12- Si El Individuo Quiere, Puede Cambiar

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Descargar el audio de esta lectura


“NUESTRA RELACIÓN CON LAS EMOCIONES NEGATIVAS”

Por supuesto, que el cambio no es inmediato y lleva mucho tiempo. Para cambiar y ocuparse de nuestras emociones negativas resulta decisivo analizar y discernir los pensamientos que resultan útiles, constructivos y beneficiosos a nuestra vida, especialmente, aquellos pensamientos que nos tranquilizan, nos relajan, nos dan paz de Espíritu en oposición a los que crean inquietud, miedo y frustración.

Existen millones de pensamientos y estados mentales diferentes por lo que resulta muy útil discernir los estados mentales nocivos de los beneficiosos. Una vez que uno reconoce el valor de los estados mentales positivos, uno puede multiplicarlos o fomentarlos voluntariamente.

Un pensamiento negativo es un estado que ocasiona malestar o perturbación en nuestra mente. Los pensamientos y emociones negativas, son responsables de nuestra infelicidad y caos o desconcierto interior. Las emociones negativas son aquellas que crean en nosotros, un cierto grado de sufrimiento, ansiedad y duda que a largo plazo, generan acciones erróneas, perjudiciales para nosotros y nuestra felicidad e integridad como seres humanos.

Nuestro estado mental debe ser siempre tranquilo y aunque aparezcan alguna angustia, como es normal en la vida de todos los seres humanos, el establecimiento de la paz en nosotros, permite que la verdad, el amor y la luz, que ya existen en nosotros, aporte la respuesta adecuada a cada situación que nos plantea la vida. A pesar de la imposibilidad de eliminar todas las emociones negativas, si nuestra actitud mental básica es positiva, alegre y pacífica, nuestra mente y nosotros mismos no nos veremos tan perturbados.






Slider by webdesign