39- Donde Está Tu Mente, Estás Tú

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Descargar el audio de esta lectura


Nada puede ser experimentado sin que haya entrado antes en nuestra mente, y nada puede entrar en la mente si no encuentra allí algo que lo atraiga.

Mientras tu corazón esté libre de mala voluntad estás seguro. Por otra parte, el uso del poder del pensamiento para hostilizar a otros, sólo puede resultar en severos sufrimientos para ti mismo. Lo que recibas va a estar siempre acorde a tus creencias. Pensar mal de cualquier persona, es pensar mal y pensar mal es llamar el mal, sin lugar a dudas. Y recaerá sobre ti lo que pensaste, lo que atrajiste. Muchos reconocen el poder de la FE, pero lamentan que no lo poseen, por esto temen no poder progresar espiritualmente, es decir, llegar a conocer y experimentar la VERDAD.

Tales temores son innecesarios y no se justifican. La voluntad de tener FE de por sí constituye FE para los efectos de todos nuestros actos y es suficiente. Desasóciate de tus dudas. Di:

«Es cierto que mi mente está llena de dudas, pero YO NO LO ESTOY. Yo no las permito, he pronunciado la palabra y no retornará vacía». Esto es la sustancia de lo que esperas. Es la evidencia eso que no puedes ver. Eso es la FE. Ningún poder puede impedirlo. Antes de hablar piensa y medita hasta sentirte en condiciones de hablar, pues todas las horas no son propicias para soltar las palabras. El hondo pensar engendra palabras legítimas. El silencio crea la amistad, ordena al sabio y oculta los defectos del ignorante.

La mitad del hombre es su lengua y su corazón en la otra mitad. La lengua del justo está detrás del corazón, mientras que la del necio va siempre delante, suelta y dicharachera.

REFLEXIONA ANTES DE HABLAR, PUES NO PODRÁS CONSEGUIR QUE TU PALABRA VUELVA UNA VEZ QUE HAYA RODADO POR LA PENDIENTE DEL ERROR. SON 3 LAS CAUSANTES DE LA PERDICIÓN DEL HOMBRE: SU BOCA; SU ESTÓMAGO Y LA MUJER DE SU PRÓJIMO.






Slider by webdesign