La Vibración Rahma

Cada vez que podemos comprender, no solo en nuestra mente sino también en nuestro corazón, para qué hacemos las cosas, nuestro Ser se adhiere y el efecto se amplía.

¿Por qué los hermanos mayores nos piden que mantralicemos Rahma?

La vibración Rahma significa Sol en la Tierra, luz para la humanidad. Está compuesta por dos vibraciones:

Rah: Trabaja con la vibración del Sol Central de nuestra galaxia. Representa la energía masculina.

Ma: trabaja con el núcleo de los planetas. Todos los planetas tienen una vibración Ma que representa el la energía femenina.

En todas las civilizaciones del universo se canaliza esa energía Rah y esa energía Ma; que permite que exista un equilibrio en la energía cósmica que desciende a cada uno de los planetas.

Esa vibración surge en este universo local cuando se desarrolló un conflicto cósmico que se conoce como Rebelión, cuya cuna de explosión fue la galaxia de la Vía Láctea. Luego de este conflicto, lo que quedó registrado en el éter universal fue una vibración de conflicto y destrucción. Para que estos registros fueran revertidos luego del conflicto, la Jerarquía consideró que debía organizarse una pauta de trabajo.

Desde lo profundo de la Jerarquía Universal y más allá de la civilización Orión se desarrolló la vibración Rahma, que consistía en llevar luz a donde no lo había. Su propósito fue que las civilizaciones pudieran alcanzar la séptima dimensión de conciencia y séptima dimensión física a través del amor, el perdón y la redención.

Jesús logró la iniciación de Cristo y allí alcanzo la séptima dimensión de conciencia, y a través de la glorificación de sus cuerpos, logró alcanzar la séptima dimensión física.

Esta vibración canaliza una energía de alto voltaje.

La Misión Rahma, es una misión cósmica en la Tierra. Comprende a las conciencias que vinieron a este planeta a aprender sobre el perdón, el amor y la redención para llevar a sus civilizaciones de origen, dentro de sus códigos genéticos, esas vibraciones y se puedan disolver los registros de destrucción que quedaron en el universo.

Todos pertenecemos a esa misión cósmica y todos debemos activar la vibración Rahma en nuestras almas y mónadas. Esa es nuestra tarea, compromiso y misión como seres cósmicos.

Cuando mantralizamos Rahma estamos creando un canal de luz con la Conciencia Confederada, atrayendo hacia nosotros y hacia el planeta esa vibración cósmica.

Es imprescindible que activemos nuestros aspectos cósmicos

La esencia de la Confederación es permitir que nuestras conciencias puedan alcanzar la séptima dimensión, no solamente en el estado de conciencia sino también en los aspectos físicos.

Jesús nos dijo: “Yo Soy el camino, la verdad y la vida”. A través del amor y el perdón (que son las columnas de la vibración Rahma a nivel cósmico), nos mostró cómo se accede a los planos crísticos para que la energía del Padre pueda descender al planeta.

La mente humana se basa en la separatividad, pero para la Jerarquía solo existe la fraternidad. La confraternidad incluye a la unidad como una base de sustentación; el perdón y el amor son las bases de la redención. Pero la unidad hace que ese proyecto camine.

Amar, perdonar e integrarnos a pesar de nuestras diferencias y algún día vivir esa confraternidad.

¿Qué es la genética superior?

Es la genética de nuestra mónada. Es allí donde va a quedar impreso nuestro aprendizaje.

Cuando un individuo comienza a conectarse con su mónada, esto se nota porque su vida cambia y deja de ser lo que alguna vez fue.

Como seres tridimensionales tenemos que saber que esta una oportunidad para nuestra monada y decidir si colaboramos o no con su evolución. En ese caso nuestra monada deberá hacer un mayor esfuerzo para dar el paso en la evolución. Esta es una oportunidad para nuestra monada para colaborar con los registros universales, es decir, para revertirlos. Lo importante es que hagamos la parte que nos toca en esta misión cósmica.

¿Ha fracasado la Misión Rahma?

Tenemos que permanecer abiertos y no podemos caer en el error de creer que lo que nosotros hacemos es lo único cierto. El Padre tiene muchos caminos para sus hijos y debemos abrir nuestra mente y nuestro corazón para discernir que hay muchos servidores.

Los seres humanos estamos empeñados en hacer denso lo sutil, ya que muchas veces creamos estructuras sobre las enseñanzas espirituales.

Es un proceso de nuestra conciencia tridimensional lo que nos hace creer y sentir que hay algunas cosas que están separadas. Debemos unirnos en el consenso y olvidar lo que nos separa.

Ese “fracaso” tiene que ver con la conducta humana y nada tiene que ver con el Amor y con la Jerarquía.

¿Cómo ascender hacia la monada?

El canal más directo es a través de la oración, pero por sobre todo el servicio hacia el que sufre. Es una oportunidad para todos.

Cuando mantralizamos Rahma, nuestra mónada encuentra un lugar para enviarnos impulsos.

 

 


 






Slider by webdesign