-Seamos también austeros en los bienes que el padre nos da para el cumplimiento de la tarea. Según la ley, si nosotros tenemos más de lo que necesitamos, estamos generando la falta en otro hermano, en algún otro punto del universo.

-La abundancia, no es tenerlo todo ni tener de sobra; es el flujo continuo y permanente que desciende del universo y está en armonía con la voluntad divina. Amando a Dios por sobre todas las cosas

-Es un proceso de nuestra conciencia tridimensional lo que nos hace creer y sentir que hay algunas cosas que están separadas. Debemos unirnos en el consenso y olvidar lo que nos separa.

-Tenemos que permanecer abiertos y no podemos caer en el error de creer que lo que nosotros hacemos es lo único cierto. El padre tiene muchos caminos para sus hijos y debemos abrir nuestra mente y nuestro corazón para discernir que hay muchos servidores

-Nosotros tenemos 7 vehículos, 3 superiores que son: el vehículo electrónico, causal y metal superior y 4 inferiores llamados: etérico, emocional, mental inferior y físico. El cuidado de nuestro vehículo físico depende del cuidado de nuestra mente. Cuando nuestro vehículo etérico se llena de energía mal calificada, comienza a reflejarse en el vehículo físico a través de enfermedades. Este vehículo físico es el más influenciado por el mental inferior.

Cuando uno limpia se limpia de los pensamientos mal calificados y de las emociones (pasión, envidia, celos, gula, egoísmo, etc) se activa la mente cristica, que ocasiona la intervención del vehículo mental superior. Necesitamos seguir la claridad de la luz para eliminar pensamientos mal calificados. Buscar lo esencial para ver el todo y ahorrar energía.

Tenemos 8 chakras que se encuentran entra la 4ta y 3ra dimensión, son vórtices energéticos por donde fluye la energía del vehículo etérico hacia el físico para energetizarlo. Estos chakras regulan ciertas glándulas de nuestro organismo.

Nosotros al ser seres multidimensionales actuamos en varios planos donde en cada vehículo realiza una misión en particular. Están previstas todas las posibles acciones a realizar en cada universo, pero el padre nos coloca por amor en la situación actual porque es el mejor lugar del universo donde podríamos estar. Reconocer esta realidad con gratitud es fluir con el resto del universo y colocarse en actitud humilde bajo su propia voluntad.






Slider by webdesign