10- La Verdadera Compasión

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Descargar el audio de esta lectura


TOMANDO CONCIENCIA DE NUESTRA PROPIA NATURALEZA

Si Observamos Nuestra Propia Fisonomía, más precisamente, nuestras propias manos, notaremos que fueron hechas de tal manera que sirven para abrazar, dar caricias y amor más que para golpear. Si hubieran sido hechas para golpear, entonces nuestros hermosos dedos no serían necesarios. Como ejemplo podemos citar, el caso de los boxeadores que para golpear, deben cerrar los dedos ya que de lo contrario sus golpes carecerían de efectividad.

De este ejemplo, podemos discernir claramente que nuestra estructura física básica es de naturaleza compasiva y benévola. Es decir, fuimos creados para AMAR y SERVIR, para CONSTRUIR Y RECONSTRUIR.

Nuestro cuerpo físico ama y aprecia la PAZ MENTAL por lo que debemos ser concientes de lo perjudicial que resulta para la estructura de nuestra salud la presencia en nuestras vidas de elementos perturbadores como la ira, la mentira, la tristeza, el rencor, los celos, la envidia, la depresión y todos los sentimientos erróneos que no hacen más que envenenar nuestras vidas. De esto se desprende la conclusión de que nuestra salud está diseñada para una atmósfera de afecto humano. Y es precisamente en el amor, la sabiduría y la fe que se encuentran en nuestro interior en donde encontraremos las bases para una vida feliz y autor realizada. De acuerdo a la interpretación Budista, la verdadera compasión se basa en una clara aceptación o reconocimiento de que nosotros, al igual de todos los seres humanos, quieren felicidad y la merecen, además de tener el derecho a superar y vencer el dolor que conlleva cada uno en su vida personal. De esta manera y consecuentemente uno desarrolla un interés por el bienestar ajeno, independientemente de la actitud que se tenga sobre sí mismo. Eso es la COMPASION.

PROYECTA LO DIFICIL PARTIENDO DE DONDE AUN ES FACIL. REALIZA LO GRANDE PARTIENDO DE DONDE AUN ES PEQUEÑO. TODO LO DIFICIL COMIENZA SIENDO FACIL. TODO LO GRANDE COMIENZA SIENDO PEQUEÑO. POR ESO EL SABIO NUNCA HACE NADA GRANDE, Y REALIZA LO GRANDE, SIN EMBARGO. EL ARBOL DE ANCHO TRONCO ESTA YA EN EL PEQUEÑO BROTE. UN GRAN EDIFICIO SE BASA EN UNA CAPA DE TIERRA. EL VIAJE HACIA LO ETERNO COMIENZA ANTE TUS PIES. –LAO TSE-






Slider by webdesign