-La unión con la fuente única de vida, sin planes ni expectativas, dejarse tocar por su impulso y su equilibrio, es un verdadero servicio.

-La base para esto es la neutralidad, la no reacción. Para el fortalecimiento en este propósito, pueden presentarse muchas pruebas que llevan al individuo a posicionarse en un punto neutro, aquel que lo ayudaran a estar más próximo a la fuente única.

-La humanidad debe comenzar el proceso de cura cósmica, pero no esperen que las cosas cambien en la tierra si cada uno de nosotros no cambia. Debemos tener siempre presente la humildad y nunca sentirnos suficientemente humildes porque nunca lo somos, esta raza humana no es humilde pero tiene que tener esto presente porque es la cura que necesitamos.

-La transformación del ser no se da de repente, dentro de las cosas negativas hay algo que puede ser salvado. Las imperfecciones pueden contener semillas de bien que pueden ser rescatadas y transformarse en bienes futuros.

-Muchas veces en las otras personas vemos el reflejo de nuestras semillas. Ya que el otro recibe algo nuestro que ayuda a su transformación. Debemos aprender a distinguir los puntos validos del conjunto de fuerzas que tenemos que transcender.

-A medida que crece nuestro desapego del mundo nuestra disponibilidad a servir también crece ya que solo podemos servir al mundo cuando nos desapegamos de él. Ese desapego no significa dejar todo en el camino del servicio, sino que significa que es hora que sirvamos como debemos servir.

-Un momento de oscuridad es un gran momento de aprendizaje. Todos tienen derecho a rehabilitase, porque todos tienen derecho a equivocarse y aprender. El sufrimiento queda grabado y da lugar a nunca más volver a cometer las mismas equivocaciones. Ser impecables con las palabras, pensamientos y sentimientos. Recordar que lo que sale por la boca, la mente y el corazón, es lo que uno es en esencia

-Si no existe el respeto, es porque no hay amor, y si no hay amor no se puede amar a otros. La autenticidad y veracidad muestra a los demás como realmente somos. Solo se ve bien con el corazón. Solo se identifica correctamente con la intuición. Solo se entiende bien con el respeto a las razones.

-Solo se juzga bien con la comprensión de los motivos. Solo se dialoga adecuadamente con la tolerancia a las diversas opiniones. Pero, por encima de todo, solo se enseña bien con el ejemplo.

-Aquellos que se enorgullecen de no equivocarse, y son crueles con las personas que lo hacen, en realidad están estancados en el proceso evolutivo y no se animan a aprender. Esto no significa ir por la vida cometiendo errores deliberadamente, solo significa tener cuidado cuando uno se hace juez implacable de los demás, porque esa misma energía será sentida cuando retorne con los errores propios.

-Debemos mantenernos lo más silenciosos posible, para conectarnos con nosotros mismos y para crear ese flujo necesario para la cura planetaria. La austeridad en el cuerpo físico, es salud. Debemos comer y dormir lo necesario, sin abusar, ni omitir.

-La austeridad en las emociones se convierte en paz y equilibrio. La austeridad en la mente, nos trae claridad y serenidad. La austeridad de la personalidad y del temperamento, permite la manifestación de la jerarquía

-Seamos simples en nuestra conducta delante de todo. Las personalidades exuberantes que siempre están haciéndose notar, se separan de Dios y de los maestros. Por eso, neutralicemos los excesos, el gusto por los reconocimientos y las gratificaciones diversas. El deseo de la aceptación y del protagonismo, promueve la escasez del contacto interior.






Slider by webdesign