38- Somos Las Manos De Dios En El Planeta

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Descargar el audio de esta lectura


“Son tuyas las rosas en el jardín de Nuestro Padre pero las verías más tiempo si no estiraras tus manos posesivas para tomarlas y marchitarlas. En cuanto quieres poseer egoístamente a un ser o una cosa es como si la acompañaras a la muerte. El día que ames a los seres con desprendimiento y que tu amor sea lo suficientemente grande para liberarlos en lugar de esclavizarlos y dominarlos, entonces los dejarás renacer, volver a la vida, con la sabia cálida de tu amor altruista, TU MISMO los colocarás en la Gran Corriente de Amor Universal, de vida total, porque lo amarás realmente y para ellos mismos, de lo contrario te harán sufrir siempre por su presencia como por su ausencia. Lo mismo pasa con las cosas que Dios te da para asegurar tu subsistencia, cuando las tomas como algo que se te debe, para usar o abusar egoístamente, actúas como esclavo y no como hijo agradecido de lo que siempre y amorosamente le da SU PADRE. Pierdes así tu alegría y se retiran las bendiciones de Dios cuando no sabes apreciarlas, pues solo la gratitud puede mantener las bendiciones y las alegrías. Si eres desgraciado es porque no sabes vivir, y no sabes vivir porque no sabes amar. Cuando ames a tu prójimo como a tu hermano y a Dios por SOBRE TODO. Cuando vivas en función de Dios, de su Amor, de su Sabiduría, de su Lógica, de su Razón, SERAS FELIZ AL FIN, y no llorarás más aunque perdieras todos tus bienes porque sabrás que TODO está ahí SIEMPRE, que la VIDA es ETERNA y que TODO se vuelve a encontrar en Dios.”

En toda demostración de prosperidad espiritual debemos dar gracias a Dios por toda evidencia que experimentemos de que la prosperidad ha llegado a nosotros. Cuando compartimos lo que tenemos en una actitud mental correcta nos atraemos mayor prosperidad. Cuando damos temerosos de que nos vamos a quedar en escasez atraemos pobreza. Cuando damos en la seguridad de que la abundancia espiritual está a nuestra disposición las puertas para una mayor prosperidad se abren de par en par.

“SI DOMINAMOS NUESTRO PLANO EMOCIONAL AL PUNTO EN QUE NADA NI NADIE LOGRE SACARNOS DE LAS CASILLAS ENTONCES HABREMOS VENCIDO”






Slider by webdesign