36- Cuando El Oído Es Capaz De Oír, Entonces Vienen Los Labios Que Han De Llenarlos Con Sabiduría

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Descargar el audio de esta lectura


Lo que sembramos, eso cosecharemos. La mente contribuye al éxito o fracaso de un individuo. La FE es una actitud mental y la mente lo maneja TODO. La mente positiva estimula al individuo abriéndole las puertas del éxito. El que tiene confianza en sí mismo llega a donde se propone si busca el camino inteligentemente, actuando con FE, HONESTIDAD, AMOR y ENTUSIASMO. Pensar es crear. Lo que pienses en tu corazón es lo que para ti se realiza. Un pensador es un creador. Un pensador vive siempre en el mundo de su propia creación conciente. Cuando ya sepas pensar (siempre en positivo y con amor) entonces podrás crear a voluntad cualquier cosa que desees, ya sea eso una nueva personalidad, un nuevo ambiente o un nuevo mundo. El único lugar en donde puede existir El Amor Divino (El Amor de Dios) en cuanto a ti se refiere, es TU PROPIO CORAZON. TODO AMOR QUE NO EXISTE EN TU PROPIO CORAZON, NO EXISTE PARA TI Y POR LO TANTO NO PUEDE AFECTARTE EN NINGUNA FORMA. Debes 1º llenar tu corazón de Amor Divino, pensándolo, sintiéndolo y expresándolo. Y cuando ese sentir sea lo suficientemente vivo, te sanará y te resolverá todos tus problemas, como te es posible sanar a otros. Ahora verás como la crítica, las murmuraciones, el refunfuño, el alimentar las quejas, el empeño de dominar a los demás, etc., son fatales para la demostración porque impide que el Amor Divino nos sane a nosotros mismos. (Donde está nuestra mente ahí estamos nosotros). Esa es la Ley del Ser y nadie puede variarla.

«SIEMPRE TENEMOS SUFICIENTE COMPRENSION Y PODER PARA DOMINAR LO QUE SEA QUE ENTRE EN NUESTRAS VIDAS. SIEMPRE DEBEMOS UTILIZAR LA VERDAD QUE CONOCEMOS. CUALQUIERA QUE SEA TU TROPIEZO, EXPLOTALO».

Siempre parece que el propio problema es el más difícil de todos pero el tratamiento espiritual y una valiente determinación pueden vencerlo TODO. Los problemas son señales que apuntan el camino hacia Dios. Me despido con una oración que ustedes pueden repetir para ustedes mismos todos los días. Les deseo éxitos y todo lo mejor:

«EL AMOR DIVINO A TRAVES DE MI, BENDICE Y MULTIPLICA TODO EL BIEN QUE TENGO, TODO EL QUE DOY Y TODO EL QUE RECIBO. AMEN ¡GRACIAS PADRE! «.






Slider by webdesign