Revelaciones Sobre La Antártida – 1ra Parte

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-Descargue el Audio de esta Lectura 

En este momento que estamos viviendo, la gran transición, donde nuestra humanidad va a dejar este estado que tenemos hoy y va a dar un gran paso en su proceso evolutivo, con el apoyo de todos nosotros que vamos a tener que tomar muchas decisiones. Vamos a tener que definir en qué lugar de ese paso evolutivo nos vamos a colocar, qué es lo que vamos a hacer y donde vamos a querer llegar.

Para tomar algunas decisiones existenciales, es absolutamente imprescindible contar con información clara, fiel, que nos sirva para tomar esas decisiones tan importantes. Es así que las Jerarquías que conocemos como los Hermanos Mayores, las Jerarquías cósmicas e intraterrenas, han estado a lo largo de la humanidad intentando asistirnos en el proceso de ese desembalse de información que tanto necesitamos. Es así que tanto las Jerarquías Cósmicas como las intraterrenas, trabajan junto a nosotros cuando nosotros se lo permitimos, para intentar lentamente ir dándonos esa parte de nuestra historia que necesitamos conocer, que es nuestra, que ellos guardan con mucho amor y paciencia, para que nosotros estemos prontos para recibirla.

En este tiempo, esa transición que estamos viviendo, esa purificación, nos va a traer momentos muy intensos, los cuales esta civilización no conoce aun, porque nunca ha vivido una instancia como esta. Por esto las Jerarquías están intentando asistirnos lo mejor posible, para que podamos sobrellevar las pruebas que vamos a vivir.

En este momento, nuestra civilización, dentro de ella existe una ignorancia importante con respecto a algunos temas. Esta ignorancia, que la mayor parte de la población planetaria tiene, en este momento, es una ignorancia un poco peligrosa, porque nos deja afuera de un contexto universal que es imprescindible que nosotros conozcamos para tomar esas decisiones de forma apropiada.

Nosotros no tenemos una idea cierta de cuál es la energía cósmica, la información cósmica y el papel, la función cósmica que nosotros como humanidad desarrollamos. Por lo tanto, es importante que estemos al tanto de toda esa información. Tenemos que aprender a crear ese vínculo con lo divino interna y externamente. Es un contacto único y para eso estamos estudiando, practicando todas estas cosas, pero básicamente, tenemos que saber, está escrito y resguardado en los inicios de nuestra civilización.

– ¿Cómo nos asisten nuestros hermanos mayores en este momento?

Establecen un contacto con nosotros pleno y verdadero, que nos permite recibir de parte de ellos, esa información que está disponible para todos aquellos, que con mente abierta y cumpliendo ciertas pautas que ellos marcan, puedan ser puentes entre ellos y la humanidad. Así se forman, lo que se denominan los grupos de contacto, que es un conjunto de seres que no tiene nada que ganar, nada que perder con el contacto, que se han desvinculado en algunos aspectos de sí mismos, de las energías de la competencia con otros seres, que viven una preparación muy intensa, tanto física, mental y espiritual. Han asumido la ley monástica, como forma de preservar sus energías y ofertarlas al proceso de desembalse de información, para intentar y lograr que ninguna energía planetaria, pueda intervenir en ese proceso de contacto, para que sea fiel. Seres que no les importa ocupar el último lugar y ser anónimos, si la tarea así lo requiere. Esos grupos de contacto, establecen un diálogo con las Jerarquías y a través de ese diálogo las Jerarquías comienzan a desembalsar información.

Siempre ha sucedido, a lo largo de toda la historia, que un grupo pequeño de seres, se anima a experimentar los cambios que este planeta y esta civilización debe vivir. Y esos cambios los viven en nombre de todos. Mientras una gran parte de la población está inmersa en la vida común y muchas veces dormida, hay grupos de seres que se animan a vivir instancias distintas, sin temores, sin prejuicios, con la mente abierta y han podido contactar con las Jerarquías para transmitir, luego a la humanidad, algunas enseñanzas. Su experiencia es la experiencia de todos porque en nombre de toda la humanidad viven esa experiencia. No es a título personal, nada pueden hacer con un conocimiento que solamente es efectivo cuando se comparte con todos. Estos seres, forman grupos de trabajo y ofertan sus canales, para que las Jerarquías puedan transmitir a todos, la información que todos necesitamos. Así surge esta información, a través de un grupo de contacto, personas comunes, solo que han optado por trabajar sin condiciones para el plan evolutivo, por amor a la humanidad pero fundamentalmente por amor a Dios.

El grupo de contacto, comienza en todo el planeta, se extiende en Figueira, en Aurora, como en otros retiros, tomando fuerza y consistencia y solidez con la unión de informaciones, complementado con la información de los Hermanos Mayores.

Hay muchos grupos en el mundo que canalizan información, sabiamente la Jerarquía deposita una parte en cada lugar, porque es nuestra prueba como seres humanos y como difusores del proceso del plan, unirnos en el trabajo y manifestar la información hacia la humanidad como corresponde, sin que ninguno se crea dueño de alguna parte de la verdad. Este ejemplo se vive aquí con la difusión de esta información, que ha abierto para todos nosotros una etapa nueva. Una etapa que se consolida con los cambios que todos vamos a vivir. Están cimentados en la instrucción que estamos recibiendo todos, porque todos estamos siendo partícipes de este proceso de cambio y que viene directamente de nuestros mayores que hoy más que nunca nos están acompañando, nos están apoyando y nos están asistiendo porque, de una vez y para siempre, hemos depuesto, hemos dejado de lado nuestras verdades personales y hemos unido lo que siempre debió estar unido y lo que Dios mediante, va a recibir a más seres con más información de otros lugares del planeta para que todos dispongamos de lo que necesitamos para tomar, nuestras definiciones.

– ¿Cómo comienza a manifestarse esta información sobre la Antártida?

Hace algún tiempo, hace algunos años se nos mencionó que parte de nuestra tarea era desembalsar información que tiene que ver con la Antártida y con la Lemuria y así comenzamos a trabajar.

– ¿Para qué y por qué, las Jerarquías nos manifiestan la necesidad que nosotros recuperemos esa información tan antigua?

Allí están las claves de nuestra supervivencia hoy, nuestra supervivencia como raza y la supervivencia de nuestro planeta. Los lemurianos alcanzaron altos grados de desarrollo, en algunos aspectos, y es vital que nosotros podamos ir recuperando esos conocimientos, trayéndolos al hoy para poder ponerlos en práctica, porque lo vamos a necesitar y vamos a aprender de todas aquellas cosas que como humanidad, en algún momento no se hicieron bien, para que no las volvamos a repetir.

Mucha de la información que se ha recibido hasta ahora ha sido mal interpretada o tergiversada porque nosotros los seres humanos tenemos algunas particularidades, que escuchamos lo que queremos escuchar e interpretamos de lo que nos dicen, lo que nos parece mejor. A lo largo de la historia, se han recibido muchas informaciones, que no necesariamente son precisas y a estas instancias, con las Jerarquías buscan aclarar y ordenar esa información para que sea claro y transparente para todos. Así es como nace este proceso de desembalse de información, basada en el amor al plan, en el amor a Dios y a esta humanidad y en una unión sincera de trabajo, que en este momento los miembros de Aurora y de Mirnajad, como de todos los retiros en la Tierra, en superficie, están llevando adelante.

– ¿Cómo surge la Antártida tan blanca, tan helado y tan misteriosa? ¿Desde cuándo los fenómenos climatológicos que se manifiestan en la región, desde cuando se llevan adelante y por qué? ¿Qué guarda la Antártida bajo el hielo? ¿Qué debemos aprender de eso que se oculta allí, y hasta cuándo va a estar oculto?

En la Antártida existe un gran cristal, un cristal que las Jerarquías consideran como una joya preciosa, para este planeta y para la humanidad. Es un cristal que físicamente sostiene al planeta en este momento. Se manifiesta casi materialmente y es un cristal, que mide más o menos unos 20 mts por 12 mts de altura. Es un cristal piramidal blanco y que está en el retiro de Cayona.

Cayona es el nombre del retiro de la Antártida, un retiro intraterreno donde las Jerarquías establecen sus bases de operaciones y el cristal se encuentra en una de las bases, donde se encuentra también el retiro que se llama Cayona. Allí se encuentra este cristal, un cristal que fue organizado y construido por las 32 civilizaciones más evolucionadas de la galaxia. Nuestros hermanos mayores construyeron ese cristal. Cada uno aportó algo al cristal, algunos desde el punto de vista material y otros desde el punto de vista energético.

La mitad del cristal proviene de la nebulosa de Orión, de nuestros hermanos los oriones. Ellos imprimieron dentro del cristal una información que tiene que ver con las experiencias de la nave laboratorio y los inicios de la humanidad, porque el cristal también es un archivo de datos, es un registro, como un gran disco duro que guarda mucha información. Otra parte del cristal fue implantada por nuestros hermanos Los Apunianos y en ella se resguarda una información militar, que tiene que ver con el cosmos, que apunta su información al proceso de la redención, de la rebelión que ocurrió en el cosmos, con un proceso de disidencia muy importante. Y la otra parte del cristal, corresponde a una información que fue ingresada por las Jerarquías que gobiernan este universo local, que representan a cada una de las galaxias que comprenden este universo local, Jerarquías de muy alta evolución que se conocen como Los Mentores Siderales, que son los que organizan los procesos de evolución en los universos materiales, como los nuestros. Esos seres depositaron allí la información sobre la reestructura de nuestro planeta, de cómo va a ser nuestro planeta en la próxima etapa, o en la próxima humanidad.

– ¿Cuáles son las intenciones básicas de que se halla construido este cristal?

La primera intención es darle estabilidad al planeta. Es muy importante que sepamos que nosotros no sostenemos al planeta, si no a esta altura ya no tendríamos donde poner los pies. En realidad es sostenido por la Confederación de Mundos Evolucionada de esta galaxia, en unión al Consejo de los 9 de Andrómeda, que son los mayores que rigen este universo local y que fueron los que diseñaron nuestro proyecto genético.

Para que el polo Sur pueda mantener su vibración y se pueda mantener relativamente estable, ellos construyeron este cristal que tiene un gemelo, un igual en el Ártico, pero que es solamente energético y solamente cumple la función de ser la polaridad del cristal de la Antártida. No tiene ninguna otra función y tampoco guarda información y está desarrollado únicamente a nivel etérico, o sea que el cristal que sostiene verdaderamente a nuestro planeta está en la Antártida.

Cuando en la era Mesozoica las capas tectónicas de nuestro planeta comenzaron a movilizarse, las Jerarquías sintieron que era imprescindible construir este cristal para mantener cierta estabilidad. En esa época la masa continental que nosotros conocemos como América del Sur, África, Australia y Antártida, eran una sola con la masa continental. Luego de algunos eventos, estas masas se separaron y de no haber habido la intervención de las Jerarquías probablemente la humanidad no hubiese sobrevivido. La realidad es que la presencia de los Hermanos Mayores es mucho más amplia de lo que cualquiera de nosotros puede llegar a imaginar.

La segunda necesidad para crear el cristal era para que guardara toda la información que necesitábamos desarrollar. Una información crea dentro de un planeta y una civilización una conciencia planetaria, que tiene que estar disponible para que la civilización funcione y de pasos evolutivos, esa es la necesidad de guardar la información. Por ejemplo, una computadora, si no tuviéramos disco duro que nos guardara información, de poco nos serviría, porque es en base a esa información que podemos realizar los trabajos que realizamos en ella. De la misma forma, ese cristal guarda toda la información que tiene que ver con nuestra verdadera historia y necesita estar disponible para que esa conciencia planetaria se sostenga y pueda seguir dando pasos en su evolución. Cada una de esas partes de ese cristal que fue aportado por las Jerarquías, es resguardado por una Jerarquía que viene desde el origen, los oriones, los apunianos, los embajadores de los 9 de Andrómeda, van cada tanto a la Antártida, están un tiempo y hacen un monitoreo del cristal y un mantenimiento del cristal. Estas visitas son permanentes en las bases de la Antártida. Ese cristal en este momento tiene una función energética y una función de sostener esa información de la conciencia planetaria, pero en el final de los tiempos cuando se unan el real tiempo del universo con el tiempo alternativo y se vivan los procesos de purificación importantes, lo que se conoce como la Gran Tribulación, ese cristal va a sostener el planeta y va a transmutar el mayor movimiento del planeta y de toda la civilización y se va a materializar.

Es muy importante lo que guarda la Antártida, ya que de ello depende que nosotros podamos vivir estos procesos de transición con mayor estabilidad y depende también que nuestros Hermanos Mayores permanezcan siempre dispuestos y disponibles a mantener tanto el cristal, como otras herramientas, como los discos solares, permanentemente en actividad para que nosotros podamos disponer de las mayores garantías para poder sobrellevar este proceso de transición.

Los Hermanos Mayores esperan que ese cristal se comporte como una puerta dimensional, una puerta que permita el acceso más fluido hacia el retiro de Cayona, hacia el ingreso de lo que fue la Lemuria, y ellos han manifestado que en el futuro, esa puerta dimensional va a ser vista por todos, como una gran Cúpula azul de energía que todos en este mundo podrán ver, luego del cambio.

¿Cómo comienza este proceso de la Lemuria? ¿Cuáles fueron los acontecimientos que se desarrollaron para que esa nueva raza pudiera emerger?

Cuando nuestro planeta, hace mucho tiempo, estaba en pleno proceso de transformación, en sus inicios, llegaron a nuestro planeta, lo que se conoce como “Naves Laboratorio” que venían desde la Confederación de mundos evolucionados de la galaxia, que traían un proyecto genético para poner en marcha, que tenía algunas funciones que cumplir, desde el punto de vista universal, que teníamos que vivir una escuela para aprender sobre el amor y sobre ese aprendizaje, a través de nuestra experiencia que todo el resto del universo también pudiera aprender.

Fueron dos, las naves laboratorio que llegaron a nuestro planeta y en esa masa continental que en ese momento era una sola, descendieron y se asentaron en lo que hoy es el Sur de África y allí comenzaron a trabajar. Comenzaron con 25 parejas de proto-homínidos, 25 seres femeninos y 25 seres masculinos, a los que se les hicieron algunos procedimientos y comenzaron su proceso evolutivo. Esas parejas, a los que se denominan Adanes y Evas, comenzaron su proceso de desarrollo dentro de las naves laboratorio. Ese proyecto fue intervenido por la oposición que siempre está atenta a tratar de que los seres no den pasos que tienen que ver con el amor, pero es parte de toda esta historia. Parte de esas parejas, de esas duplas, consumieron de algunas sustancias que no debían consumir, sustancias alucinógenas, por lo que se tomó la determinación de que 11 de esas parejas fueran excluidas del proyecto inicialmente de la nave laboratorio. Las otras 14 parejas permanecieron entre 5 y 8 generaciones, para nosotros, tomando en cuenta que las coordenadas de tiempo en ese momento eran un poco diferentes a lo que hoy conocemos como nuestro tiempo cronológico, por esto no debemos guardar los mismos parámetros y los mismos esquemas que conocemos hoy.

En ese proceso de la nave laboratorio, esas 14 parejas que quedaron recibiendo la instrucción de los mayores, formaron una pequeña comunidad que cuando salió del planeta para desarrollar su proceso evolutivo, contaba con más o menos unas 50 personas. Imaginemos que una de las pautas de acción que se respetaba desde el comienzo era el control de la natalidad, no se tenía descendencia sin control, porque había una pauta precisa.

Esa pequeña comunidad sale al planeta a comenzar su ciclo evolutivo, y recordemos que esa comunidad fue dirigida por el Adán de la pareja N° 11 que fue a quien en su última encarnación, conocimos como Jesús de Nazaret, a quien conocemos hoy como Cristo Sananda, que fue una Adán originario de este planeta y que desde el comienzo del proyecto, mostró que el proyecto en realidad era posible. Fue uno de los mayores exponentes de este proceso genético.

Aquel grupo de seres que se mantuvo fiel a los procesos de la Confederación, que no transgredió las normas de la nave laboratorio, fue invitado por las Jerarquías e instruido para comenzar un proceso de contacto. Desde la nave laboratorio se los había empezado a organizar para que pudieran desplegar algunas capacidades que tenían, que en realidad todos los seres humanos tenemos, solo que las tenemos dormidas, para poderse establecer ese proceso de contacto y permitir que esa pequeña comunidad, tuviera algunas pautas de trabajo, que pudieran desarrollar una civilización que pudiera dar expresión a ese proyecto genético que se había diseñado. Es así que las Jerarquías comienzan esa instrucción y comienzan los procesos de desembalse de información. Ellos les sugirieron a esa pequeña comunidad que se estableciera en un lugar específico del planeta donde (si tenemos un poco de imaginación), tanto el Sur argentino como el africano, que en ese momento eran una sola masa continental donde había una base extraterrestre dentro, en los aspectos suprafísicos y que se le sugirió que asentaran esa comunidad, sobre la base en la superficie, para poderlos irradiar y para poder acompañar el proceso de contacto. Esa base es lo que hoy conocemos como el centro planetario de Iberá, que fue donde originariamente se asentó la primera comunidad de los lemurianos.

Así fue como se eligió por parte de las Jerarquías a ese Adán N° 11 para instruirlo en el proceso del contacto. Sananda fue el contactado más grande de toda nuestra historia, y una de las instrucciones primeras que recibieron, a través de ese Adán, fue el contacto verdadero con el Supremo, con el Creador, instrucción, enseñanza que Sananda desarrolló a través de toda su historia y que encontró su punto culminante cuando fue Jesús y tenía ese contacto único con el Creador. Así empezaron a organizar las primeras experiencias y a través de esas primeras experiencias, las Jerarquías organizaron lo que se conoce como un sendra. Un sendra es una puerta dimensional que se genera a través de un corte de tiempo y espacio que la energía lumínica que se desciende desde las naves, crea sobre la superficie y esa puerta dimensional, permite vivir una serie de experiencias que pueden ser espirituales, mentales o físicas y pueden ser para un grupo de personas o para una sola persona.

En ese momento lo que vivió ese Adán fue un Sendra de teletransportación, o sea que lo transportaron de un lugar del planeta hacia otro, en una experiencia absolutamente física para que él pudiera comprender el alcance del proceso que tenía por delante. Para esa experiencia las Jerarquías trasladaron a este Adán, a lo que nosotros conocemos hoy como el Desierto del Goby, en la Mongolia, en la China, donde desde ese momento, las Jerarquías habían organizado una base extraterrestre que aún hoy cumple sus funciones, una base que permitía el ingreso de naves mayores y el traslado de Jerarquías de alta evolución.

Las Jerarquías indicaron al Adán N°11 dónde se tenía que establecer y le indicaron que el nombre de esa nueva civilización iba a ser Lemuria, que significa, La Nueva Tierra. A través del proceso del contacto, las Jerarquías le pactaron a esa nueva comunidad una serie de principios a través de los cuales, esa comunidad se tenía que regir.

Los seres de esta comunidad, eran seres primitivos, recién iniciados en el proceso de la evolución pero con algunas cualidades que hoy ya no tenemos, seres de espíritu limpio, sin mucha información guardada de encarnaciones anteriores, casi vírgenes en la evolución y ávidos de aprender. Las pautas que fueron marcadas por las Jerarquías, fueron con la intención desde el principio, para poder organizar espiritualmente a nuestra raza. Así fue que se les dieron 7 principios:

  • 1º Principio: La unidad en el trabajo y en la espiritualidad. El concepto de unidad se estableció desde el principio.
  • 2º Principio: La humildad hacia los reinos y sobre ellos. Los lemures tenían un contacto muy importante con todos los reinos de la naturaleza. Pertenecían al mismo hábitat, no había separación entre ellos, no se sentían superiores aunque tenían un grado de inteligencia diferenciada.
  • 3º Principio: La no competencia.
  • 4º Principio: El amor a la vitalidad del templo físico y del resto de sus energías.
  • 5º Principio: El equilibrio de las energías.
  • 6º Principio: La alabanza al Creador.
  • 7º Principio: La compasión por los hermanos

Las Jerarquías sugirieron que se organizaran en 4 grupos y que éstos se ubicaran en los 4 puntos cardinales, esto tenía varias funciones.

Primero, las 4 comunidades podían materializar cosas que necesitaran los demás y así poder asistirse y complementarse entre sí, trabajando en los 4 puntos cardinales, sosteniendo energéticamente y armonizando el proceso planetario, estando en 4 puntos estratégicos, uniéndose para procrear de una forma más organizada y transparente. En ese tiempo el planeta vivía sus propias transformaciones físicas, era una necesidad mantenerlo organizado y armonizado, a través de un equilibrio que era fundamental. La cruz cósmica, la cruz de lados iguales, siempre ha sido la representante, de alguna forma del planeta, porque así se manifiesta la organización de la raza lemuriana desde sus orígenes, el equilibrio cósmico y el equilibrio planetario.

Cada comunidad tenía un líder, que la primera vez lo sugirió la Confederación ya que nadie podía ver los seres más aptos para poder gobernar cada comunidad. Estos 4 miembros formaban un grupo de contacto con las Jerarquías y recibían las pautas de trabajo que después desarrollaban en sus comunidades. Estos líderes tenían la tarea de formar a lo que se conoce como los instructores, que luego iban a ejecutar todas las resoluciones a nivel de la comunidad, o sea que tenían un miembro que canalizaba la información a través de las Jerarquías e instructores que organizaban el proceso de la comunidad. Casi todos esos líderes e instructores hoy forman parte de las Jerarquías intraterrenas.

En el proceso inicial, los primeros líderes, los primeros lemurianos, vivieron más o menos unos 250 años, ya que tenían un proceso de vida muy diferente a la nuestra. Y en la época culminante de ese proceso inicial de la Lemuria, que llevó más o menos entre 2500 y 3000 años, los seres llegaron a vivir hasta 700 años y en cada generación se sumaban más o menos unas 300 personas, o sea que llegado un momento hay un grupo de miles de personas que forman parte de ese proceso de la Lemuria.

El proceso de la Lemuria con las pautas de trabajo, llegó un momento que desarrolló un importante grado de amor, y lenta y naturalmente ingresaron a la 4ta dimensión de conciencia, a lo que conocemos como el real tiempo del universo y se empezaron a dar cuenta de esto. Es así como surge la necesidad de crear una herramienta que les proporcionara un acceso más directo hacia esa coordenada de tiempo, hacia el real tiempo del universo. Ellos tenían una condición espiritual, por lo que su contacto era muy fiel y accedían a otros planos de conciencia donde podían extraer información y fue a través de esos proceso de contacto y algunas visiones y confirmaciones, que comprendieron que a través de la construcción de un disco de metal, unido a un proceso de sonido, se podía abrir una gran puerta dimensional. Es así que se organizan para construir lo que conocemos como El Disco Solar.

Los lemures ya sabían que habían alcanzado una situación diferente, a la que inicialmente tenían y que estaban en un contacto más directo con las Jerarquías Universales y fue a través de la construcción de ese disco que comenzaron a tener mejores accesos al real tiempo del universo. Comenzaron a extraer del planeta algunas riquezas, como minerales, oro, cesio, cloruro y magnesio y a través de la unión de algunos metales, formaron lo que se denominó el Disco Solar.

El disco solar era un gran disco de unos 15 metros de radio, que tenía un orificio en el centro. A este disco ellos lo trabajaban a través del sonido, y la aleación de esos metales permitía que el disco guardara información, que se convirtiera en un banco de datos. Gran parte de la información que los lemurianos comenzaron a manejar a través del contacto con esa gran puerta dimensional, fue la información sobre la cura, que fue una de las mayores canalizaciones que hicieron los lemurianos.

Inicialmente, aprendieron el manejo de las energías cósmicas y planetarias. No utilizaban hierbas, ni preparados, solamente trabajaban a través del manejo energético. Lo que sí utilizaban, era el contacto con las energías de los elementos de la naturaleza, como el metal, el aire, el agua, la tierra y el fuego. No se manejaban en sí, el elemento desde el punto de vista material, sino que se contactaban con la energía de ese elemento a través de la contemplación. Eso significa que los curadores lemurianos eran Sacerdotes Contemplativos y era a través de esa práctica de la contemplación, que ellos podían acceder a canalizar la energía de cada elemento y así poder trabajar con aquellos seres que necesitaban de la cura.

Para trabajar con el metal, acostaban al paciente sobre una placa de plata, porque la energía plata, era una elemento que realizaba un intercambio, en grandes masas de moléculas y podía llegar a programar y desprogramar cualquier órgano o parte del cuerpo. Entonces ellos utilizaban mucho el proceso de la energía plata. Otra de las cosas que habían recibido de la Confederación era colocar sobre el paciente, sobre el entrecejo, sobre el cardíaco y el centro sexual, una gota de sangre del paciente, porque consideraban que la sangre era un transmisor de reconversión celular. Esta era una forma también de que el paciente sintiera físicamente el proceso de la cura, sintiendo que algo físico se involucraba con este proceso. Significaba también el intercambio de estar en un estado, antes de ingresar en proceso de cura y salir en otro estado después de éste. Esa sangre era absorbida por la piel y con esa absorción, se absorbía también toda la información que la energía había depositado en esas tres gotas de sangre. En esas camas de plata, ellos colocaban en el borde, magnesio en pequeñas cantidades, porque ese magnesio provocaba una limpieza del cuerpo etérico y también usaban lo que conocemos como el azufre, que purificaba el pensamiento.

El agua era utilizada como elemento para la hidratación y purificación del cuerpo emocional. A través de su utilización, consideraban que el agua resguardaba aquellos aspectos emocionales que eran positivos y limpiaba los residuos astrales que no eran positivos para el ser. También bebían el agua que ellos irradiaban con símbolos, símbolos que han llegado hasta nosotros en esta época, que impregnaban esa agua con cierta información y que provocaba la reprogramación de todas las moléculas, de todos los cuerpos.

La tierra era utilizada como elemento de electrificación e irradiación del cuerpo mental y del alma. Ellos consideraban que la tierra desintoxicaba el cuerpo mental y que el trabajo con la energía de la tierra, desobstruía las neuronas. Hay un residuo energético que se deposita en las neuronas, que se convierte, luego en un elemento químico, muy perjudicial y que trae muchas enfermedades para esta humanidad y ellos simplemente lo resolvían cuando el curador tomaba contacto con la energía y la información de la tierra y la trasladaba al paciente. Eso desintoxicaba todo el proceso neuronal, en cuanto al proceso del alma colaboraba, en el paso evolutivo, la energía de la tierra podía colaborar en dejar una etapa y poder comenzar otra en el proceso de la evolución. Por esto hay tantas terapias que indican que trabajemos con la tierra, porque hay como un conocimiento guardado y oculto de que sabemos que la tierra nos limpia, nos desintoxica.

El fuego para el lemur, era un símbolo de espiritualidad. El lemur utilizaba mucho la técnica de la contemplación del fuego, porque consideraba que el fuego, la llama del fuego, eran sus procesos interiores y a medida que la llama se manifestaba, manifestaba también sus estados internos. Y a medida que la llama se modificaba en color, él sentía que sus procesos interiores también se iban modificando.

El contacto con la esencia de los elementos era algo que el lemur manejaba con mucha fluidez. Al contemplar el fuego, podemos encontrar paz, serenidad, un espacio para pensar y reflexionar interiormente, es una información antigua como el planeta.

El lemur también organizaba el prender su propio fuego y a medida que iba construyendo su fuego, sentía que iba construyendo su proceso interior. Cuando estaban perturbados por algo, se ponían a contemplar el fuego y así se podían organizar nuevamente.

El Aire servía para desintoxicar el pensamiento. Ellos lo utilizaban para trabajar sus aspectos esenciales, como la respiración, y en ese espacio que existe entre inspirar y expirar, extraían del aire la información y trabajaban sus planos esenciales. Mucho más aquí en la historia, los chinos son los que han canalizado algunos aspectos con respecto a la respiración más importante. Ellos trabajan la inspiración, sostener la espiración y expirar y en ese momento en que sostiene la respiración, trabajan interiormente. Es una técnica que transforma nuestros procesos interiores. Si respiráramos lenta y profundamente durante 15 o 20 minutos por día a una misma frecuencia, con un mismo paso, en tres o cuatro meses no nos reconoceríamos, pero debemos tener la paciencia de practicar constantemente.

Los lemures también trabajaban con los cristales y tenían cuarzos de muchos tamaños ya que los cuarzos son elementos que guardan gran cantidad de información y a través del tiempo, son el banco de datos más fiel, porque perdura en el tiempo, son muy estables. Los lemurianos trabajaban mucho con ellos, tenían camas de cristal, donde los pacientes se acostaban, eran rodeados por diferentes cristales, de diferentes tipos y colores y el lemur entraba en contemplación y a través de ella entraba en contacto con la esencia de la energía del cristal y a través de ese contacto con la esencia, transmitía al paciente aquella energía que necesitaba para hacer sus cambios estructurales.

– Principios fundamentales para la cura

La fe del paciente; el sueño del paciente, porque el paciente cuando se acostaba, era tan vital el proceso de fe que él se despreocupaba por completo de su proceso personal y confiaba totalmente en lo que se le iba a hacer, por esto entraba en un sueño profundo y a través de ese sueño también, el proceso de la cura se podía desarrollar con mucho más fluidez.

Lo más importante es que esta técnica, esta terapia, activaba y desarrollaba mucho los procesos telepáticos de los curadores, no solo el proceso de la contemplación, sino la habilidad para el proceso telepático.

Aquí vemos con qué facilidad algunas cosas vitales, pueden estar disponibles para nosotros, solo tenemos que entrenarnos y desvincularnos de algunas cosas porque todo es posible aunque hay mucho para aprender. Algunas de estas técnicas energéticas son las que traen algunos retiros etéricos, como centros de cura cósmica y planetaria ya que esencialmente trabaja con las energías y son instrucciones que se han recibido de los Hermanos Mayores. Por eso llega esta información aquí y ahora, porque necesitamos recuperar esos procedimientos, porque un día solo vamos a tener las manos, nuestro corazón y nuestro poder creador para poder trabajar con la humanidad.






Slider by webdesign