Correcto Adormecer Y Correcto Despertar

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-Descargue el Audio de esta Lectura 

Al acostarnos y prepararnos para dormir, nuestro yo superior prepara todas las energías que están a su disposición en la región del chacra del corazón, y en su periferia queda todo aquello que constituye las fuerzas automáticas del cuerpo físico, pero las fuerzas del yo superior y las energías, son canalizadas y reunidas en el centro cardiaco, para que uno pueda acompañar estos movimientos, se interiorice y parta rumbo a un sueño tranquilo, en dirección a lo profundo junto al yo superior. Para que sea armonioso, todos los pensamientos que están pasando por el cerebro, las cosas que están pasando por la mente, todo esto debe ser transformado en algo mejor, o modificado de manera que todo lo que suceda por nuestra mente, no genere tensión mental o emocional, relajando así nuestra mente y cuerpo físico. Es muy importante la posición en que uno realiza la tarea de relajación, cada uno debe de encontrar la posición que le resulte más favorable, así poco a poco, uno a uno, nuestros vehículos físico, mental y emocional se irán relajando, como también nuestra conciencia sé ira interiorizando, y acompañando el movimiento.

Es muy importante que el último pensamiento antes de dormir, sea un pensamiento positivo, un pensamiento de paz, de armonía y que sea también un reflejo de nuestra aspiración, de nuestra intención de permanecer en el nivel más alto de nuestra conciencia. En este caso habremos hecho realmente todo para tener un buen sueño, habremos hecho todo para atravesar, rápidamente, la zona del cerebro físico, del etérico y también del emocional y astral.

Si todo quedo relajado, si todo fue transformado antes de alcanzar el sueño, tenemos oportunidad de tener un verdadero sueño reparador para el cuerpo físico, el cual quedo relajado y con la mente vacía. Este es el estado mas optimo para entrar en el sueño.

Si en el momento de la relajación, las preocupaciones del día o los hechos del día, comienzan a venir a la mente, se puede utilizar el recurso de recapitulación de los sucesos del día, empezando por la cena y continuando así hasta retroceder al momento en que nos despertamos por la mañana, es muy importante realizar la recapitulación sin envolverse con nada de lo sucedido en el día, como si se estuviese viendo una película a la inversa. El efecto práctico de este ejercicio, es que todo lo transcurrido en el día se graba en el cerebro y en el cuerpo mental, como si fueran capítulos que se imprimen en un filme, la recapitulación a la inversa, con mucha imparcialidad, equivale a desenrollar ese filme, liberando así el mecanismo de los recuerdos. Muchas personas al hacer el recorrido inverso de los hechos, se duermen en medio de la recapitulación, pero esto no tiene importancia, siempre y cuando se halla tenido la intención de hacer el ejercicio, ya que a partir del momento en que el trabajo comienza, la intención se proyecta dentro del sueño, y a veces dentro del mismo sueño la persona puede soñar el trabajo de recapitulación a la inversa, esto demuestra el efecto de la última intención antes de dormir, afectando el plano subjetivo de la mente.

El momento de despertar, también es muy importante, ya que uno generalmente recapitula lo sucedido durante la noche, en mayor medida quienes les es natural soñar, recordar y recapitular los sueños.

Por la mañana en el momento en el que uno percibe que se esta despertando, existe un momento de percepción muy corto, en este momento se debe tener atención de no ocupar la mente con las ocupaciones y preocupaciones del nuevo día, no ocuparla en nada de lo que debemos hacer en este nuevo día, en ese momento, cuando tomamos conciencia de que nos estamos despertando, debemos procurar no pensar en nada, no atraer ningún pensamiento en ese momento, si en este momento permanecemos en silencio, tranquilos, en quietud, sin pensar en nada, percibiremos que estamos observando al cuerpo que despierta. Así es como terminamos de despertarnos con esa conciencia, por lo tanto es importante no mover el cuerpo, principalmente, la cabeza, ya que cualquier movimiento realizado con el cuerpo físico induce a la desaparición de la conciencia del sueño, principalmente, al mover la cabeza. En el momento de despertar es necesario tener la voluntad de permanecer en quietud física, mental y emocional, de este modo permaneciendo completamente despierto y en quietud, hay una mayor probabilidad de observar, si viene a la memoria el recuerdo del sueño, de ese descanso. Si se recuerda solo una parte del sueño, debemos mantener esa parte muy presente, para que esta, atraiga a las otras partes del sueño, hasta reconstruirlo todo. Si recordáramos solo la parte final, es mejor no querer recordar como comenzó, sino, ir retrocediendo, hasta recordar el comienzo. A veces después de despertar en paz y quietud, el sueño puede emerger entero, en este caso no es necesario hacer la recapitulación del sueño. Aun después de haber recordado el sueño por completo, sigue siendo muy importante permanecer en quietud y no realizar ningún movimiento brusco, ya que se podría perder parte del sueño o por completo, tampoco debemos preocuparnos por si no recordamos ninguna parte del sueño o si solo recordamos un fragmento ya que todo debe realizarse en calma sin ponerse nervioso, debido a que a veces no todo el sueño completo es positivo para nuestro trabajo, es como si tuviésemos un mecanismo inteligente, es como si la conciencia de nuestro cuerpo y de nuestro yo superior, le diera a la memoria, solo aquella parte del sueño que realmente tiene un significado simbólico, aquella parte que nos aporta una enseñanza, por que a veces el resto del sueño, puede ser una mezcla, de algo que no tenga interés para nuestra evolución.

Una vez que tenemos el recuerdo del sueño o una parte de él completamente plasmado, en armonía y con pleno cuidado, debemos proceder a plasmarlo en un papel. Algunas personas, cuando se sientan en la cama para escribir, pierden todo recuerdo, para esto es aconsejable tener un anotador y un bolígrafo a mano, y tomar la costumbre de anotar de forma resumida y evitar al máximo perder los detalles importantes, después de anotar las cosas básicas, o el sueño entero, podemos repasar o tratar de recordar un segundo sueño, si es que este viene a la memoria. Si uno no esta muy seguro de haber recordado todo, si pensamos que no recordamos bien, o que algo fue desvirtuado, si no recuerda bien o esta en duda, no debe preocuparse por ello, en este momento podemos recapitular de nuevo, basándonos en las anotaciones. Si no llegásemos a recordar después de la practica, después de habernos levantado, debemos sostener, en calma, sin preocuparnos, la intención de recordar, estando receptivos y dispuestos, para eventualmente recibir algún mensaje, ya que esta intención, trabajara durante el día, mientras estemos haciendo otra cosa, sosteniendo esta intención, puede ocurrir que de repente recordemos un sueño o un detalle importante, esto, es bastante frecuente, como también que se recuerde un sueño que tuvo mucho tiempo atrás, ya que este material no se pierde de la conciencia. Debido a esto uno debe sostener constantemente la intención de recordar con actitud positiva, dándose así la oportunidad de que en cualquier momento. Los sucesos o las actividades extra corpóreas o la actividad de nuestros vehículos superiores, no se plasman en la conciencia en el momento mismo de la actividad, si no que son grabadas en el momento en el que despertamos, debido a esto no puede confiarse en el orden cronológico de estas actividades.

Cuando el cuerpo comienza a dormir, en las primeras dos o tres horas, la conciencia, esta atravesando exactamente, la zona etérica, atraviesa la zona física e ingresa en la zona emocional, por lo tanto, los sueños de las dos o tres primeras horas, tienen menos valor simbólico, allí emergen las proyecciones, o restos de lo sucedido durante el día, son las proyecciones absorbidas durante el día que comienzan a soltarse en este momento, entonces uno entra en contacto con eso, o con influencias del emocional o del mental colectivo, que penetraron en nuestra aura. A partir de este periodo de dos o tres horas, la conciencia, comienza a profundizar y los sueños empiezan a tener mas valor, hasta que la conciencia, llega hasta el fondo del inconsciente, en este momento ingresamos en lo que se denomina, el sueño profundo, en este estado de la conciencia suceden cosas muy esenciales con nosotros, somos re energizados y entramos en contacto con nuestro mundo mas interno, nuestra realidad interna, de la cual extraemos toda la energía para sobrellevar el día siguiente, si no alcanzásemos el sueño profundo, no obtendríamos la energía suficiente para sostener nuestra vida, es necesario alcanzar el sueño profundo, para que en esos breves momentos, podamos recoger la energía suficiente para sostenernos. La continuidad de nuestra vida, no depende de cosas externas, en realidad depende de esto, de la energía que vamos buscar en estos momentos en los que nuestra conciencia ingresa al sueño profundo. Después de un sueño profundo, puede ingresarse a otro tipo de sueño, por que el primer periodo de sueño es una etapa de recogimiento, aquí comienza otra experiencia, comienza otro movimiento. Salimos de lo profundo del sueño y estamos volviendo hacia fuera, trayendo la experiencia y sus resultados. Al regresar del sueño profundo, la conciencia atraviesa de nuevo el plano mental, el astral y luego el etérico, hasta que, en la mañana, volvemos a la conciencia física. Es muy importante, lograr que el cuerpo mental, emocional y etérico se hayan adormecido relajadamente, no solo para llegar más rápidamente al sueño profundo, si no también, para que al volver de este, las impresiones encuentren estos niveles limpios, relajados y en armonía.

Cuando la información se imprime en el mental y en el emocional se usa el material que se encuentra allí, de manera que cuando la experiencia interior es traída, utiliza el material que ya se encuentra en la mente, todo lo que este registro y vivió durante la presente encarnación, utilizara el material al cual la mente esta adecuada, incluido el contexto cultural y social, de la misma forma, actúa con el material contenido en el vehículo emocional, y finalmente, ocurre lo mismo con el material del etérico. El cuerpo etérico, puede darle mas cuerpo a estas impresiones, puede hacerlas mas reales, y si el cerebro físico, durmió bien, existen condiciones mas optimas para que la información se plasme en este, aun así, aunque no todo se haya grabado en el cerebro, aunque uno no sea consiente, todo este movimiento sucedió en los niveles internos, en el plano astral, en el plano mental, en el plano etérico, en el plano profundo. Es así que un sueño profundo, aunque uno, no sea consciente al despertar, repercute, y produce muchos resultados, así, nuestro ser se vale de esto, aun cuando de esto no tengamos conciencia. Al despertar por la mañana, habremos de recibir los beneficios de esta experiencia, principalmente, si el sueño profundo fue muy provechoso y aun más provechoso será sí el yo consciente, logra tomar conciencia de la experiencia, ya que en este caso, la personalidad puede trabajarse mejor, de este modo la personalidad externa, puede asumir realmente estos mensajes y que no solo actúen en el nivel subconsciente.

Puede también suceder que por la mañana al despertar, recibamos instrucción sobre lo que debe realizarse con respecto a alguna situación a resolver que hayamos tenido durante el día o en el transcurso de nuestra vida. Quien tenga la tendencia a tener este tipo de manifestación, lo mejor, para que esto se desenvuelva, es que al advertir que estamos ante una determinada situación a resolver, podemos enunciar claramente esto, entregándolo enteramente al inconsciente, como si depositásemos el problema en el interior. A partir de la entrega de la situación al nivel inconsciente, no debemos pensar más en la misma, de esta manera este mecanismo se desarrolla, y se libera la mente de la tensión del problema, y la solución surge por la mañana, resuelta a través de este mecanismo, ejecutado por la realidad superior interna. Existe un momento durante el día, llamado siesta, en estos momentos, puede realizarse este mismo trabajo, aunque a menor escala, durante este periodo pueden también enunciar estas cuestiones, entregándolas al interior, a modo de preguntas o enunciando la situación a resolver.

Es bueno tener un horario básico para dormir, ya que establecer un ritmo es un beneficio y facilita el proceso.

Cuando el sueño es interrumpido de manera brusca, ya sea, por un despertador, o por alguna acción externa, la conciencia tiene que regresar bruscamente al cuerpo, y esto prácticamente anula la posibilidad de recordar y de realizar el trabajo de manera ordenada.

Se usa el despertador, debido a la ignorancia de la posesión de una conciencia que nos atiende, si se lo pedimos, ya que nuestros vehículos superiores, no duermen en toda la noche, permaneciendo en actividad, si pidiéramos a la conciencia que nos despertara a determinada hora, la conciencia despertaría al cuerpo físico, aventajando en gran manera los beneficios del uso del despertador, que desarmoniza nuestro primer estado consciente, en la realidad física, obligándonos a un proceso mas extenso de alineación de nuestros vehículos.

Cuando alguien nos pide que lo despertemos, cuando hay un motivo por el cual debemos despertar a alguien, esto debe realizarse con cierto cuidado, recordando que la conciencia del individuo, se encuentra, fuera del cuerpo, debido a esto es prudente despertar a la persona de forma que la conciencia ingrese gradualmente al cuerpo.

Todo o gran parte de lo que uno realiza en el momento previo de irse a dormir, como, por ejemplo, sentarse frente al televisor a mirar un noticiario, o un programa de televisión, todo esto es trasladado hacia el sueño, y no solo este material entra en el sueño, sino que uno se conecta con aquella cualidad mental, con ese nivel mental que absorbemos. Supongamos, que entes de ir a dormir, miramos la televisión, leemos algún libro o tenemos una conversación antes de dormir, inmediatamente después de quedarnos dormidos, nos sintonizamos, en nuestros sueños, con aquella cualidad, con aquel patrón vibracional, ya sea en el mental, en el emocional, o en el etérico. Entonces es muy importante lo que realizamos antes de ir a dormir, si seleccionamos cuidadosamente, las energías con que tengamos contacto en el momento previo a irnos a dormir, eligiendo aquellas que nos provocan el estado de paz, armonía, o felicidad, de este modo al ingresar al estado de sueño llevaremos estas energías con nosotros y coligaremos una experiencia relacionada con las energías que llevamos.

Los niveles, hacia donde uno va durante el sueño y lo que sucede, es algo que uno debe entregar al yo superior, ya que es el ser superior, quien impulsa la conciencia hacia aquel lugar, es el ser superior, quien reúne las energías y las lleva a la región cardiaca, es el quien nos dirige en estas experiencias






Slider by webdesign