Monte Shasta – 1ra Parte

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

-Descargue el Audio de esta Lectura 

Un grupo de trabajo, fue invitado por las jerarquías a visitar el Monte Shasta. Éste ya está convertido en un centro planetario. Han ido al pie de esta gran montaña blanca con nieves eternas. Un lugar privilegiado en el Norte del estado de California en los EE.UU, donde se vive la vida del interior, con ciudades tranquilas, en una hermosura exuberante de la naturaleza, donde los pinos son los regentes del lugar. Realmente un paraíso aparentemente alejado de todo el ruido infernal de las grandes ciudades.

Las jerarquías dicen, que para podernos conectar con el Monte Shasta, existen claves que ellos van entregando para poder tomar contacto con el retiro y con todo lo que el retiro nos puede proporcionar, como información y como posibilidad de trabajo interno, para que nuestras almas puedan dar los pasos que necesitan dar en estos tiempos, como ha sido el patrón de cada uno de los retiros. Cada vez que se recibe información de un retiro, hay algo que es constante. Lo que la hermandad nos brinda, son claves de trabajo para que podamos dar pasos en nuestra evolución. Estas claves están disponibles para todos. Son ejercicios simples, la sintonía del corazón basta. Es tan perfecto y tan maravilloso. Es muy sencillo de realizar. Tenemos la información disponible en este formato, Cds y lecturas para conectarnos una y otra vez, para sintonizarnos con esa vibración e introducirnos dentro de los retiros para poder compartir todo lo que sucede en el interior de la tierra y todo lo que ignoramos que las jerarquías hacen para que podamos dar los pasos necesarios en este final de los tiempos.

La 1er clave de activación de la conciencia del retiro de Monte Shasta se denomina Shastay, que significa Senda de Dios en el hombre. A través de esta palabra, nos conectamos con la conciencia de Monte Shasta. Es una clave que fue sintonizada por las colonias madres indígenas y a través de esa sintonía ellos alcanzaron el contacto con el Monte. Es una sintonía que pretende activar nuestra parte institucional. Shastay es la convocatoria al retiro y al reino de Monte Shasta para que ingrese a nuestras 7 dimensiones, como seres humanos e ingresa a través de la sintonía del centro cardíaco.

El reino de Monte Shasta es la concentración universal de la luz intraterrena, o el motor de luz que sustenta, como coronario los funcionamientos de los restantes retiros intraterrenos en América. Esto significa que Monte Shasta trabaja como trabajaría nuestro coronario. Por allí ingresa la energía cósmica hacia todos los demás retiros intraterrenos. Es el que canaliza del cosmos las energías polares que comparte con el retiro de Cayona en la Antártida. Cayona y Monte Shasta forman lo que denominamos la balanza cósmica, que es el equilibrio que generan ambos retiros para toda la red del tiempo. Para que ese equilibrio se dé en los trece discos solares, Cayona y Monte Shasta representan lo que se denominan, ejes mayores en el planeta.

Que un retiro sea un eje mayor, significa que posibilita, la ampliación y el fluido de las energías intraterrenas, en los diferentes túneles del mundo interno. Cayona es un retiro muy importante que crea una condición para el ser humano muy favorable, para poder trascender algunas situaciones de la vida material. Monte Shasta es su polaridad. Entre los dos generan un eje planetario de energía cósmica y telúrica que sostiene a nuestro planeta. Permite que las energías que fluyen dentro de los retiros intraterrenos lo hagan con facilidad y alimenten a todo el resto de la red del tiempo.

El disco solar Emanashí, dentro de Monte Shasta, en el retiro de Shasta, se forma por la integración de tres bases. Dos en los mundos intraterrenos y una en los altos de la montaña. En lo alto de la montaña existe una de las bases. En la base de la montaña, en el mundo intraterreno existen las otras dos, formando la triangulación, que también tiene una clave a la cual podemos acceder. Al sintonizarnos con esa clave, nos sintonizamos con las tres bases que tienen un funcionamiento muy especial que trabaja con los cuerpos sutiles de todos los seres humanos que se conectan con ella.

Esa triangulación es llamada por los mayores Shastiuk. Es una vibración que se puede trabajar como una clave para poder acceder a esas tres bases de la triangulación. Hermanos que formaron parte de este mundo tridimensional y otros hermanos que vienen de las estrellas, se reúnen para el funcionamiento de las bases como laboratorios, que son campos distintos de actuación desde el nivel de la conciencia. Ellos trabajan en esas bases tratando de vivir experiencias que nos apoyen y los ayuden a ellos a desarrollar sus procesos de conciencia. Las bases Shastiuk, son bases de característica material que permanecen vibrando en la 4ta dimensión. Esto significa que no son suprafísicas. Son bases materiales que están dentro de la montaña y en los recintos intraterrenos.

Shastiuk, es el centro curador de Monte Shasta. Estas tres bases son las que operan en la cura genética, celular, álmica y espiritual en los seres humanos, y muy especialmente en los seres “mongoloides”. Los seres mongoloides tienen una tarea en el planeta y Monte Shasta como retiro y centro planetario se ocupa de monitorear sus tareas, en la superficie de la tierra. Esto es muy interesante porque para nosotros en superficie, que tenemos tantos prejuicios y discriminación en algunos sectores, es el pan nuestro de cada día, que un centro planetario se ocupe especialmente de los seres que están viviendo ese aprendizaje. Esto es una lección para todos.

Las tres bases se denominan, la base Ashta, que está al pie de la montaña, la base Eshta, que también está al pie de la montaña y la base Rishta que está en lo alto de las montañas.

La base Ashta trabaja con la cura álmica. Intenta revelar hacia el interior del ser humano el patrón del amor cósmico. La desprogramación que se realiza en la base Ashta se basa en la eliminación de los registros álmicos que condicionan el potencial del despertar y de la evolución en cada individuo dentro de la vida cósmica. Es una base que se caracteriza por la integración de cristales de luz, dentro de los núcleos álmicos a través de la irradiación de los seres que trabajan en ella. En esta base actúan conciencia de Sirius Y de Venus. Esto significa que trabajan con nuestros núcleos álmicos, con nuestras almas, desprogramando de ellas a través de la sintonía que nosotros realizamos con esa base, todos aquellos registros que nos impiden dar pasos en la evolución. Para aquellos que trabajan seriamente y sinceramente, colocan dentro nuestro, de nuestros núcleos álmicos, pequeños cristales para que nos podamos sintonizar mejor y que la irradiación de esos cristales etéricos, puedan activar en nosotros los patrones que desarrollan.

La base Eshta actúa en el plano espiritual. Su ubicación a los pies de la montaña Shasta permite crear una conexión con los fluidos del centro de la tierra, reconectándolos con las fuentes del cosmos. Está próxima al reino del disco solar que le posibilita actuar dentro del plano espiritual monádico, activando el patrón de la Trascendencia.

Es muy importante todo lo que ellos nos pueden proporcionar. El patrón de la Trascendencia se desarrolla dentro de nosotros para trascender aquellos condicionamientos que impiden podamos dar los pasos que necesitamos. Lo más interesante de todo es que todas estas herramientas están absolutamente disponibles para todos, Solo recibe su irradiación, aquel que trabaja o aquel que lo desea. Esta puntualización es muy importante, porque todo está disponible para todos solo, que lo tenemos que practicar, porque la práctica hace al maestro.

En esta base actúan las energías referentes al cristal del centro de la tierra, que proyecta una conexión, hacia el centro del disco solar. La base Eshta es la intermediaria entre las realidades de los fluidos magnéticos del corazón de la tierra y es la comunicadora del retiro con las fuentes solares del cosmos. Esto significa que canaliza las energías cósmicas y las energías del centro de la tierra, para que el retiro pueda alimentar al resto de los retiros de la red del tiempo. Si bien cada uno de los retiros de la red del tiempo tiene su propia canalización de energía cósmica y energía del centro de la tierra, a Monte Shasta le toca la tarea de ser el motor que canaliza esas energías primordiales.

Nuestro llamado núcleo divino, o esencia, es colocado, por intermedio del traslado del cuerpo astral en un receptáculo de cristal azul de cuarzo y amatista dentro de la base para que reciba al irradiación del patrón de la trascendencia. Esto significa que a través de nuestro cuerpo astral, en algún momento nuestra esencia ingresa al retiro y es colocado en un lugar de cristales de cuarzo y amatista para poder recibir el patrón de la trascendencia. Esto sucede cuando nos sintonizamos. Nuestro cuerpo astral es un cuerpo que bien educado, es muy flexible y que tiene la posibilidad de viajar a través de las coordenadas de tiempo y espacio, que se abren cuando uno está sintonizado y se traslada hacia el interior de un retiro para recibir asistencia y ser el vehículo de otros cuerpos más sutiles. Solo hay que hacerlo correctamente.

La humanidad no ha aprendido a utilizar sus cuerpos para trabajar y la clave para ir a u lugar seguro y estar en seguras compañías, es trabajar firmemente en la oración, en la mantralización y en la sintonía correcta, protegiendo (con las herramientas que aprendemos), nuestro ser para que entre en un contacto real con los hermanos mayores.

La base Eshta, dentro del retiro, representa la integración con la sabiduría dentro del plano espiritual, expresada en el cuerpo intuicional a través del alma. Cada uno de los espacios dentro de los retiros intraterrenos, se asemeja a un ser viviente, que tiene varias dimensiones, varios cuerpos donde trabajan varios aspectos nuestros. El retiro es un reflejo nuestro o nosotros somos un reflejo del retiro. Por esto cada base, cada espacio dentro del retiro representa uno de nuestros aspectos.

A las alturas de la montaña, en la parte más alta de Monte Shasta, está lo que se conoce como la base Rishta, que es la otra parte del triángulo. Es la 1ra base estación que permanece en la tierra de las 144 bases ingresadas en los inicios de la construcción de los retiros intraterrenos. Esto significa que antes de comenzar a trabajar dentro de los retiros intraterrenos, y los centros planetarios, los hermanos mayores trajeron hacia el planeta 144 bases.

Bases significan todas aquellas conciencias que van a comenzar a desarrollar una tarea dentro del planeta y que ingresando a espacios intraterrenos, comienzan a reacondicionar ese espacio hasta que se vuelve material. Una base que ingresa al planeta es un conjunto de conciencias donadas para este trabajo, que ingresan a un lugar específico y comienzan a acondicionar sus espacios para poder desarrollar una tarea.

Estas 144 bases fueron extraídas del planeta y de sus tareas por la finalización de su colaboración dentro del plan. Es decir, que esas 144 bases que llegaron al principio, ya se fueron excepto Rishta que ha permanecido como ejecutora de las energías polares para toda la red del tiempo. Ellas prosiguen su funcionamiento desde los inicios. Shamballa era el polo planetario y monitoreaba las 144 bases estacionales dentro de los retiros, y aún permanece, hasta que en la superficie de la tierra, los seres humanos podamos mantener el contacto con Monte Shasta y podamos realizar esta tarea.

Una prolongación de la base Rishta en Monte Shasta es una base llamada Arabi que está dentro de Aurora, que se proyecta dentro de Aurora. Representa una prolongación menor que ha permanecido como un remanente de las bases Rishta. Posterior a este evento, a que la base salga del planeta, ella podrá retornar a sus orígenes cuando nosotros comencemos a desarrollar esa tarea que ellos desarrollan hoy.

La base Rishta es una base monitoreada por conciencias de Plutón y otras estrellas como la constelación de Taurus. Son bases de vigilancia, monitoreo y reordenamiento de las funciones intraterrenas, conductoras de las energías de la confederación hacia al planeta, precursoras de la fraternidad, agentes de teletransportación a otros mundos en planos astrales y mentales cósmicos. Esto significa que ellos también pueden llevarnos a otras estrellas para vivir algunos aprendizajes en nuestros cuerpos astrales o cuerpos mentales cósmicos. Esto es posible a través de la sintonía y la clave del corazón como decíamos al principio. La base Rishta, en este momento está actuando como sustituta de las tareas que no acontecen por parte de los seres humanos. Las tareas de mantener la conexión constante con Monte Shasta. Si bien no son muchos los seres humanos dispuestos a desarrollar este tipo de trabajo, es importante que todos tomemos conciencia, porque en algún momento todos los hermanos mayores se van a retirar del planeta y las funciones que ellos desarrollan necesitan permanecer, por lo tanto nos tenemos que donar a estar en esos lugares, a aprender a realizar esas tareas y a profundizar en nuestro contacto interno con las bases porque ellas necesitan seguir funcionando con nosotros. Parece muy lejano, muy abstracto, pero no lo es. Es tan fácil como sintonizarse internamente. Lo que pasa es que los seres humanos pensamos que algunas tareas tienen que ser terriblemente sofisticadas, complicadas, imposibles de realizar. Pero no es así. Es tan simple como la transformación, solo que hay que estar dispuesto.

Monte Shasta guarda una llave de acceso hacia el interior del retiro. Para el encuentro con una realidad inmaterial cercana a nosotros, participa del encuentro con los retiros intraterrenos mayores que forman parte de las operaciones siderales, en los diferentes grados de la conciencia. Ésta área está de acuerdo al plan cósmico, preparada para los contactos extra planetarios con hermanos intraterrenos que nos aguardan desde hace tiempo, como también con los hermanos guardianes indígenas, llamados por la hermandad de Íshta.

Esto significa que ese lugar al pie de la montaña, está preparado por los mayores para que podamos tomar contacto con ellos. Es una ubicación estratégica, donde se pueden dar muchas condiciones para poder contactarnos con los hermanos intraterrenos indígenas, que los mayores llaman de íshkas. Son antiguas colonias indígenas, que rodearon a Monte Shasta y que han accedido desde el nivel álmico a ser guardianes superficiales del retiro.

La conciencia indígena necesita transmitir a la humanidad una llave que tienen para la evolución. La mayoría pudieron acceder a la 4ta dimensión y pudieron conectarse con su alma permanentemente, a través de ese contacto profundo que han tenido con los reinos y con los hermanos mayores. Ellos tratan de transmitirnos lo simple que sería que el ser humano pudiera dar el mismo paso. Ellos fueron nombrados por nosotros, “los civilizados” de “animales sin cola”. Ellos han logrado caminar dentro de los retiros sagrados, estar en compañía de las jerarquías y nosotros no, por lo tanto, es importante que abramos nuestra mente y corazón, para intentar comprender, de qué se trata. ¿Qué hicieron para poder acceder a esa coordenada de tiempo y espacio?

El símbolo de los Ishtas representa para nosotros la posibilidad de que alma sea elevada por los impulsos constantes de la mónada. Esto significa que si nosotros nos conectamos con nuestra alma, automáticamente nuestra mónada comienza a enviar sus impulsos. Cuando tenemos cerrado el canal que nos conecta con nuestra alma, no hay posibilidades de que la mónada envíe impulsos hacia todo nuestro ser. Estamos dentro de nuestros cuerpos inferiores. Nuestro YO inferior lidera nuestra vida, la lleva adelante como mejor le parece y todo lo que está de ahí para arriba, está desconectado. Cuando nos empezamos a conectar con nuestra alma y vivimos en función de ella, ésta es la que gobierna nuestra vida y nuestra mónada comienza a emitir impulsos por que tiene un canal abierto hacia las dimensiones inferiores y así permite que todos nuestros aspectos, nuestro aspecto intuicional, nuestro aspecto espiritual, puedan funcionar y tenga contacto con nosotros.

Lo que los indígenas descubrieron dentro de su comprensión, es que cuando estaban conectados con el alma, que era la que estaba conectada con los reinos, estaban conectados con las jerarquías, dentro de su simpleza. Esa era la triangulación. Alma, reino, jerarquía, es algo que nosotros hemos perdido y tenemos que recuperar.

En la forma de comunicación y contacto que los indígenas tenían con las jerarquías a través sus mantras. El alma que vivía la transformación, ingresaba en el estado y en el reino interno de la absolución de sus deudas delante de la ley. Al estar en contacto con los reinos, al estar dentro de la ley y en contacto con las jerarquías, comenzaban a recibir la absolución de sus procesos karmáticos, de sus deudas con Dios y con la ley.

El camino de esta comunidad de almas fraternas ha colocado a los humanos trascendidos en el nivel álmico, dentro de la tarea contínua de protección. El grado de vigilancia de los pueblos indígenas ha sido uno de los principios de su cultura y raíz inicial. El sendero de la propia vigilancia interior ha representado una de las posibilidades para crear verdaderamente lo que llamamos en la Tierra, “la fraternidad”. Esto significa que al estar en contacto con su alma en aquella triangulación, les permitía permanecer en constante vigilancia interna. Sabían que debían vivir la ley. Que la ley era la armonía entre todas de las cosas de la creación. Esa armonía que ellos desarrollaban a través del contacto con su alma, que les permitía vivir la ley, les permitía vivir lo que nosotros conocemos como la fraternidad. En este principio de relación de alma a alma, los indígenas han encontrado el camino para que como comunidad guardiana pudieran ingresar en el estado de sublimación de las conciencias y en la trascendencia, a través del contacto que tenían de alma a alma, consiguieron sublimar sus conciencias y canalizar la energía de la trascendencia para así poder trascender sus energías más planetarias.

La reverencia a los conocimientos, señales y símbolos que percibieron y recibieron desde los universos distantes creó en ellos una hermandad con la meta de vigilar y proteger cada elemento de esta tierra, como también a las conciencias que en honor a la ley, se conducen en comunión con los reinos. Adoptaron la vigilancia y la protección no solo de los reinos, sino también de todos aquellos que vivían en la misma ley y además reverenciaron cada señal, cada símbolo que recibían de los mundos distantes, por que al estar conectados con su alma no tenían dudas de lo que significaba.

En el contacto de los propósitos de la luz, reunidos en torno al disco solar, a cada momento observan y presencian su activación. Cada clave de luz del disco solar activada por los Ishtas o por nosotros cuando estamos en la sintonía correcta, representa una oportunidad de redención para una conciencia en este universo que nos rodea. Recuerden que siempre al trabajar, sabemos que una buena sintonía, una oración de corazón, rescata un alma dentro de este universo. En esta comunión ellos aspiran ver a cada ser humano, más aún a los humanos que reconocen la existencia de uno de los reinos planetarios, como, lo es Monte Shasta, para que en los próximos pasos de su evolución puedan caminar dentro del recinto sagrado. Ellos aspiran a que comprendamos definitivamente lo que significa esa tarea y que en nuestro próximo paso evolutivo, en nuestra próxima encarnación podamos caminar con ellos dentro de los retiros sagrados.

Ellos decían algo así:

Nunca permitáis que el templo de los discos solares, el sol en vosotros, que a toda oscuridad ilumina, disminuya de intensidad.

En este punto el mensaje de un guerrero indígena es:

Si estas en la luz del universo ni la mayor batalla disminuirá el lucero interno.

Son muchas las cosas para reflexionar, por que en los retiros tenemos el mismo patrón, con el proceso indígena.

El guardián de los registros de Monte Shasta es un remanente atlante que se llama Ranés. Es un miembro que trabaja en conjunto con los 24 Ancianos. Los que forman el gobierno de nuestra galaxia de la Vía Láctea. El consejo de la confederación de mundos evolucionados, es un consejero de apoyo de los maestros que trabaja y vive dentro de Monte Shasta.

El guardián de los registros es un ser que le toca guardar o cuidar mucha información. Se deposita en él esa confianza, él guarda;

?    Los registros que hacen referencia a la civilización de Sirius.

?    El desenvolvimiento del retiro como conciencia.

?    Parte de la historia del planeta.

?    Parte de los registros de la civilización adámica.

?    Parte de los registros del proyecto genético.

?    Parte de los registros de la Atlántida

?    Parte de los primores en la Tierra de los Elam.

?    Parte del surgimiento de los lemúres en lo que hoy es Australia.

?    Parte del desenvolvimiento de la civilización amarilla en Asia.

?    Parte de la información sobre la distribución de los discos solares, en la parte Norte de América y Centro América.

?    Los registros que se refieren a la civilización de Venus.

?    Parte sobre el conocimiento científico sobre la quinestesia, radiestesia y telestesia, que no necesariamente es lo que conocemos en la superficie. Para los hermanos mayores algunas cosas son diferentes.

?    Una parte de la información sobre el comando de los guerreros que es una estirpe de Venus.

?    Una parte de una información referida a la Lemuria central.

?    Registros primordiales sobre el surgimiento de Iruncar, ese retiro que existe en Ushuaia.

?    Parte de la información sobre la cura inicial de Licancabur.

?    Parte de la información de los accesos dimensionales y físicos hacia Miztlitlan desde Monte Shasta.

?    Parte de la información sobre conclaves acontecidos en Monte Shasta.

?    Parte de la información sobre los consejos y los encuentros de los 24 Ancianos. Es el que reúne esa información y la distribuye hacia los demás retiros anunciándola como una información interna.

?    Guardan los registros de una parte de la información sobre las colonias de Celea,

?    Guarda los registros sobre los próximos pasos en los momentos finales y en el tiempo final que siempre fueron características de este retiro. De lo que va a suceder.

?    Guarda como registro los accesos para los seres que serán rescatados y los que vivirán por un tiempo prolongado en este estado de conciencia.

Ranés es un ser de Venus. Es andrógeno con caracteres masculinos y energía masculina. Ese es uno de sus aspectos primordiales. Ha sido instruido por Oxalc, que es quien está a cargo del proceso de contacto hacia el planeta y fue iniciado junto con Alcir. Alcir es un Maestro de la Hermandad Blanca y un remanente atlante que hace ese mismo trabajo en Miztlitlan. Los dos fueron instruidos en los tiempos finales de la Atlántida. Ranés es un ser que vibra en la 5ta dimensión y que vive dentro del retiro de Monte Shasta. Su único pasaje encarnado en la Tierra fue en la Atlántida donde necesitó encarnar para reconocer y vivir ese proceso.

Monte Shasta es una escuela para iniciados, mensajeros y profetas. Estas tres líneas forman una estirpe, una escuela que tiene Monte Shasta que aún es desconocida por los seres humanos.

Los seres de Sirio colaboran en esta tarea dentro de Monte Shasta y son los que preparan a los mensajeros que anunciarán la venida del Cristo, de Sananda en los planos internos y en el plano físico. Son los seres que trabajan en el nivel álmico, sintonizando la frecuencia del núcleo divino. Esa es la señal de contacto entre la realidad de Monte Shasta y el ser interior, el ser encarnado. Significa que para que nosotros sepamos que estamos en contacto con Monte Shasta, debemos estar realmente sintonizados con nuestra alma.

El disco solar de Monte Shasta fue una de las últimas herramientas trasportadas hacia la ubicación de los diferentes retiros. Esta es la región que se conecta con el mundo intraterreno de Groenlandia, con las islas del Pacífico, con la Antártida y con el corazón de Miztlitlan. Es un área de irradiación del centro planetario. Existen 133 caminos dimensionales y subterráneos que conectan todos estos puntos. A partir de cada retiro de la Red del Tiempo, surge una serie de túneles y caminos intraterrenos. En total son 133, que reconectan a todos los retiros en toda América. Los túneles intraterrenos tienen 3 funciones:

1.    Comunicación

2.    Transportación dentro de la 4ta dimensión

3.    Canal de las energías intraterrenas.

Algo interesante que han transmitido las jerarquías es de qué se trata la energía intraterrena, ¿qué es, por que es diferente a la energía de superficie y a la energía cósmica?

Monte Shasta guarda como registro la información sobre la energía intraterrena. Es una energía que se encuentra en los niveles subterráneos cerca de la superficie. Es una energía casi material etérica, que tiene un compuesto mineral y un compuesto terrestre. Es creada a partir de la vibración magnética del planeta y de las corrientes circulares que giran polo a polo. Se retroalimenta a través de la energía cósmica y vibra cercana a las paredes de la tierra y de piedra caliza que forma parte de los retiros intraterrenos. Es uno de los alimentos para la iluminación de los seres intraterrenos.

Los mayores explicaban, que los seres humanos podemos visualizar en otros planos a los seres intraterrenos, muy iluminados. Su irradiación no solamente es brillante por su estado vibratorio, sino por el alimento que reciben de esa energía intraterrena. Es una energía que permite crear sendras. Un sendra es un corte en el espacio y en el tiempo que se realiza a través de energía lumínica. Puede ser realizado por las naves en el exterior de la superficie del planeta o por los seres desde los retiros a través de esa energía intraterrena. Es una energía que sustenta la materialización de los seres cuando es necesario, y ahorra la disminución de sus años de vida en el servicio dentro de la 4ta dimensión.

Cuando los hermanos mayores, necesitan materializarse por alguna tarea del plan, inclusive en planos astrales, para ellos es un gran esfuerzo y pierden años de vida debido al proceso de intoxicación que vive nuestro planeta. Todos aquellos hermanos mayores que a través del servicio se ofertan a contactarnos y que de alguna manera los podamos percibir, sentir y ver, pierden años de sus vidas en esa oferta y la energía intraterrena sustenta para que esa situación no sea lo suficientemente grave.

Los seres intraterrenos no tienen estado de sueño, simplemente entran en un estado de contemplación. Ese es su reposo. Mudan su sintonía psíquica, mental e interna elevándola hacia ese estado de contemplación y permanecen inanimados por algún tiempo. Ese es su mejor descanso. Envían sus cuerpos a los reservatorios solares para que sean retro alimentados, y se sirven de la fuente de la energía solar para vivir. Los alimentos de los seres intraterrenos son sencillos. El agua, como una fuente primordial de vida y el maná. Ese alimento del éxodo del pueblo judío, los 40 días en el desierto, que llovía maná de las naves. Es una pequeña pipoca que tiene un valor energético muy fuerte, realmente existió.

No todos los seres se alimentan con maná. Depende del grado de vibración en el cual estén. No es que unos sean mejores que otros, simplemente están en diferentes escuelas y necesitan diferentes alimentos. El tercer alimento depende del grado de aprendizaje y evolución. El ser intraterreno se sirve de la energía para alimentarse en algunas de las dimensiones. En todas las dimensiones existen fuentes de las estrellas que proveen alimentación energética para los seres, tanto intraterrenos como extra planetarios, y a medida que el proceso evolutivo del ser es más alto, la energía de la cual se alimentan proviene de otras estrellas.

Todos los intraterrenos deben visitar diariamente el cristal del centro de la tierra para irradiarlo y para que el mismo sustente el magma físico, para que ese magma circule por las entrañas del planeta y permita magnéticamente que el mismo se encuentre en su estación adecuada, que el planeta se encuentre en el lugar adecuado, donde debe estar y en su polo vibratorio dentro del universo local.

Los hermanos mayores explican todo esto para invitarnos a ponerlo nuestro corazón. Son alternativas para el futuro. No significa dejar de comer ni ingerir solo con agua, porque no nos va a alimentar. Solo tenemos que percibir que es necesario comenzar a conectarnos interiormente con esta realidad. Ellos intentan crear una condición dentro nuestro para que algún día lo podamos vivir. Si nosotros nos alimentáramos de energía, hiciéramos todos nuestros ejercicios espirituales, viviéramos desde el alma, tomáramos agua y comiéramos maná… ¿qué pasaría? Es para reflexionar.

Los mayores nos explican, que las naves son las que crean el sustento a través de la atmósfera, como así también para la atmósfera de Venus, Plutón, Marte, Neptuno y Mercurio. En un inicio, el planeta era prácticamente todo agua y como había una necesidad de vivir, de crear una fuente de vida, comenzaron a surgir las masas continentales, para crear una polaridad entre el agua y la tierra. Debajo de las masas continentales hay muchos retiros intraterrenos. Estas, son bases de contacto para nosotros.

El planeta es una gran escuela de aprendizaje y Monte Shasta guarda toda esa información. Siempre se dijo que nuestro planeta era un planeta escuela, y nosotros siempre pensamos que la escuela era para nosotros solos. A veces tenemos una limitación muy importante. Nos sentimos ejes de todo, principio y fin de todo. Pero en realidad, la gran escuela dentro del planeta está en los mundos intraterrenos, donde nosotros no accedemos porque no estamos en buena sintonía. Los que acceden, son seres de otras estrellas, que vienen a aprender muchas cosas observándonos.

Los hermanos nos dicen que el silencio es primordial en los seres intraterrenos, y la comunicación telepática es lo que utilizan. Para el aprendizaje de esta comunicación, existe una escuela. Esta información se imparte desde una base orbital en Celea. Los seres intraterrenos utilizan la telepatía como una herramienta de elevación. De esta manera se preservan de la vibración que emite la humanidad. Ellos amorosamente le dicen vibración, pero nosotros le diríamos “barullo” o ruido. Por eso sus auras son tan lumínicas, no solo por sus ejercicios espirituales sino también por tomar energía etérica de los retiros.

En el planeta existen reservatorios. Son los retiros intraterrenos y los lugares de superficie que están sobre los retiros intraterrenos como por ejemplo en Figueira. Las jerarquías han intentado mantener la vibración inicial que tenían esos lugares desde que el proyecto genético comenzó sobre la superficie de la tierra y nos dijeron que los seres intraterrenos estudian todos los evangelios, el antiguo y nuevo testamento (pero no el creado por el hombre sino el que fue sintonizado por los profetas, el que fue escrito en los registros Akáshicos del planeta), es decir que han leído y estudiado antes de llegar. Vienen de otras estrellas para conocer en profundidad la escuela y la esencia de la humanidad. A veces, algunos en oferta, han encarnado en el plano físico y han sido compañeros nuestros en épocas de la Lemuria y Atlántida, y ahora nos acompañan en los retiros, en esta fase final que la humanidad está viviendo.

Tenemos mucho para reflexionar.

 







Slider by webdesign