29- El Poder De La Palabra

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Descargar el audio de esta lectura


El propósito del lenguaje es revestir el pensamiento y ponerlo al servicio de los demás. Cuando hablamos, evocamos un pensamiento y le damos vida, haciendo audible lo que está oculto dentro de nosotros. Si tenemos en cuenta de LA LEY COSMICA DE CAUSA Y EFECTO por la cual sabemos que «TODO VUELVE» que «LA CASUALIDAD NO EXISTE» «QUE TODO EFECTO EN NUESTRAS VIDAS ES PRODUCTO DE LAS CAUSAS QUE SOLTAMOS NOSOTROS MISMOS AL UNIVERSO MEDIANTE NUESTROS PENSAMIENTOS, SENTIMIENTOS, PALABRAS Y ACCIONES», debemos tener presentes PENSAR ANTES DE HABLAR y conocer cómo funciona la palabra para no rodearnos de negatividad. Solemos hablar cualquier cosa considerando sin importancia lo que decimos sin a veces tener en cuenta que lo que decimos es energía con la que creamos nuestro mundo. Si vivimos insultando, criticando, quejándonos nuestro mundo será de negatividad, duda, temor y desconcierto. Si nuestras palabras tanto hacia los demás como hacia nosotros son amables, alegres, cordiales, con amor, convicción, fe y esperanza nuestro mundo y el de los demás serán de optimismo, alegría, amor y felicidad. La recta palabra es esencial para la purificación de nuestra naturaleza. Nadie podrá encontrarse a sí mismo con una boca sucia ya que Nuestro Ser, Ese Dios en Cada UNO de los Corazones Humanos es PERFECTO, PURO e INMACULADO. La Palabra ociosa, la palabra dañina, la palabra imperfecta, desgarra el aura y contamina la esfera de fuerzas en la que está nuestro cuerpo físico. La mala palabra crea millones de formas engañosas en torno de nuestra cabeza.

«La mala palabra construye una cortina entre nosotros y la fuente de energía, amor e inspiración que es Dios y que está en el corazón de cada hombre, mujer, niño, anciano. La mala palabra debilita el poder de la voluntad y a su tiempo hace del hombre un esclavo.»







Slider by webdesign