Como Atravesar Los Momentos Críticos De Hoy

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


-Descargue el Audio de esta Lectura 

En estos tiempos, los tiempos finales, hay muchas personas que han visto luces en el cielo. Estas señales son enviadas por medio de los Hermanos Superiores para recordar a los seres humanos que el tiempo se está acelerando y que es de suma importancia permanecer sintonizado con los niveles más elevados.

El tiempo de las fuerzas involutivas se está terminando, dentro de muy poco ellos no tendrán más el poder que tienen sobre situaciones o personas, por eso sus ataques son desesperados y más fuertes. Esto se ve reflejado en los acontecimientos externos del planeta, como también por ciertos procesos individuales. Las crisis están siendo cada vez más agudas, pero no quiere decir que las cosas estén empeorando, por el contrario, lo que quiere decir es que están llegando a su fin.

Cuando esta confrontación llegue a un punto de conflicto en el que se interrumpa la evolución planetaria, habrá una intervención directa de los Hermanos Superiores a la altura los acontecimientos. Esta ayuda será distinta de los servicios y cuidados que vienen prestando hace tiempo. Su participación es necesaria, ya que la Tierra está un poco atrasada todavía y tiene que resolver el tema de las fuerzas involutivas y de las fuerzas de evolución.

En otros reinos del universo, en otras áreas del cosmos ese tema está ya muy adelantado. El atraso de la Tierra se debe a la falta de unión que existe en la humanidad. Solo podrá acontecer una unión en la superficie de la Tierra y entre sus seres cuando la unión que ya existe en otros reinos pueda fluir y descender hacia la Tierra, pero antes de eso es necesario que la lucha se defina.

En muchos reinos del cosmos existe una experiencia que tuvo resultados favorables, que fue considerada por la inteligencia cósmica algo real, una especie de sociedad galáctica, una unión entre todo lo que está vivo en diferentes niveles y formas. Se la define con el término “sociedad” porque el de hermandad es muy distante. La sociedad galáctica tiene la posibilidad de permitir que todos evolucionen al mismo tiempo, cosa que no es posible en la sociedad humana normal, pues si un ser humano evoluciona, en general, lo hace en detrimento de otros.

No todos los seres humanos pueden evolucionar al mismo tiempo, aunque todos gocen del mismo derecho. Aquí, en la superficie, el materialismo es más importante que las cuestiones espirituales. El ser humano tiene tendencia a relegar el trabajo espiritual por causa de problemas materiales. En estas condiciones no será posible que todos evolucionen a un ritmo parejo. Se necesita llegar a un punto en el que esto pueda ser resuelto y que termine, recién ahí comenzara a fluir la hermandad.

Todo esto es algo ya comprendido internamente por el alma, por la monada individual de cada ser humano. Por eso, es de suma importancia que cada uno recuerde a cada momento su compromiso y estar disponibles para una continua transformación que no sea solo una aspiración, sino un hecho concreto y real, un pacto con los reinos superiores para que el cambio comience a ocurrir, incluso en los vehículos. Para tal transformación es imprescindible que la mente cambie. Este ciclo es como el abrir de las flores, dejar de ser pimpollos, dejar de lado todo aquello que conseguimos ser, aquello que fue sembrado en nosotros, brotó y se convirtió en pimpollo. Esto tiene que abrirse realmente, como evolución, como una flor que nunca es fija. El movimiento de la flor es esta transición, ese cambio continuo y en la hora en que la flor se abra totalmente, en la hora en que la ofrenda ya sea realizada, entonces estaremos listos para la nueva tierra, para el nuevo ser.

Es esencial reconocer al dolor, al sufrimiento, a las experiencias, a todo lo que ocurre, como el camino para llegar a esa transformación. Todos lo que comprenden esto deben tomar la decisión interna de seguir esa transformación y de no identificarse con lo que está ocurriendo. Se trata de colorar la conciencia en lo que va a suceder, es allí donde se comenzará realmente a florecer, no es ser lo que cada uno es, es ser aquello que cada uno debería ser.

En los tiempos finales los seres humanos también deberán estar listos para actuar, esta es una oportunidad de trabajo a la par de los Hermanos Superiores, es un momento de acción en todos los niveles, por lo tanto debe haber agilidad en el plano físico, nada debe quedar por la mitad. Aun sabiendo que el plano físico siempre será imperfecto e incompleto la labor debe ser incesante.

Esta es la sintonía, este es el modo de atravesar los momentos críticos de hoy. Esta es la forma de estar ahí sin ser como todo el mundo, estar correctamente empeñados en realizar las tareas hasta el fin, adquirir una estructura que le permita al ser humano actuar. Mientras tanto los Hermanos Superiores siguen allí, iluminando, que es la mayor parte del trabajo.







Slider by webdesign