19- El Presente Es Real Mientras Que El Pasado Y El Futuro Sólo Crean Incertidumbre

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Descargar el audio de esta lectura


«LA IMPORTANCIA DE VIVIR EN EL PRESENTE, EN EL AQUÍ Y AHORA.»

Hace un momento lo recordado era actual, en un instante lo actual será lo recordado. ¿Qué es lo que hace único el momento actual? Es nada más ni nada menos que nuestro sentido de estar presentes en toda nuestra plenitud y con todos nuestros sentidos. En el recuerdo del pasado y la anticipación del futuro sólo aparece con claridad una sensación de estar observando desde afuera a algo o a alguien como si fuésemos espectadores pasivos. En el momento presente, en cambio, la sensación principal es la de estar presentes y plenamente concientes de lo que está aconteciendo. En donde quiera que estemos, el sentido del «AQUI Y AHORA» lo llevaremos con nosotros mismos en todo momento, lo que significa que nosotros «SOMOS INDEPENDIENTEMENTE DEL ESPACIO Y DEL TIEMPO». El tiempo y el espacio están en nosotros y no a la inversa –ya que el tiempo y el espacio son creaciones que el hombre llevó a cabo para limitar y limitarse.- De aquí se desprende que esa limitación que muchas veces solemos sentir, se encuentre estrechamente vinculado con la falsa identificación con nuestro cuerpo físico, el cual está obviamente, limitado en espacio y tiempo. La verdad es que «SOMOS ESPIRITUS CON EXPERIENCIA HUMANA Y NO CUERPOS CON ESPIRITU DENTRO.» Nosotros somos infinitos y eternos, por lo que al igual que Dios, y como dignos hijos de El, SOMOS VIDA, SOMOS AMOR, SOMOS LUZ, por lo que nuestra existencia no se limita nada más que al corto tiempo que nos corresponda estar en este bendito Planeta. El Ser que somos, ES UNICO. Por lo tanto, si eliminamos y abandonamos las falsas ideas de nosotros mismos –que somos el cuerpo físico, nuestras posesiones, nuestros títulos, nuestro nombre, nuestro dinero, nuestros pensamientos, nuestros sentimientos o nuestras acciones- nos encontraremos a nosotros mismos en toda nuestra gloria. Lo único que impide nuestro auto conocimiento es nuestra propia mente –ya que ahí habita nuestro propio EGO.-

Nosotros somos los que pensamos, pero no somos nuestros pensamientos, nosotros somos los que sentimos pero no somos nuestros sentimientos, nosotros actuamos pero no somos nuestras acciones. Si bien somos responsables de nuestros pensamientos, sentimientos y acciones, nosotros somos el espíritu que dirige todas esas cosas y por lo tanto los arquitectos de nuestras propias vidas y mundos. Los títulos, nombres, profesiones, sólo nos ubican en un espacio tiempo determinados presentándonos a otros seres vivos con los cuales tenemos la oportunidad de aprender, crecer y ser felices. Pero nosotros no somos ni nuestros títulos, ni nuestras profesiones, ni nuestros nombres o posesiones.

Nosotros somos SERES ESPIRITUALES DE LUZ Y AMOR. Para llegar a nuestra plenitud, en felicidad y abundancia, sólo debemos encontrar ese amor y esa luz que ya están dentro nuestro y SER LO QUE SOMOS VERDADERAMENTE de manera natural compartiendo esa luz y ese amor con todo ser vivo que Dios nos ponga en nuestro camino. Amar es simplemente dar todo lo puro que existe en nuestro corazón, en humildad y gratitud, porque como dice la Madre teresa: «LA MEJOR RECOMPENSA DE UNA BUENA ACCION ES HABERLA REALIZADO.»






Slider by webdesign