32- El Ego

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Descargar el audio de esta lectura

El EGO puede ser definido como el sentir del YO SOY GRANDE, YO SOY PODEROSO, YO SOY MEJOR QUE OTROS; YO SOY, YO SOY, YO SOY, YO, YO, YO… El EGO representa la causa de sentirse separado de otros y de Dios. Es la errada identificación con nuestro cuerpo y nuestra mente individual y con todas sus extensiones (MI familia, Mis posesiones, Mi, Mío), en lugar de la verdadera identificación con la Unicidad del Espíritu del Señor que lo penetra TODO. El Ego es la fuente de todo pecado, de todo sufrimiento y de todo lo malo en el mundo. Al Ego se le puede reconocer por las emociones y las acciones que brotan de él, el egoísmo, la lujuria, las mentiras, la ira, el odio, la agresividad y la hostilidad. Cuando nos alejamos de Dios, La BONDAD y la VERDAD sabremos que está actuando el EGO controlándonos, en lugar de ser todo lo contrario.

Se caracteriza por los deseos y las ansias cualquiera sea la forma que tomen. La pasión es la imagen del ego reflejada en un espejo. Y todo ello proviene de olvidarse de Dios y de pensar en cosas mundanas, pequeñas y en placeres egoístas. La marca del egoísmo es la separación: nos separa de Dios, de los demás, de las otras manifestaciones de la Creación de Dios. Contamina la mente con prejuicios, crueldad, calumnias, odio e ira. Todas aquellas cosas que nos unen para el bien del total de la humanidad y del mundo, están orientadas hacia Dios; todas las cosas que nos dividen entre nosotros y el resto de la Creación, están orientadas hacia el EGO. Las actividades que se llevan a cabo interesadamente son egoístas y nos atan y nos condenan a la rueda del Karma. Todos los actos que se llevan a cabo no por motivos de sus frutos, sino por Dios, son liberadores y purificadores y por ello, nos ayudan a liberarnos de la rueda del Karma. Me despido con las palabras sabias del señor BUDA que dicen así:

«NO HAY FUEGO COMO LA PASIÓN, NO HAY ENFERMEDAD COMO EL ODIO, NO HAY SUFRIMIENTO COMO EL EGO, NO HAY ALEGRÍA COMO LA PAZ. NO HAY TRAMPA COMO LA DE LA ILUSIÓN ENGAÑOSA, NO HAY TORRENTE COMO EL ANSIA. NO HAY MAL COMO LA CODICIA, NO HAY PESAR COMO EL DESEO. AQUÉL QUE SABE ESTO ESTÁ PREPARADO PARA LA UNIÓN CON EL SEÑOR. NO HAY DON COMO LA SALUD, NO HAY RIQUEZA COMO LA SERENIDAD MENTAL, NO HAY FE COMO LA CONFIANZA, NO HAY PAZ COMO LA UNIÓN CON DIOS. TOMEN AL EGO COMO A UN LIRIO DE OTOÑO Y CÓRTENLO CON SUS DEDOS. TOMEN ENTONCES LA SENDA QUE CONDUCE A LA UNIÓN CON DIOS CON ALGUIEN QUE LO HAYA ALCANZADO COMO GUÍA».

-BUDA-






Slider by webdesign