17- Meta Material Y Espiritual Para Todos Los Seres De Luz En Esta Nueva Era De Acuario

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Descargar el audio de esta lectura


“CON LA LUZ DESAPARECE LA OSCURIDAD, CON EL AMOR EL MIEDO, CON NUESTRAS CAPACIDADES AL SERVICIO DEL BIEN, TODO PUEDE SER CREADO.”

Denle lugar a la Luz y el Amor que ya existe dentro de ustedes en su propio corazón, y la oscuridad, el Miedo y la Duda desaparecerán de inmediato. Se desvanecerán de sus vidas como si nunca hubieran existido. Para trascender el caos cotidiano en la vida de cada uno de nosotros y el caos actual a nivel mundial. Para evolucionar y crear en todo lugar y con toda forma de vida, UNIDAD, ORDEN y BELLEZA, debemos salir de la ignorancia, del miedo, de la corrupción y la mentira, de la prepotencia y de la astucia, del abuso de los derechos ajenos y del egoísmo, de la envidia y de los celos, de la crítica y el chusmerio, de la codicia y la violencia y de todo lo que contamina nuestra mente y nuestras vidas impidiéndonos expresar la verdad, el amor y la pureza que ya existen en nuestro propio corazón.

De esta manera, la inteligencia ocupará el lugar de la ignorancia, y el amor ocupará el lugar del miedo –la ignorancia y el miedo son la causa fundamental y la esencia psicológica de todos los males- la oscuridad irá desapareciendo y la verdad, el amor y la luz llegarán a nuestras vidas y consecuentemente al mundo entero. Labor grupal en esta Era de Acuario significa acción simultánea coordinada o espontánea, realizada por numerosos individuos conocidos y desconocidos de numerosas comunidades y naciones, en la que cada individuo abrirá su mente a la verdad, la luz y el amor, permitiendo que la luz de Dios fluya a través de ellos en cada una de sus acciones. Simultáneamente, estos mismos individuos abrirán sus corazones viviendo en el amor a todo y a todos, permitiendo que el amor que afluye desde el corazón de Dios hasta el corazón de cada ser humano sea irradiado a toda la humanidad y a todo el Mundo, permitiendo consecuentemente, la evolución del Planeta y de la Raza Humana. Cuando la verdad y el amor aparecen en el pensar, el sentir y el accionar de un ser humano, surgen en él, la claridad y el coraje, que al entrar en alianza, hacen aparecer la inocencia, que no tiene nada que ver con la ingenuidad. Luz y Amor, Sabiduría e Inocencia, Claridad y Coraje, Libertad y Poder Constructivo.

Estas y decenas más de atributos puestos en acción en el diario vivir, son los que distinguen actualmente y distinguirán en un futuro mediato aquellos seres humanos de luz que viven para un MUNDO MEJOR –por ende los verdaderos hijos de Dios- de aquellos seres oscuros que sólo viven para alimentar sus EGOS –los seres oscuros disfrazados de corderos-. Por esta razón, como dice el Gran Maestro Jesús: “Por sus frutos los conocerán. La Meta Material es que todos los que aman a sus semejantes y sirven a la Luz y a Dios, tengan siempre presente en sus mentes y corazones la derrota del totalitarismo que es ese proceso maligno que involucra la imposición de ideas –método que pueden emplear naciones, empresas e iglesias de todo el mundo. La Meta material es derrotar todo lo que infringe el libre albedrío humano y mantiene a la humanidad en la ignorancia. Esto es aplicable equitativamente a cualquier sistema establecido –católico o protestante- que impone sus conceptos y voluntad sobre sus seguidores. Actualmente, el totalitarismo es la base de todo mal, se encuentra en la base de todos los sistemas de gobierno, de educación, en el hogar y en la comunidad.

Sólo obsérvense a sí mismo tal como son –puros y llenos de amor y sabiduría- y profundicen cada vez más en lo que son. La violencia y el amor describen sus actitudes hacia los demás. Si se conocen a ustedes mismos, todo lo que hagan estará bien, de lo contrario, todo lo que hagan estará mal.

Todo sucede como debe suceder. Ya que el propio mundo es un milagro. Cualquier cosa que percibamos es una imagen de nuestro propio estado interior. Profundizando en nosotros mismos, buscando en nosotros mismos sólo podemos encontrar lo verdadero y eterno destruyendo en paz lo falso existente a nuestro alrededor. La destrucción de lo falso no es violencia. Antes de poder aceptar a Dios, debemos aceptarnos a nosotros mismos, lo cual resulta aún más difícil y desagradable ya que, al comienzo, cuando comenzamos a desprendernos de la máscara y caparazón con la cual nos protegíamos, lo que descubrimos no suele ser agradable. Aún así debemos poner todo nuestro coraje y seguir adelante. La honestidad, la humildad, el observarnos en silencio a nosotros mismos, ayudará tremendamente. Reflexionar acerca de nosotros mismos sin crítica, sin culpa, sin reproches, en silencio y en amor recordando en todo momento que no somos lo que vemos, que somos amor, sabiduría y verdad. Que somos Seres de Luz. La Mente debe estar libre de deseos y relajada. Eso llega con la comprensión y no por decisión, lo cual no es otra forma de memoria. Una mente que comprende está libre de deseos y miedos. Meditando –lo cual significa prestar atención- lleguen a ser plenamente concientes de las situaciones actuales de vida que son perturbadoras o dolorosas. Obsérvenlas desde todos los ángulos posibles y observen de qué manera influyen en sus vidas y en su accionar, en su sentir y en su forma de pensar. Luego déjenlas ir en paz.

El tiempo es interminable, aunque limitado: la eternidad está al abrir el propio momento del ahora. No la encontramos porque nuestra mente siempre está saltando entre el pasado y el futuro. No se detiene a enfocar el ahora. Pero esto puede hacerse con relativa facilidad si se despierta el interés. Lo que despierta el interés es la seriedad, que es el signo de la madurez. Y la madurez llega manteniendo la mente clara y limpia, viviendo la vida con total conciencia de cada momento tal como sucede, examinando y disolviendo con el comportamiento correcto –basado en la humildad, el amor y la verdad- los deseos y miedos tan pronto como surgen.

En el comportamiento correcto genera bienaventuranza. La ignorancia causa aflicción. De la comprensión fluye la felicidad.

La Meta espiritual es establecer el Reino de Dios –la presencia del amor, la verdad, la paz, la luz, la alegría, la perfección, el bienestar, la cooperación y la armonía entre todos los seres humanos y toda forma de vida existente en el planeta-. Uno de los primeros pasos hacia esto es preparar la mente de los hombres, para aceptar el hecho de que la aparición de Cristo –que significa la aparición y manifestación en la vida diaria de los hombres de la verdad y el amor ya existentes en el mismo hombre- es inminente.







Slider by webdesign