos que somos quienes hacen favores a los Maestros o a Dios, y eso no es así, ellos cumplirán su función y su misión con o sin nosotros.

Cuando uno hace todo en función de los demás, de sus necesidades, compartiendo todo lo que uno es y tiene, aprende y evoluciona a cada instante.

Es importantísimo cambiar nuestra visión de las cosas, dejar de ver de manera lineal por la universal, dejar de oír con los oídos por hacerlo con el corazón, dominar la mente, medir las palabras. Recordar que lo que hacemos a cada paso es para y en nombre de Dios y no para o por nosotros mismos.

Curar heridas del pasado, resolver situaciones inconclusas, eliminar sentimientos negativos. Buscar la paz interior, aquí y ahora, para sentir cada dia queso alguien parte de este plano, nada quedara pendiente.

«SI ESTOY DISPUESTO, EL UNIVERSO CONSPIRA PARA QUE YO ESTE DISPONIBLE»-

-Debemos cambiar la manera de responder frente a las situaciones. El reconocimiento de un cambio es lo que constituye la motivación para ir a ese cambio.

Mientras el hombre se entretiene con el exterior, con lo que el otro tiene por ejemplo, las energías involutivas les roban la energía divina. Debemos ser observadores y no involucrarnos con lo que sucede. Debemos estar receptivos y preparados para ver la voluntad de Dios.

El desapego no es una conquista humana, es una condición natural del Ser Humano.






Slider by webdesign